La radio comunitaria es la devolución de la palabra secuestrada

 Desinformemosnos

José Ignacio López Vigil Se refirió a la capacitación de las radios comunitarias y opinó que “hay que competir desde la calidad, no podemos hacer radios comunitarias mediocres, necesitamos una producción de excelente calidad”.

REGENERAR EL TEJIDO SOCIAL

El también capacitador radiofónico, que en los años ochenta dio un taller en un escondite bajo tierra a Radio Venceremos de El Salvador, señaló que la intención de los dictadores siempre ha sido romper el tejido social a través del silencio, el miedo y la división, no obstante mencionó que las radios comunitarias pueden contribuir a regenerar ese tejido.

Una radio regenera el tejido social cuando usa sus micrófonos para que la gente hable, para que diga su palabra e incluso para que se equivoque, “una radio es como la boca grande de la comunidad, es la devolución de la palabra secuestrada en las comunidades. Una locutora o locutor, se parece a una partera, porque ayuda a parir las palabras destinadas al silencio” sentenció López Vigil.

Otra forma de romper el tejido social es por medio del miedo, el cual ha sido transmitido sobre todo por medio de la religión, dijo el radialista y agregó que por el contrario, una radio tiene que ser un espacio de risa, “una escuela de alegría”. Porque cuando tu te ríes de un dictador, el dictador no sabe qué hacer”.

La última forma de romper el tejido social que mencionó López Vigil es la división de pueblos, pero una radio comunitaria, enfatizó puede combatir esta acción si opina e informa, pero no por medio de sus locutores, sino de la gente misma, “de lo que se trata es de que la comunidad hable, opine, debe ser la protagonista de la información”.

LA COMUNICACIÓN, UN PERMISO O UN DERECHO

El comunicador cubano también se refirió las leyes y luchas que buscan democratizar el espectro radioeléctrico en América Latina y expresó que “en México hay grupos que se han creído que el espacio radioeléctrico es de ellos, y se lo apropiaron, y metieron una ley discriminatoria, que es la ley Televisa”, pero afirmó que el espacio radioeléctrico es del pueblo y que en algunos países de América como Bolivia, Uruguay y Argentina ya se ha entendido así, ya que cuentan con leyes que destinan hasta el 33% del espectro a radios comunitarias.

En contraste se refirió a México, al cual catalogó como es el país más antidemocrático en comunicación, pues los legisladores y grupos de poder inventaron el término “permisión”, sin embargo puntualizó que los derechos no se piden porque la comunicación es un derecho.

“Hay que ir a COFETEL (Comisión Federal de Telecomunicaciones), para exigir el permiso, y si no nos lo dan, lo tomamos. Felicito a todos los radialistas de Oaxaca que han salido al aire sin permiso. No podemos esperar a que cambien las leyes para ejercer nuestro derecho, porque nos moriremos en el camino”.

No obstante, López Vigil declaró que para impulsar un cambio en la legislación del espectro radioeléctrico tendrían que salir al aire cientos de radios sin permiso más, asimismo, dejó claro que “cuando las radios aprendan a trabajar en red y aprenden a ser fuertes yendo juntas va a cambiar la ley”.

Finalmente, se refirió a la capacitación de las radios comunitarias y opinó que “hay que competir desde la calidad, no podemos hacer radios comunitarias mediocres, necesitamos una producción de excelente calidad”.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *