#JusticiaparaKarina: Crónica del primer día del nuevo juicio que enfrenta Karina Sepúlveda

Crónica del primer día del nuevo juicio que enfrenta Karina Sepúlveda por el presunto delito de parricidio #JusticiaparaKarina

Yo era una niña alegre… que podía jugar… que me reía (Karina habla de sus 14 años, cuando conoce a su agresor)

El 17 de octubre del año 2011, Karina Sepúlveda mató de un disparo en la cabeza a su conviviente y padre de sus tres hijos, agresor que por 18 años abusó de ella psicológica, física, económica y sexualmente. Karina estuvo presa más de una año mientras duraba la investigación de su causa, por ser considerada un peligro para la sociedad.

El 12 de enero de este año fue dejada en libertad en un fallo unánime por el Tribunal Oral en lo Penal de Puente Alto, a partir de una eximente de la Ley 20.480 sobre Femicidio, el “estado de necesidad exculpante”.  Es decir, se logró acreditar que Karina había experimentado violencia grave y en todas sus formas, y que para evitar un mal grave contra ella o sus hijos mató a su ex conviviente.

Karina lamentablemente no tuvo otra salida dado el contexto de violencia, su aislamiento y redes institucionales y no institucionales nada eficaces para resolver su grave situación, entre otras circunstancias concurrentes. El Tribunal reconoció que el Derecho Internacional de los Derechos Humanos de las mujeres constituye una herramienta innegable para que el Estado haga justicia con las mujeres, obligándolo a prevenir la violencia contra las mujeres, investigarla exhaustivamente cuando ocurre a fin de sancionar a los agresores, además de proteger y reparar a las víctimas; garantizando que la violencia no quede impune.

Lamentablemente, la Fiscalía de Puente Alto solicitó la anulación del Juicio a la Corte de Apelaciones de San Miguel, la que el día 27 de marzo de 2013 anuló unánimemente el Juicio.

Karina enfrentó este lunes 03 de junio, el primer día del nuevo juicio.  El Observatorio de Género y Equidad –al igual que en el primer juicio- estuvo acompañando a Karina en la audiencia y compartiendo en las redes sociales el testimonio de Karina Sepúlveda.

Karina no está sola, hoy enfrenta el juicio junto a sus hijos y además se han sumado a la campaña #JusticiaparaKarina otras organizaciones de mujeres como la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, quienes llegaron con pancartas y lienzos al Tribunal Oral de lo Penal.  A diferencia del primer día del primer juicio que sólo The Clinic lo cubrió, hoy la sala de audiencia N°2 del Tribunal estaba llena de periodistas de todos los medios televisivos y muchos radiales.

Su relato es dramático, pero para quienes trabajamos investigando, atendiendo y restaurando a mujeres víctimas de violencia, es muy común y da cuenta de la relación de dominación que ejercen los hombres sobre las mujeres, porque ellos se sienten autorizados socialmente, para“corregir” a las mujeres, sometiéndolas hasta la muerte indica Tatiana Hernández socióloga del Observatorio de Género y Equidad.

A continuación compartimos parte del testimonio de Karina Sepúlveda, en el primer día del juicio, recogidas por el equipo del Observatorio de Género y Equidad a través de su cuenta de twitter@ObservatorioGE.

Karina comienza contando cómo conoció a Claudio a los 14 años, quedando embarazada a los 16 años de Claudio, fue a los 8 meses de embarazada que ella recibe el primer golpe de su agresor “porque mi atención estaba en mi embarazo y no en él”.  El resto de su vida con Claudio fue un infierno “el fumaba pasta, le pedí que la dejara le dije que me separaría y me golpeó”.  Cuando quedó embarazada de su segunda hija Karina dice “me golpeaba más fuerte y delante de su familia… Él me golpeaba como a un mueble, me pegaba si comía o no comía… me golpeaba siempre”.  Karina relata que una vez se arrancó de su agresor y solicitó ayuda al padre de Claudio “le pedí al papá de Claudio que me ayudara, que me fuera a buscar donde yo estaba escondida.  El llegó con Claudio, quien me golpeó”.

El maltrato físico, psicológico, sexual y económico se fue agudizando y haciendo más frecuente. El 14 de febrero del 2011 Karina vivió uno de los momentos más dramáticos, su agresor le quebró la mandíbula de un golpe, ella asustada salió corriendo y se encontró con Carabineros, a quienes les dijo que la habían asaltado “no lo denuncié porque él estaba con mis hijos, le pedí ayuda a la madre de Claudio, pero no me ayudó”.  “Cuando no le gustaba la comida, la tiraba al piso y yo me la tenía que comer para que no me pegara”… “Mis hijos llegaban con cara de miedo del colegio, se encerraban en sus piezas”… “Los golpes que recibí fueron a toda hora y todos los días, llegué a dormir en el piso porque el siempre estaba enojado conmigo” “Me dijo que el perro hacía más caso que yo, por eso me tenía que golpear” “El me enterraba las tijeras, me hizo una C en la mano y me dijo que sería la marca de él en mi cuerpo”.

Días antes de los hechos, Claudio golpeo brutalmente a Karina, dejándola con todo su cuerpo lleno de moretones “Me dolía todo el cuerpo, no podía darle pecho a mi hija, estaba coja, no dormí en toda la noche”

El día domingo Claudio golpeó a su hijo quien quería comprarle un regalo a un amigo que estaba de cumpleaños.  Claudio golpea a su hijo porque no acepta un acto de afecto de su hijo hacia otro hombre “Dijo que los hombres no regalaban cosas a los amigos y lo trató de maricón”.  Para Karina como muchas mujeres que viven violencia doméstica, este hecho fue muy significativo la llenó de más miedo del que sintió permanentemente mientras vivió con Claudio.

En el receso de la audiencia, Tatiana Hernández socióloga del Observatorio de Género y Equidad indicó que aquí hay un organismo del Estado que en su rol de persecutor del presunto delito realizado por Karina, niega el carácter de la violencia que vivió, desestimando con ello la posibilidad que Karina acceda a la justicia como se merece y se la repare como tal.

“Estamos en presencia de una mujer que podría haber sido una víctima de femicidio, toda vez que tenemos un Gobierno que insiste en desligarse de su rol garante de la salud y vida de las mujeres cuando ellas no denuncian.  Esto es grave porque aquí el Estado también incumple sus compromisos con el Derecho Internacional de los Derechos Humanos de las Mujeres”, precisó Tatiana Hernández.

La Coordinadora de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, Soledad Rojas,  manifestó que este es un juicio muy importante por dos razones “porque puede dictar precedente para otras mujeres que se encuentren en la situación de Karina y por su carácter político, ya que nos enfrentamos femicidios frustrados que son en igual proporción o más que los femicidios que se comenten en este país”.  Por estas y otras razones “Karina debe ser absuelta”, reitera Rojas.

Consultada Camila Maturana, abogada de la Corporación Humanas indica que “esperamos que en el nuevo juicio que se le está haciendo a Karina, se vuelvan a ponderar adecuadamente –como se hizo en el primero- las pruebas de la grave y sistemática violencia en que ella vivía y se la absuelva. Queremos justicia para Karina”.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *