Illapu entregó su apoyo al Museo de la Memoria para la Región del Bio Bío

Fue el viernes 14 de junio en el Teatro de la Universidad de Concepción con sus más de mil butacas repletas, cuando Roberto Márquez, director de grupo Illapu invitó a la directiva de la Corporación Regional por la Memoria y los Derechos Humanos a subir al escenario. Un aplauso espontáneo brotó del público.

Portando el lienzo donde se leía “Museo de la Memoria para la Región del Bío Bio”, Gabriel Reyes, Ester Araneda, Yolanda Concha y Sigisfredo Contreras, ex prisionero/as político/as y una de ellas, esposa de un DD. DD, subieron al proscenio con la emoción reflejada en sus rostros.

Micrófono en mano, Roberto Márquez los felicitó “ellos llevan adelante un proyecto que se encuentra aprobado y que ha tenido dificultades para concretarse”. Y agregó: “La memoria forma parte de la deuda que existe por los atropellos ejercidos por las instituciones del estado, por eso hoy nos sumamos a la petición de Museo de la Memoria para la Región del Bio Bío”.

No podía ser de otra manera, el concierto “A 30 años del regreso” se daba precisamente en un marco de memoria: se trataba de la conmemoración de la tercera década en que luego de un largo un exilio en Europa y México, el 17 de septiembre de 1988, Illapu volvió a Chile. Había sido en octubre de 1981, terminando una gira musical por el viejo Continente, cuando fueron impedidos de su natural derecho a vivir en la Patria, acusados de “participar en una campaña internacional de desprestigio a Chile”. No se les permitió bajar del avión y fueron expulsados en la misma aeronave en que regresaban a su país.

El grupo, fundado en 1971 en la Región de Antofagasta, que está a un par de años de cumplir su Cincuentenario arriba de diversos escenarios de Chile y el mundo, ha sido testigo privilegiado de las justas aspiraciones de los pueblos de América Latina, por lo que sin duda, forman parte de la historia-memoria de las luchas de los pueblos de América Latina.

El flagelo del exilio arbitrario está presente en una cantidad importante de canciones que el público escuchó con respeto: “De libertad y amor”, “Cuarto reino, cuarto reich”, “Vuelvo”, junto a “Para seguir viviendo” dedicada a Rodrigo Rojas Denegri y Carmen Quintana, son parte de ese continuo que trasforma a Illapu en un verdadero ícono de memoria para nuestro país.

En ese marco, el respaldo entregado a la construcción de un Museo de la Memoria para el Bío Bío no es sólo una consigna, sino que es la extensión de un compromiso asumido con el pueblo mapuche, con el medio ambiente, con la denuncia de la violación de los derechos humanos durante la dictadura militar (de la que ellos fueron víctimas), de verdad y justicia para los familiares de los detenidos desaparecidos, de compromiso con las actuales reivindicaciones de los profesores chilenos y de tantos otros que aún ven burlados sus legítimos derechos.

Escrito por G. Reyes/M.E.Vega tribunadelbiobio.cl

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *