José Ignacio López Vigil Radios Comunitarias: “Es como mirar el mundo desde una azotea”

Tinta a Gotas

Una vez más,  llamando, enviando e- mails,  investigando. Ese es el trabajo de un periodista, siempre proactivo, nunca estático. Iba a encontrarme con José Ignacio López Vigil en su oficina. Nadie que pertenezca al nuevo mundo del “periodismo”  y la comunicación puede quedarse sin hablar con él, más aun cuando lo tienes tan cerca.

En un departamento en la esquina de la Carrión y Tamayo funciona “Radialistas apasionados y apasionadas”, una organización no gubernamental que ya tiene más de 10 años y ha sido parte de un cambio radical. Cuando le digo, a manera de cliché –la radio es darle voz a los que no la tienen- me lo refuta enseguida afirmando que el pueblo nunca perdió la voz, sino que se la “secuestraron”. “El fin primero y último de una radio comunitaria es devolverle la palabra al pueblo”

En cualquier país del mundo, las radios comunitarias están definidas como iniciativas de la “sociedad civil”, que no responden a intereses de los grupos de poder público o privado, sino más bien a algo que López Vigil llama, un “tercer sector”(el pueblo). Dentro de esta lógica, una iniciativa de campesinos, obreros o estudiantes será escuchada y difundida por estos medios

Cuando le pregunto cómo va el tema de las radios comunitarias en el país, inmediatamente alude a la constitución y su articulado comunicacional, lanza algunos números de referencia 16, 17, 18… pero insiste que lo más destacable es que la ley toma en cuenta el acceso en igualdad de condiciones a las frecuencias (le recuerdo la distribución tripartita), y añade, “esto convierte a la comunicación en un derecho humano, algo que jamás se consideró en constituciones anteriores

Le transmití mi preocupación en forma de pregunta ¿Usted cree que el pueblo común entiende eso de “democratizar la información”? A lo que respondió. “De lo que se trata es que la información no sea manejada por cinco grandes agencias”. En consecuencia, lo que se quiere lograr es que el “primer mundo no te cuente lo que pasa en el mal llamado tercer mundo

Uno tiene que vivir “su realidad” para luego poder transmitirla por nuestros medios. A eso apunta la radio comunitaria en América Latina… Esto nos llevó a hablar de una sociedad, de un país y de un mundo lleno de información “polarizada” y a las preguntas clásicas ¿Me estarán vendiendo gato por liebre? Estos cuestionamientos no solo atañen al Ecuador… “O si no pregúntale a cualquier ciudadano común dónde queda Siria y si lo que se ve y escucha en los medios es real”, me dice

Debo decir que era extraño este punto de la entrevista, quizá no queríamos entrar en polémicas atravesadas por la ideología o la política. Se empezaba hablando del país y de pronto corríamos nuevamente al mundo –me sentía evadido-, que no es lo mismo que incómodo

Luego entendí que en el Ecuador, es difícil hablar de cosas concretas, quizá por eso existe el miedo a afirmar y asegurar, preguntas como  ¿Hasta dónde puede llegar la radio comunitaria en el país?, no se pueden contestar de modo certero, sino más bien así. “Si se concretara ese artículo 112 del proyecto de ley podríamos tener un Ecuador con muchas radios instaladas no solo en las 24 provincias, sino en sectores tan diversos como el mundo indígena, afro, escuelas, sectores que jamás imaginaron que podían ser operadores de una radio

Es un sueño… Hablar del futuro sin estar realmente seguro del presente… Como me sentí caminar en el fango, quizá inconscientemente cambié el método y dije –Explíqueme una frase suya: “Una radio comunitaria no se puede convertir en una radio gobiernera”

La respuesta fue tan difícil como la pregunta. Iba de este modo “Si, esa es la mayor tentación que tienen los medios comunitarios y públicos, de convertirse en voceros de un gobierno, de un partido” (me juego la vida en estas palabras mías y afirmo que esa es la situación del Ecuador y sus radios públicas y comunitarias) –estoy pensado en voz alta-

En lo que sí coincidimos ambos es que con ley o sin ella hay muchas cosas que cambiar. Lo que hoy se llama “libertad de expresión” está basado en el pluralismo, en la diversidad de voces, en los criterios divididos, en las opiniones contrarias o favorables al régimen sustentadas con hechos y con pruebas

 Una radio comunitaria puede volverse sectaria

“Gobiernera o no, puede convertirse en sectaria, es decir, qué solamente le da voz a quienes piensan igual que ella”. Surgió un ejemplo que ilustró perfectamente esta afirmación “las radios religiosas

¿Se puede tomar la concesión de frecuencias, específicamente en radios comunitarias como un chantaje para ganar votos?

“Si claro, de hecho cuando la secretaría de los pueblos hizo la concesión de  14 frecuencias, no lo hizo por amor, sino lo hizo para tener catorce repetidoras de una visión determinada de gobierno”

Muchas de estas radios fueron sancionadas o “corregidas”, luego de la marcha del 22 de Marzo (día mundial del agua). Sin duda las mandaron a alinearse bien. La radio de los achuar  fue una de ellas, se le exigió cambiar su programación musical y poner música exclusivamente de la comunidad

¿En el Ecuador hay radios gobierneras?

“Si, como no, las radios públicas se acercan peligrosamente a ser únicamente voceras del partido de gobierno”

¿La radio comunitaria es revolucionaria?

“Si, entendiendo por revolución, al cambio radical de estructuras injustas. No debe ser un cambio cosmético, sino en las estructuras de poder”

La radio comunitaria es como ver el mundo desde una azotea” Esa es la idea final, una metáfora que anuncia intenciones sanas y con lo que nos quedaremos en este terreno fangoso. El peligro está cuando cualquier gobernante intenta ver el mundo, el país y el barrio a través de la ranura de su billetera.

Me quedo tranquilo, pero no conforme, fue una entrevista difícil, creo que es una prueba más de lo que sostengo siempre. En el Ecuador de hoy, “la gente” tiene miedo a pensar y decir lo que piensa. Esperemos que no predomine la última de las cuatro voces radiofónicas. Que haya palabra, música y sonidos, pero no  SILENCIOS

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *