Informe revela que la concentración de medios en Chile es una de las más altas de la región

OBSERVACOM divulga revelador informe sobre pluralismo y concentración

Los cuatro principales operadores en cada sector de medios de Chile (o índice CR4*) concentran más del 90% del mercado, cuando en América Latina el promedio es 80%. En la TV abierta y de pago, el índice de concentración en la TV también llega al 91% y al 87% (en audiencia e ingresos publicitarios, respectivamente), según un informe realizado por el experto Luis Adolfo Breull para el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) a fines de 2015. En otros sectores se destaca el cuasi duopolio en el mercado de la prensa (El Mercurio y la Tercera) con un CR4 de 98%, mientras que en radio el 84% de la facturación publicitaria se la quedan los cuatro primeros operadores (liderados por el grupo español PRISA). Además, la situación de los mercados de medios refleja una alta concentración de la propiedad, formas de concentración horizontal, integrada y multimedia, con una fuerte centralidad de la producción de contenidos en la ciudad de Santiago, y una alta participación del capital extranjero.

La discusión sobre la concentración de la propiedad de los medios de comunicación en Chile constituye un tema que se discute al menos desde la época en que el país era gobernado por Salvador Allende. En aquellos momentos, la prensa escrita jugó un rol importante en la difusión de ideas que contribuyeron a desestabilizar al primer presidente socialista de América del Sur. La televisión todavía no acompañaba el modelo comercial que predominaba en la región ya que los canales estaban en manos del estado y de las universidades.

Después de tantos años, el sistema político se ha acostumbrado a convivir con un actor social poderoso. Si bien a partir de los 90 los medios de comunicación chilenos se organizan con criterios de eficiencia económica, su interés en la política no ha decrecido. En este contexto, la concentración de la propiedad de los medios se torna un problema irresuelto, en el que algunas organizaciones sociales, sindicales y políticas procuran instalar un debate mayor.

Mientras tanto, Chile sigue careciendo de una regulación que límite la concentración de la propiedad de los medios, y es uno de los pocos que permite su control por parte del capital extranjero.

La elaboración de un completo informe sobre la situación de la concentración de la propiedad de los medios en Chile realizado a fines de 2015 por el experto Luis Adolfo Breull a solicitud del Consejo Nacional de Televisión (CNTV), constituye un insumo fundamental para poder pensar una agenda de comunicación basada en un “interés público” definido por una agenda más amplia que la de las grandes corporaciones.

El informe está bien fundamentado en su metodología(**). Presenta un adecuado balance de las posiciones teóricas desde las que se ha pensado el problema, entre aquellas más favorables a permitir determinados niveles de concentración y las voces más críticas y toma como referencia los estándares internacionales y regionales en materia de libertad de expresión. También recoge tanto la posición de empresarios como la de académicos, los sindicatos y las organizaciones sociales.

La primera conclusión que se puede sacar de la lectura del informe es obvia: la concentración de la propiedad de los medios en Chile es alta, probablemente una de las más altas de la región.

Si investigaciones realizadas durante la primera década del Siglo XXI determinaron que el dominio de mercado de medios en América Latina por parte de los primeros cuatro operadores se hallaba en torno al 80%, en Chile este indicador (llamado CR4) se ubica por encima del 90% y en algunos mercados se ubica muy cerca del máximo posible.

El centro del informe que interesa a la CNTV por su competencia directa en el sector (al que puede accederse aquí) se refiere a la industria televisiva chilena y muestra que los cuatro primeros operadores de TV abierta dominan el 91% de la audiencia total y el 87% de la pauta publicitaria, con una importante participación de los grupos de las familias Luksic (Canal 13) y Heller Solari (Mega), así como el grupo empresarial norteamericano Time Warner (Chilevisión).

Si bien hasta mediados de la década pasada el canal público Televisión Nacional (TVN) se encontraba entre los de mayor audiencia e integra el CR4, en los últimos años ha perdido participación en el mercado. De esta forma Chile se ha mimetizado con la tendencia regional de un fuerte predominio de empresas comerciales de televisión.

En el mercado de la televisión paga el panorama es el mismo, en un escenario donde se observa un marcado crecimiento de su participación en el acceso de las familias chilenas, cuya penetración se encuentra casi en los mismos niveles que la televisión abierta (los hogares con suscripción superan los 2,8 millones en todo el país).

De acuerdo al informe 2014 de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), se percibe una fuerte concentración respecto de las empresas proveedoras de servicios. VTR (Liberty Global) lidera como primer grupo operador con un 36% de share de mercado, mientras que los cuatro principales grupos totalizan un 90% de cantidad de suscriptores (VTR, Movistar, Claro y DirecTV).

Ahora bien, el informe del experto superó los requerimientos de CNTV respecto a una descripción de la estructura del sistema de televisión de cobertura nacional y regional en Chile, y avanzó en un profundo análisis de la concentración existente también en otros mercados mediáticos, como la radio y la prensa.

En el mercado de las publicaciones impresas se mantiene el virtual duopolio de los grupos El Mercurio y Copesa (La Tercera). Entre ambos concentran el 80% de la lectoría y el 83% de la inversión publicitaria. Estos grupos tienen un fuerte control de la prensa regional. El tercer grupo en importancia es el grupo Metro, de distribución gratuita, que supera el 10%. El CR4 del mercado de la prensa se ubica en el 98%. La concentración también se observa en el mercado de revistas donde se destaca la presencia del grupo mexicano Televisa.

El grupo El Mercurio es liderado Agustín Edwards Eastman, y el Grupo Copesa (Consorcio Periodístico de Chile S.A.), está bajo el mando de Álvaro Saieh Bendeck. Ambos grupos también tienen intereses directos en la propiedad de empresas vinculadas con inversiones en mercados inmobiliario, financiero, alimentos, agrícola y agroindustrial, de distribución, servicio al cliente y editorial. De esta forma, los principales grupos de prensa chilena son parte de grupos empresariales de matriz diversificada, donde los medios de comunicación cumplen un rol tanto político como económico. Estos grupos han logrado extender su dominio al mercado de los medios digitales.

En el mercado radial la situación es similar aunque con distintos actores. Si en otros países de la región la radio muestra menores niveles de concentración, en el caso chileno el CR4 alcanza al 78% de la audiencia y al 84% de la inversión publicitaria. El principal operador en el mercado radial es el grupo Prisa, de capitales españoles. También participan en este mercado los grupos Copesa (Saieh) y el Canal 13 de televisión (Luksic).

La situación de los mercados de medios refleja una alta concentración de la propiedad, formas de concentración vertical en telecomunicaciones y TV de pago (VTR y Telefónica), horizontal (PRISA y otros), multisectorial o en diferentes sectores de la economía (Canal 13 y grupo Bethia) y multimedia (Canal 13 y grupo Bethia), con una fuerte centralidad de la producción de contenidos en la ciudad de Santiago y una alta participación del capital extranjero (Time Warner, Ángel González y otros). Las posibilidades de otros grupos de iniciar o siquiera mantener medios que promuevan una mayor pluralidad se ve afectada por la concentración de los recursos económicos en pocas manos.

Este informe sobre la estructura económica del mercado de televisión chileno que hace público OBSERVACOM aporta un insumo muy importante para promover un debate sobre la necesidad de incorporar nuevas y más diversas voces que contribuyan a la consolidación de una esfera pública más plural.

* “Concentration Ratio (CR): mide la concentración en propiedad, ingresos y/o audiencia. Se calcula respecto de la primera empresa con mayor concentración y luego las cuatro empresas más concentradas”

** Entre sus fuentes de información se encuentran los registros de CNTV, SUBTEL, Time-Ibope, Megatime, Mapa de Medios de la Fundación Poderopedia, y consulta directa a medios, menciona el informe

 

Fuente: Observacom

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *