La mitad de la verdad

Por Luis Cuello / Otra Prensa

Semanas atrás, un grupo de estudiantes interpelaba a un equipo de Televisión Nacional por la cobertura del canal a las movilizaciones. Uno de ellos sentenció que “no hay peor mentira que la mitad de la verdad”.

Es un dato de la causa que los canales de televisión abierta privilegian las escenas de violencia, desmanes, choques con la policía. Es cierto, se trata de hechos reales que deben ser informados, pero cuya excesiva amplificación e instrumentalización como cortina de humo de las demandas de las mayorías incomoda.

Desde otro ángulo, la televisión -y la prensa escrita duopólica-, lejos de constituir un cuarto poder, una herramienta de los ciudadanos para controlar los excesos del poder político, se erige en un dispositivo que lo resguarda frente a la crítica.

Es así como la represión policial ejercida en el curso de las movilizaciones se minimiza de manera sistemática. El tratamiento mediático de los graves hechos del pasado 4 de agosto, son un claro ejemplo. Salvo excepciones, no se habló  de represión. La dura declaración de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que expresó entonces su preocupación por “el uso desproporcionado de la fuerza en contra de centenares de manifestantes”, fue derechamente omitida por los noticieros de televisión abierta.

No se consideraron los reclamos de los estudiantes. No se generó una discusión sobre la violencia policial. Recientemente, los informativos han desestimado varias denuncias de golpizas a estudiantes, por parte de Carabineros, cómo la que habría afectado a un ex dirigente de Valparaíso.

Hoy, cuando se revela que el estudiante Manuel Gutierrez murió por la bala de un uniformado, los grandes medios sacan el habla. No queda otra alternativa.

El noticiero de la televisión estatal, al referir este hecho, silencia los planteamientos de la Confech sobre la responsabilidad política del ministro del Interior, cómo también la solicitud de que se presenten observadores internacionales de derechos humanos. Quedan fuera también de la cobertura de TVN, las palabras del vocero de la Corte Suprema, que en relación a Carabineros expresó que “no es tranquilizador que ocupen el armamento contra la población civil”.

Por la vía de la omisión y de la manipulación del lenguaje, los medios van elaborando un relato que tolera el actuar represivo en las manifestaciones públicas. En algunos casos, cómo se desprende de ciertas editoriales de la prensa escrita, se legitima la restricción al derecho de reunión.

Uno de los pasos necesarios para evitar otra muerte, consiste en permitir que los atropellos a los derechos de las personas, sean materia de la discusión pública. Que se informe -oportunamente- la otra mitad de la verdad.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

  1 comment for “La mitad de la verdad

  1. manu
    5 Septiembre 2011 at 22:00

    Soy partidario de presentarles una demanda si es que corresponde por instrumentar los hechos y presentarlos como actos delincuenciales . Basta de prevaricar con la informacion.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *