La corrupción tras los Mundiales de Fútbol

2018_FIFA_World_Cup_opening_ceremony_2018-06-14_15El Mundial de Rusia 2018 está pronto a terminar. Ha sido un evento deportivo lleno de sorpresas y partidos que han emocionado hasta el último minuto. También ha servido como una ventana a un país del que poco se sabe, una mirada alegre a una nación de la cual generalmente se escucha cuando existe alguna controversia política con Estados Unidos o Europa.

Sin embargo, no solo son partidos e hinchas lo que trae a Rusia el Mundial, sino también un escenario del cual se ha aprovechado el presidente Vladimir Putin. Un escenario que le da el rol de anfitrión perfecto para hacer a un lado un gobierno con acusaciones de corrupción, abuso de poder y homofobia.

A raíz de Rusia 2018, te invitamos a leer sobre alguno de los aspectos menos mediáticos de los mundiales de la FIFA:

Brasil: cuando las empresas mandan

En el caso del Mundial de Fútbol de Brasil del 2014, uno de los puntos más polémicos fue lo que sucedió respecto a la política que prohibía la venta de alcohol en los estadios. Esta normativa se había creado en base a casos de violencia en entre hinchadas.

Sin embargo, la empresa cervecera, Budweiser, auspiciadora de la FIFA, se  manifestó en contra de la medida desde un comienzo, dando paso a una tirantez en los arreglos para la competición. Ha tal punto llegó la situación que Jerome Valcke, por aquel entonces Secretario General de la FIFA y quien más tarde sería sancionado por corrupción, señaló que la venta de alcohol en los estadios es una tradición de los mundiales y que es algo “que no vamos a negociar”.

Alexandre Padilha, quien fuera Ministro de Salud de Brasil entre los años 2011 y 2014, junto a algunos miembros del congreso, se opusieron a la derogarogación de la ley que impedía la venta de alcohol. A pesar de esto, el año 2012, la Presidenta Dilma Rousseff firmó una ley que autorizaba la venta de alcohol, haciendo ceder a la máxima potencia de Sudamérica ante la FIFA y Budweiser.

Según el British Medical Journal  “la industria del alcohol ganó y la salud pública perdió”, señalando también que esta es una muestra más del poder conjunto de la FIFA con algunas empresas que presionan a los Estados a aceptar sus condiciones pasando por encima de la legislación de cada país.

Qatar o la moderna esclavitud

En el 2010, Qatar logró la concesión del próximo mundial de fútbol que se realizará el 2022, esto se transformó en una sorpresa debido al clima y el tamaño del país, condiciones que podrían dificultar la realización de la competencia. Hoy, la preocupación se centra en la explotación y la esclavitud de quienes trabajan construyendo los estadios y hoteles para recibir a la multitud que acudirá al encuentro futbolero.

La llegada de inmigrantes provenientes de países más pobres en busca de mejores oportunidades laborales, ha facilitado que los encargados de las edificaciones se aprovechen de su necesidad y los sometan a realizar trabajos forzosos bajo las altas temperaturas de la región y que muchas veces quedan impagas. Más alarmante aún, son las denuncias por la muerte de 2.000 trabajadores en plenas construcciones de estos recintos, la cifra más alta de decesos en la preparación de un evento deportivo, y que podría alcanzar incluso los 4.000 fallecidos.

Un informe de Amnistía Internacional señala que las profundas deficiencias laborales para migrantes son producto del desinterés y falta de rigor por parte de las empresas, quienes son las que directamente vulneran los derechos de sus trabajadores. Sin embargo, quien es el principal responsable sería el gobierno qatarí, que no ha velado por fiscalizar la situación de los trabajadores. Un aspecto señalado es que el Estado de Qatar no asegura el cumplimiento de las normas laborales por igual para todas las empresas, sino que tiene un carácter selectivo a la hora de supervisar.

Ante la crítica, las autoridades de Qatar se comprometieron a realizar reformas laborales, sin embargo, éstas no apuntarían a modificar el sistema kafala uno de los principales puntos de discusión, ya que deja en manos del empleador la documentación para salir del país e impide que puedan cambiar de trabajo el tiempo que dure su contrato, negándoles otras opciones basadas en un trato digno.

La Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú señaló que las preparaciones para el mundial de fútbol del 2022 han estado plagadas de irregularidades y violaciones a los Derechos Humanos, mientras que crítica la pasividad de la comunidad internacional.

Aquí el informe de Amnistía Internacional respecto a la explotación de los trabajadores de Qatar 2022.

Sudáfrica: Un mundial idealizado

A ocho años del mundial de Sudáfrica, los efectos de la competencia aún se hacen visibles, si bien se mejoró la conectividad del país, el dinero que tuvo que desembolsar la administración de ese tiempo, por años tuvo que ser pagado por los contribuyentes a través de los impuestos.

Cerca de 40.000 millones de dólares fue lo que se utilizó para preparar la Copa Mundial de la FIFA, sin embargo, las ganancias alcanzaron un poco más de la cuarta de parte de lo invertido, mientras que sólo 90.000 personas asistieron, lejos de las 320.000 que se esperaban.

Los 10 estadios construidos para la ocasión, evidencian las proyecciones que se tenían del evento, y que desde el mundial rara vez han sido utilizados debido a los altos precios de arriendo, algunos ya han sido comprados pero para la mantención del resto se debe destinar fondos públicos que bien podría utilizarse en materia de educación o salud y mejorar la calidad de vida de los sudafricanos.

Por: Valentina Cuello y Joaquín Salinas

Radio JGM

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *