Incendios “Intencionales”: Empresas Forestales o ¿Pueblo Mapuche?

En el marco de la aplicación de la Ley antiterrorista por los incendios forestales ¿Hay una imputación objetiva para la determinación de la causa a efecto? ¿Hay probidad por quienes están llevando las investigaciones? ¿Cuáles son las verdaderas conexiones que hay detrás de los llamados incendios “intencionales”? ¿Qué pasa con los conflictos de interés entre sectores de poder político y empresarial?

Las operaciones políticas y el efecto mediático gatillado desde el Gobierno han puesto irresponsablemente en el banquillo de los acusados a “Mapuches” y más allá de las “conjeturas” sobre una organización determinada, sus consecuencias son generalizadas. Paralelamente, por fuera del cerco informativo impuesto por ciertos medios empresariales vinculados a sectores hiper ideologizados, crece con fuerza la tesis de los autoatentados, atendida por sectores democráticos y respetuosos de los Derechos Humanos, particularmente con relación a una plaga extendida en todas las plantaciones de pino en el centro sur de Chile. Las empresas guardan silencio, el gobierno y operadores políticos hablan por estas.

Incendios: Fiscales en investigación preliminar son arbitrarios

 

¿Es posible asegurar probidad, objetividad e imparcialidad en las investigaciones en el marco de la Ley antiterrorista aplicada por incendios forestales? Por años los órganos pertinentes de fiscalización y justicia se han dedicado a la persecución y criminalización de personas Mapuche en el marco de reivindicaciones de tierras o defensa de territorios, de hecho, quienes están a cargo de las investigaciones hay fiscales de amplia trayectoria y reconocimiento judicial en este sentido, con sendos allanamientos a comunidades, uso abusivo y arbitrario de fuerzas públicas, escuchas telefónicas incluyendo a abogados defensores, entre numerosas otras acciones de persecución.

 

Cabe mencionar que entre los fiscales que han asumido especialización de investigación en el denominado “conflicto Mapuche” y que hoy se encuentran investigando los incendios forestales se encuentran: Francisco Ljubetic y Alberto Chifelle, quienes, por primera vez, no solo tienen como tesis mediática la de “móviles Mapuche” como se ha venido insinuando a la CAM, sino se agrega, como señala el propio Fiscal regional de la Araucanía, Ljubetic, que no le podía atribuir culpabilidad a nadie “cuando no hay antecedentes”. El persecutor añadió que dentro de las líneas investigativas, tampoco se descarta la vinculación de los incendios forestales con plagas que podrían afectar a los bosques (plantaciones) de las empresas.

 

Sin embargo ¿es posible asegurar transparencia? A modo de ejemplo, el Fiscal Regional de la Araucanía Francisco Ljubetic es cercano al Ministro de Justicia Teodoro Ribera, militante de Renovación Nacional, ex Diputado, dueño de la Universidad Autónoma de Chile, la tercera casa universitaria privada con mayor lucro en el País, donde Ljubetic trabajó para él como director de la carrera de Derecho en Temuco (entre 1991 y 2000) y profesor de ramos de derecho en pre grado.

 

Pues bien, Ribera, por encargo de su partido, también fue miembro del directorio de Televisión Nacional de Chile (TVN) Junto a Bernardo Matte, y este, también militante de Renovación Nacional, quien es uno de los dueño de CMPC – Forestal Mininco entre otras empresas.

 

Incluso, el propio Presidente Piñera, quien viene desde el mismo partido, ha sido socio accionista de otro “gigante” de las forestales, Angelini (Forestal Arauco – Celco), de hecho, fue miembro del directorio del principal holding de este empresario: Antar Chile en abril del 2001 y vendió sus acciones el 2009.

 

Con este escenario de “colusiones” ¿es posible asegurar un debido proceso para que las investigaciones determinen una conexión objetiva con respecto a la causalidad? Todos los sectores Mapuche, incluyendo a la Coordinadora Arauco Malleco, sindicada como “objeto” responsable de los siniestros de manera “generalizada”, han negado responsabilidades y se ha acusado a las mismas empresas forestales teniendo como ejemplo las acusaciones emitidas por un Lonko (autoridad ancestral); y la de un ex alcalde y dirigente Lafkenche.

 

Asimismo, organizaciones han solicitado a los órganos pertinentes que “hagan su trabajo e investiguen al interior de las mismas empresas Forestales” y se indica que se busca encubrir a los verdaderos responsables y se ha hecho la relación de los ataques incendiarios con la existencia de una plaga descontrolada, denominada “avispa taladradora”, señalada también por diversas organizaciones, sin embargo estas informaciones han sido omitidas por sectores del Gobierno y medios informativos comerciales que han buscado incriminar a Mapuches sobre estos incendios.

 

Los mega incendios arrasaron principalmente con plantaciones del Maule, Bio Bio y Araucanía, con unas 45.000 hectáreas incendiadas y que han sido verdaderos crímenes de lesa humanidad, con enormes daños a familias de esfuerzo, trabajo, con pérdidas de vidas humanas e incuantificable daño al medio ambiente y frente a esto, se busca consolidar el instrumento fáctico del estado como es la Ley anti terrorista, originada en la dictadura militar, en medio de una verdadera campaña “publicitaria” que busca potenciar la criminalización al Pueblo Mapuche.

 

Incendios forestales e “intencionalidad” Mapuche: ¿Una operación Política?

 

Partió desde el mismísimo Presidente, quien señaló una vez ocasionados los incendios: “En lo que se refiere a los incendios en tanto en Maule, Biobío y la Araucanía tenemos información confiable que nos hace presumir que detrás de estos incendios ha habido una intencionalidad criminal y creemos que debemos combatir los incendios y los criminales que presuntamente están detrás de estos incendios”, afirmó el Presidente”, agregó el Mandatario, generalizando las “intencionalidades”.

 

Inmediatamente apareció el ministro Rodrigo Hinzpeter, amigo personal del Presidente, quien vinculó los incendios a la Coordinadora Arauco Malleco, basado en un ataque incendiario a un helicóptero ocurrido poco antes. “Hace pocos días en esta misma región, un helicóptero que estaba destinado a apagar el fuego, fue atentado y quemado. La misma Coordinadora Arauco Malleco ha emitido un comunicado y se ha adjudicado ese atentado y que es precedido por más incendios”. Señaló además que “Muchos antecedentes me hacen pensar que aquí ha existido intencionalidad y por eso hemos invocado la Ley Anti-terrorista. La CAM se ha adjudicado un atentado destinado a apagar incendios, pocos después hemos tenido incendios. Yo no quiero hacer conjeturas, ni señalar a nadie con el dedo”, agregó.

 

Luego reafirmó: El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, insistió en que el “Gobierno no tiene más deber que poner estos antecedentes -que según ellos permitirían confirmar que detrás de los incendios existen organizaciones mapuche- en manos de quien corresponde, en este caso la justicia, para que a través de un fiscal y un juicio justo se establezcan las responsabilidades que correspondan”, sentenció.

 

El intendente de la Araucanía, Andrés Molina, también militante de Renovación Nacional y ex ejecutivo de empresas forestales, dijo a Radio Cooperativa “No se puede asegurar ni confirmar” la implicación de la organización reivindicativa mapuche, pero si se puede -hacer una relación- respecto del modo de operar y su similitud con la quema de un helicóptero que se produjo en la región la semana pasada y que reivindicó la Coordinadora Arauco Malleco”, dijo Molina.

 

El diputado por La Araucanía J. Manuel Edwards, también RN, presume la autoría de la Coordinadora Arauco Malleco en el incendio que afectó el sector de Aillinco, en Carahue, y que terminó con la vida de 6 brigadistas que combatían el fuego para la empresa Forestal Mininco. “No, es una presunción por la forma. Si usted pone toda la información, la pone en conjunto, pareciera que está detrás de esto la CAM”.

 

El Senador Alberto Espina, de igual manera RN, quien trató de imprudente al fiscal nacional por pedirle al gobierno prudencia, indicaba: “Es evidente que dentro de quienes tienen que investigarse está la Coordinadora Arauco Malleco”, por algunas acciones violentas que “han reivindicado”. Añadio que el Fiscal Nacional “no tiene que estar pidiéndole prudencia a nadie”. Cabe indicar que el Fiscal Nacional Sabás Chahuán había hecho un llamado al Gobierno a la prudencia ante sus dichos de vincular los incendios con una organización Mapuche.

 

Por su parte, pese a que el intendente de La Araucanía, Andrés Molina, luego de haber vinculado a la CAM negó que el Gobierno haya imputando responsabilidad criminal a los comuneros mapuches como supuestos causantes de los incendios, se conoció que 42 miembros de este Pueblo “enfrentan investigaciones por su eventual participación en los siniestros”, mientras continuabas los allanamientos y la presión policial contra mapuches en medio de situaciones de militarización que ha afectado a varias comunidades.

 

La aplicación de la Ley antiterrorista se aplicó en la estigmatizada Región de la Araucanía por el incendio en Carahue, sin embargo se desvía la atención relacionando a la CAM, cuando los mayores focos incendiarios han ocurrido en la Región del Bio Bio con cerca de 35.000 hectáreas arrasadas.

 

El efecto mediático y la responsabilidad de Medios

 

El solo hecho que el propio Presidente de la República haya señalado de manera “generalizada” que en los incendios en Maule, Bíobío y la Araucanía hay “información confiable” que hace presumir que detrás de estos incendios ha habido una intencionalidad criminal y que “se debe combatir los incendios y los criminales que presuntamente están detrás de estos incendios” ; y que consecutivamente hayan aparecido otras autoridades haciendo el vínculo con una organización Mapuche, promueven el horizonte cognitivo en la opinión pública ante el uso abusivo de publicidad en medios de circulación masiva, determinando, gravemente, la opinión de ciertos sectores de ciudadanos influenciados por portadas, titulares, noticieros haciendo la relación Mapuche con ataques incendiarios de calificación terrorista.

 

En este sentido, el tratamiento que el pueblo Mapuche recibe en casi todos los medios de información comercial y de circulación masiva que hace eco de esto, resulta una de las mayores barreras que evitan una convivencia armoniosa de la sociedad chilena con el Pueblo Mapuche, donde se reproducen formas de estigmatización y racismo por medios que además han servido como instrumento constante para formular la cara política e ideológica de una dominación económica en sus distintas fases de expansión, como es la industria forestal y de celulosa.

 

Las permanentes noticias sobre la “violencia Mapuche”, que aunque luego resulte que los Mapuches no han sido los responsables o impulsores directos de los hechos relacionados, su relación, convertida ya en uso, acaba provocando una asociación terminológica Mapuche – terrorista, dañando enormemente, creando situaciones virtuales extremas y de gran peligrosidad, como viene ocurriendo desde hace varios años. Un caso fue el montado por el programa de TV de canal 13 “Contacto”, donde se presentaron diversas denuncias en su contra.

 

En el presente, a causa de los incendios forestales de enero del 2012 y las llamadas “conjeturas” del Gobierno chileno con respecto a una organización Mapuche, han causado diversas situaciones de discriminación y racismo promovida por medios informativos, quienes posteriormente publicaron en sus titulares “Acusan a Mapuches de incendios intencionales”.

 

Asimismo, también con un corte mediático, en la Araucanía, se ha intentado relacionar “comunicacionalmente” diversos hechos de violencia contextualizados en otras razones, y mostrados como “enfrentamientos de Mapuches y carabineros” y que han buscado mostrar un clima de “hostilidad” y “violencia” para, aparentemente, reforzar la tesis de los ataques incendiarios, sin que la opinión pública distinga fehacientemente un hecho sobre otro, tal cual ha ocurrido como lo presentado por Megavisión y un supuesto ataque; O este mismo medio, quien en un avance noticioso al momento de los 7 brigadistas por el incendio dentro de un predio de la empresa forestal Mininco en Carahue, haya hecho la mención de que es una zona de “conflicto Mapuche” donde se han originado otras situaciones similares (5 de enero, 17.45 horas).

 

En este mismo sentido, el Diario La segunda del empresario Agustín Edwards, de alianza histórica al grupo Matte (CMPC), publicaba y titulaba en su noticia “Mininco se querella por incendio en Carahue: Apunta a “adeptos de ex alcalde” , refiriéndose al ex alcalde de Tirúa y dirigente Lafkenche, Adolfo Millabur y continuar así, con la desviación de la atención hacia “móviles Mapuche”

 

El Mercurio, del mismo propietario, publicaba el 16 de enero 2012 en titular de la noticia: “Líder mapuche de la CAM defiende –confrontación- para reivindicar tierras” y en parte de sus contenidos difundía. “La CAM, según el gobierno, estaría detrás de algunos de los incendios forestales que se registraron recientemente en el sur de Chile, uno de los cuales mató a siete brigadistas que combatían las llamas en un predio privado en la comuna de Carahue, en la región de La Araucanía, 700 km al sur de Santiago”. Agregaba: “Para sindicar al grupo, el gobierno dijo contar con información de inteligencia y le dio validez a un comunicado de prensa difundido en medios locales donde la CAM se atribuye -antes de los incendios- el ataque a un helicóptero forestal”.

 

Sin embargo lo más alarmante, es el espacio a la opinión de lectores que reproducen dichos racistas y que están registrados. Si bien algunos fueron eliminados, otros quedaron, por ejemplo: “entonces yo me pregunto este señor terrorista quiere tierras para que ?? si no son capaces de sembrar ni un perejil….. Otro comentario: “No se equivoquen, esto son Chilenos con apellido Mapuche. Los verdaderos Mapuches ya no existe. Estos son delincuentes disfrazados que mendigan beneficios del estado y nuestros políticos los apoyan para conseguir votos”… Otra, “a los yaganes en puerto williams les dieron casas (plural), lanchas, camionetas 4×4 nuevas, y todo lo vendieron, tenían hasta una casa cerca del cementerio indígena y ahí está abandonada cayéndose a pedazos, osea, no hay caso, es asi no más la cosa.”….

 

¿Cuál va hacer la línea investigativa sobre los Incendios con relación a las Empresas Forestales?

 

Es importante señalar con respecto a la invocación de la Ley antiterrorista y de responsabilizar paralelamente a organizaciones Mapuche, va quedando en evidencia quienes son realmente los verdaderos responsables y que va coincidiendo con los tradicionales sectores que han amparado o violan sistemáticamente los derechos humanos tanto en el aparto público gubernamental, legislativo o judicial.

 

Por su parte, Sabas Chahuán, Fiscal Nacional, con relación a las líneas de investigación sobre los incendios, señalaba a la prensa este 13 de enero de 2012: “Hay tres equipos trabajando en La Araucanía, dos en la Región del Biobío y otro en el Maule. Tenemos a tres fiscales nacionales que están coordinados permanentemente y concretamente en La Araucanía y el Biobío hay líneas investigativas que informan recíprocamente”, dijo. Agregó. “No se descarta ninguna línea investigativa, pero lo más difícil en estos delitos es acreditar la participación, si es que hubiera intencionalidad absolutamente aceptada”, concluyó.

 

Frente a esto y considerando los anuncios que no solamente se investigaría a la Coordinadora Arauco Malleco, vale preguntarse ¿Se va a investigar realmente a las empresas? Y de ser así, ¿se considerarán los elementos omitidos? Entre otros:

 

– ¿Se investigará los conflictos de interés del Presidente de la República con Empresas Forestales chilenas?

 

– ¿Se hará la conexión de estos incendios con denuncias anteriores de auto atentados de empresas forestales que involucran a sus empresas de seguridad Y que han sido denunciados incesantemente por organizaciones?; ¿O las denuncias emitidas por un senador de la república sobre lo mismo?

 

– ¿Se considerará la opinión del actual Senador Tuma frente a los cuestionamientos de brigadistas forestales en ataques intencionales durante 1999 y el 2000?

 

– ¿Se considerará las denuncias de los ataques cometidos por empresas de seguridad vinculadas a las empresas forestales donde han actuado ex militares de inteligencia de la dictadura incluyendo a ex CNI?

 

– ¿Se considerará el informe del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Mercenarios y Guardias Privados, quien presentó su Informe de Misión a Chile en marzo del 2008 ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU donde dedica una sección especial al caso de violaciones de derechos humanos de comunidades mapuche cometidas por guardias forestales y en donde señala a modo de ejemplo que “le preocupa que se confunda la legítima protesta social con actividades delincuentes o terroristas y se acuse o se intimide a sus líderes y que en la cesión del uso de la fuerza y de la seguridad por parte del Estado a las empresas de seguridad puedan cometerse ilícitos”?

 

– ¿Se considerarán los mapas de incendios forestales de CONAF y la ONEMI con la relación de la plaga de la avispa taladradora que enfrentan las plantaciones de pino registradas por el Servicio Agrícola y Ganadero SAG?

 

– ¿Se investigará sobre los seguros que tienen las Empresas Forestales con respecto a los siniestros por incendios?

 

– ¿Porqué los medios informativos comerciales que han dado tribuna a incriminar a Mapuches sobre los incendios no dan cobertura a otras alternativas? ¿Se asegurará el Derecho a la Libertad de Expresión?

 

– ¿Se considerará la opinión de científicos imparciales sobre los impactos que han introducido en los diversos territorios del centro sur de Chile especies exóticas como el pino y el eucaliptos que secan las tierras, succionan las napas subterráneas y generan verdaderos desiertos donde sumado a las altas temperaturas y la resecad de sus estructuras, principalmente de los pinos, las hacen un peligro constante para focos de incendio?

 

– ¿Se hará la relación sobre una de las empresas acusadas como es CMPC – Forestal Mininco con las violaciones a los Derechos Humanos cometidos durante la dictadura Militar y la masacre a sus trabajadores?

 

– ¿Se investigará la transmisión del programa Contacto en Canal 13 que buscaba vincular las movilizaciones Mapuche con acciones de terrorismo internacional justo en el marco del juicio contra comuneros Mapuche en Cañete por Ley antiterrorista, emitido por el canal donde una de las dueñas de CMPC – Forestal Mininco (Patricia Matte) es parte del directorio?

 

– ¿O de la relación histórica del grupo Matte – CMPC con el dueño del Mercurio (Edwards) en cuyos medios se originó conceptualmente el denominado “conflicto Mapuche” y “terrorismo Mapuche”?.

 

– ¿Han obtenido fuentes de financiamiento sectores políticos partidistas para fines electorales por parte de Empresarios Forestales?

 

Y después de todo esto ¿de qué estamos hablando? ¿Del conflicto “Mapuche” o del Conflicto de la industria Forestal chilena?

 

 

******************

 

Por Grupo de Trabajo Por Derechos Colectivos.

 

Preparación Texto. Alfredo Seguel

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *