La orfandad de los trabajadores de Farmacias Ahumada

Por Linsky / citizenalmeida

Farmacia Ahumada paga $32.000 como sueldo base, adeuda 10 años de gratificaciones a sus trabajadores en huelga y los perlas ni siquiera intentan negociar con sus empleados. Han presionado a la débil televisión local y la prensa para enmudecer las exigencias de sus sindicatos y los medios han dado su brazo a torcer de inmediato. Estamos en los tiempos donde las noticias se ocultan, se hacen desaparecer cuando a un grupo afín al presidente no le “acomodan”.

No es comparable con el conflicto mapuche que se acalló durante meses, ese era un problema político para el gobierno, pero no olvidemos que nuestro primer mandatario es compinche de aquel directorio y fue accionista hasta que a esta misma cadena de farmacias se le acusó y condenó de colusión en una vergonzosa demostración de la responsabilidad social empresaria que Fasa mantiene con la población. Hoy la tortilla se da vuelta hacia adentro, hacia sus propios trabajadores, los mismo que hacen funcionar sus locales día a día.

Ésta es la clase empresarial chilena, los grandes pisoteando a los chicos. Un monstruo, controlado ahora por Casa Sapa, empresa mexicana con intereses en variados ámbitos llega al país y se mimetiza de las actitudes de los chilenos mandamases de Fasa. Es impresentable que no negocien, que la dirección del trabajo no intervenga, que la empresa presione y logre que fuerzas especiales detengan violentamente a más de un centenar de trabajadores por la toma de uno de sus locales. Están jugando al juego que toda su vida han jugado, a desgastar al rival.

El presidente y su séquito son cómplices del silencio, en un acto para entregar un nuevo homenaje a los mineros cambiaron el protocolo y no sacaron a los 32+1 a saludar a la ventana, esto para evitar que se colara el ruido que metían 350 trabajadores de farmacias ahumada en la plaza de la constitución por la transmisión de la televisión que cubría el magno evento. El gobierno ampara el quebramiento de la ley promulgada por Bachelet el 2008 que establece el sueldo base no podrá ser inferior al sueldo mínimo, en estas condiciones, mientras todos se preocupan de la seguridad laboral de los mineros, el gobierno hace oídos sordos a la leyes aprobadas en el Congreso.

¿Qué pasa en este país donde nos somos capaces de proteger a nuestros trabajadores? ¿Hasta cuando se les ve a los empleados como modernos esclavos que deben aceptar cualquier condición laboral con tal de no quedar en la más absoluta indefensión? Me parece abominable que empresas legalmente constituidas basen gran parte de sus ganancias en pagar sueldos de hambre. Estos empresarios gastan millones para sentirse protegidos con carísimos staff de abogados que a estas alturas para mi parecen más parte de la mafia que insaciables buscadores de la justicia.

Estos son los 3 puntos que piden los trabajadores en huelga. Una locura a juicio de la empresa:

1.- Para trabajadores comisionistas que tienen sueldos base promedio de $32.000 conseguir, según el espíritu de la ley actual, el Ingreso Mínimo Mensual, ajustando de cierta manera su remuneración variable. Para el resto de los trabajadores se pide un porcentaje de aumento real en sus remuneraciones.

2.- Gratificación garantizada ya que, a pesar de haber obtenido más de 9.000 millones de pesos en utilidades EBITDA* en Chile para el año 2009, los cálculos legales para este efecto imposibilitan su obtención para sus trabajadores.

3.- Nivelación de beneficios (aguinaldos, bono de vacaciones, etc.) entre los distintos cargos y zonas, ya que hoy en días algunos trabajadores pueden recibir el 20% del valor que le dan a otros.

Llevamos 23 días con un conflicto invisibilizado. No sea pavo, no compre en Farmacias Ahumada.

(*) “EBITDA: Indicador financiero que mide la real rentabilidad operativa”

Foto:  martinsjonathan

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *