LA ASAMBLEA DE RADIO PLACERES DE VALPARAÍSO DECLARA:

Declaración ARCHI

La Archi ha comenzado una ofensiva legal amparada en una legislación ilegítima. Este gremio empresarial actúa y se pronuncia corporativamente en orden a legitimar una institucionalidad atentatoria con los derechos fundamentales que constituyen la libertad de expresarse, opinar e informarse.

La persecución policial y legal contra radios comunitarias es criminalizar la comunicación libre y sólo se ampara en leyes que claramente los benefician, de hecho, motivó la preocupación de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias

La actual legislación impide a las emisoras comunitarias un impacto real como medio y sus opciones de sostenibilidad como proyecto, limitando a sólo un watt la potencia de transmisión de las radios de mínima cobertura, lo que hace inviable cualquier proyecto de comunicación.

El ejecutivo envío un proyecto de ley que aumenta la cobertura técnica, pero determina un acceso preferente para los privados en el 95% del dial para futuros concursos. De la misma manera, hoy las emisoras comerciales pasan por un proceso de renovación de concesiones, flexibilizado y abaratado gracias a un proyecto de ley del ejecutivo y aprobado en tiempo récord por el Parlamento.

Actualmente en Chile es muy limitado el espectro de proyectos estatales de radiodifusión, relacionados principalmente con el mundo universitario. Hoy es el mundo privado, agrupado en Archi, el que participa aproximadamente en el 80% del espectro radial, impidiendo una mayor representación del mundo ciudadano.

La Subsecretaría de Telecomunicaciones excluyó a las regiones de Valparaíso, O`Higgins y del Bio Bio, entre otras, de concursos para acceder a una concesión de mínima cobertura. Eso impide a muchas organizaciones civiles de estas zonas participar de los concursos que determina el Gobierno para acceder al espectro, además de éste contar con cuestionables procedimientos, como es el sorteo por tómbola.

El acceso al espectro radioeléctrico actualmente es tema de debate en todo el continente, existiendo países en los cuales se ha exigido una participación del dial en tres tercios, repartido entre el mundo privado, el Estado y la ciudadanía. Chile es una de las tristes excepciones.

Cabe recordar que organismos internacionales, como las Naciones Unidas, el Organización Internacional del Trabajo y la Comisión Interamericana para los Derechos Humanos han señalado críticas a la institucionalidad chilena, por atentados y limitaciones a los derechos fundamentales en nuestro país, que superan el mero ámbito radial.

Radio Placeres mantiene su rechazo a los hechos acaecidos en los últimos días, impulsados por Archi, porque creemos en la radio como un medio de comunicación autosustentable, sin fines de lucro y libertario. Además estas emisoras han propulsado la difusión de música nacional en una proporción lejos superior a la mayoría de las emisoras comerciales, agrupadas en Archi.

El espectro radioeléctrico, como el agua, los recursos naturales o la cultura, son bienes públicos, están al servicio de las personas y deben permitir el desarrollo de las comunidades, por que no habrá ningún marco legal vigente que tenga legitimidad, si opera por intereses privados persiguiendo la libertad y la identidad radial del país.

CONTRA EL MONOPOLIO COMUNICACIONAL,
A LA IZQUIERDA DEL DIAL.

RADIO PLACERES DE VALPARAÍSO

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *