LA IELCH PREOCUPADA DE LOS DERECHOS HUMANOS MANIFESTO EN SU SINODO Y CREO LA COMISION DEL ORGANISMO

Este fin de semana se efectuó sexto Sínodo de la Iglesia Evangélica Luterana en Chile (IELCH) en las dependencias de la Congregación Belén de la Comuna de San Bernardo bajo el lema “ustedes son mi especial tesoro” (Ex. 19:5) El día sábado muy temprano comenzaron a llegar los delegados de las diferentes Congregación del sur del país. Este Sínodo tenía algo muy especial porque la Pastora Gloria Rojas después de 10 años frente al mando de la IELCH debe dejar el puesto por estatutos y entregar el rumbo de la Iglesia a un sucesor.
La primera fase de la Asamblea se da curso a la moción que presente la Congregación San Pablo de Hualpén, para que Comunidad “Vida Nueva” de la Comuna de Chiguayante tenga el rango de Congregación, la Asamblea lo aprueba por mayoría.
En este encuentro de luteranos se creó después de un largo debate la Comisión de Derechos Humanos. El objetivo de la Comisión será poder sustentar desde los Derechos Humanos el trabajo de la Iglesia en amplios ámbitos, marcando una diferencia frente al avance de los fundamentalismos religiosos. También se resaltó la historia y la trayectoria de la IELCH en la defensa de los DD.HH. en nuestro país, principalmente en los tiempos de la dictadura donde miembros y pastores trabajaron en la defensa de hombres, mujeres y niños cuando sus derechos fueron violentados. La Iglesia sufrió en esa época la expulsión de su Obispo y pastores que por decretos gubernamental tuvieron que abandonar el país.
En otro ámbito, la Pastora Presidenta Dra. Gloria Rojas hizo un análisis sobre el programa “10 años para crecer”. Un proyecto elaborado por el Pastor Martín Junge, actual Secretario General de la Federación Luterana mundial”, y que lo ejecuto la Pastora Rojas en sus 10 años en la presidencia. Según la ejecutora manifestó que estos 10 años “ no han estado exento de dificultades de distinto tipo, pero han sido años de mucha expectación por que lo que significo un cambie de actitud dentro de la iglesia”, expreso.
“La IELCH a mediados del siglo XIX se consideraba la dependencia económica como un problema. Un dirigente de esa época se quejaba de la membresía no tenía conciencia de su propio devenir, ni de su propia responsabilidad económica. Cambiar esta actitud ha sido difícil”, manifestó.
“Debemos decir, que finalmente hemos reconocido que nuestra iglesia necesita de nuestro compromiso permanente, compromiso que es de cada individuo y de cada persona”. Finalizó.
Unos de los avance es la implementación de la Planificación Estratégica Partiticipativa, significa que cada Congregación planifique lo que va realizar el año siguiente. En estos momentos todas las Congregaciones han hecho este planificación para el año 2012.
El día Domingo se realizó la elección del nuevo Pastor Presidente, fue elegido el Pastor Luis Álvarez Figueroa, Pastor misionero de la Iglesia Evangélica Luterana Unida de Argentina (IELU). En servicio activo en nuestra iglesia, siendo pastor en la Congregación La Trinidad de Ñuñoa y de la Iglesia en Punta Arenas.
El Pastor Álvarez nació en 1954 en Concepción, Chile, casado en segundas nupcias con María Elena Esparza, 3 hijos Tamara, Esteban y Mónica. Estudio en el Colegio San Agustín de Concepción y la enseñanza secundaria en el Colegio Salesiano de Concepción. En la enseñanza superior estudió el ciclo básico de Ingeniería mecánica en la Universidad Nacional de la Plata, estudio profesorado de educación Diferencial en la Universidad Nacional de Misiones, Argentina. Estudio Licenciatura en Teología en la facultad de Teología ISEDET, Argentina.
Realizó su vicariato en el año 1980 y 1981 en la Congregación “El Redentor” de la IELU.
El 1º de Noviembre de 1981 fue ordenado Pastor de la Iglesia Evangélica Luterana Unidad.
Fue elegido como Pastor Presidente por el periodo 2011 al 2015.En su primera carta pastoral expresa abocarse juntos a lo urgente y fundamental es en mitigar con dignidad y justicia a los que sufrieron el terremoto y todo aquello que vino con él. “Todavía a un año existen familias en carpas, inexistente o muy precarias fuentes laborales, personas que perdieron el resultado de muchos años trabajo, o están el duelo por los que fallecieron o desaparecieron en medio de la tragedia, nuestro apoyo al CIECH y las comunidades directamente involucradas en la catástrofe.
También nuestra vocación para enfrentar las inequidades, desigualdades, excluidos e injusticias que el pecado y mal ha construido de corta larga data; urgentes desafíos también por la sociedad que discute que tipo valores acepta y cuáles no está dispuesto. Reflexiones, oremos, sirvamos a tiempo y a destiempo, pongamos nuestro aporte profético, evangélico y luterano.
La situación de los trabajadores como variables de ajustes económicos y en condiciones de seguridad mezquinas y cuando criminales como hemos visto en la minería y en la pesca, pero también otros muchos. La realidad de cárceles, penitenciarias y centros de internación; hacinamiento, olvido, vejámenes, soledad y arbitrariedades
La salud mercantilizada, los hospitales, isapres, las personas que viven con VIH;
El menosprecio por la integridad de la creación y el cuidado del medio ambiente y de los recursos naturales;
El mercado de la muerte que envenena nuestro pueblo estimulando las adicciones; la criminalización de la pobreza y de la juventud. vergonzosa violencia social y especialmente al interior de la familia a la sombra del machismo.
La marginalización del pueblos indígenas y descuido de la población de las zonas extremas de nuestra geografía, sus derechos humanos, políticos y económicos.
Las políticas del Estado que estimulan la competencia entre las personas como único criterio de movilidad social, y dejan afuera a los que a juicio de alguien no representan la excelencia, promueve la desigualdad e inequidad para millones y por ende genera frustración, rabio y violencia.
Si mis hermanos/as, es mucho lo fundamental, pero eso no es excusa, ni somos una iglesia pequeña, un una parte viva del cuerpo de CRISTO, quien es nuestra cabeza, de la iglesia grande de la patria grande, la iglesia verdadera de siglos de historia y testimonio, y la que está en todo el mundo. Somos esa iglesia. No le cedamos espacios a lo maligno. Ni estamos solos en esto el Señor está con nosotros, y también caminamos junto a las otras expresiones confesionales de la iglesia, ecumenismo que trasciende lo eclesiástico, para sumar conciencias y voluntades y fuerzas con el pueblo organizado en sociedad, en redes, ONGs, colectivos. Reconociendo el monopolio de la verdad y del amor podemos -debemos- aprender, escuchar y participar.
Al interior de nuestra iglesia, y a fin de cumplir la misión que nos proponemos capacitar “para practicar y ejecutar” la fe o sea poner en práctica a la membresía, la misión interna, el crecimiento de las comunidades, el desarrollo del liderazgo, de otros ministerios, una capacitación permanente de los agentes pastorales. Es muy importante para el crecimiento personal y comunitario generar espacios participativos, en los que se exprese la comunidad, planifique y comprometa en la implementación. Quiero que cuidemos que la vorágine la rapidez de las decisiones institucionales atiendan el mantener los niveles de participación porque eso tiene relación directa con el compromiso, continuidad y alegría de estar la obra del Señor en el lugar que tenemos a nuestro cuidado”, expresa en esta epistola.

Héctor Carrillo

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *