Ignacio Kotzer, presidente FUBA: “Para nosotros el movimiento estudiantil chileno es un faro”

Maximiliano Sepúlveda R. / Mediapinta

El presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Buenos Aires  estuvo en nuestro país durante el mes de agosto para ser parte de las movilizaciones protagonizadas por los estudiantes universitarios y secundarios. En conversación con Mediapinta nos relata la realidad del movimiento estudiantil en su país, la visión que tiene de lo pasa en Chile y las opciones de concretar un movimiento estudiantil latinoamericano.

Ignacio Kotzer es estudiante de Economía de la Universidad de Buenos Aires – universidad pública más grande de Argentina y una de las importantes a nivel continental – y desde marzo de este año encabeza la directiva de su Federación estudiantil.

De visita en Chile, en medio de la movilización estudiantil que durante 5 meses ha puesto en jaque al sistema político chileno, Kotzer presenta la realidad que se vive en Argentina en materia educacional y la necesidad de fortalecer los lazos entre las organizaciones sociales de la región para poder desarrollar proyectos alternativos a los que hoy se practican en nuestros países.

¿Qué es FUBA y cual es la realidad de la educación en Argentina?

La FUBA es la Federación de Estudiantes de la Universidad de Buenos Aires, y es el organismo que representa a sus 320 mil alumnos, por lo que se considera como una de las más grandes de Latinoamérica. Respecto del estado actual de la educación en Argentina, si lo comparamos con Chile la situación es muy distinta. Si bien se viene de toda una década de embates en contra de la educación pública durante los 90, la que fue defendida principalmente por los movimientos sociales y populares, que ha sido siempre una prioridad. A partir de la crisis del 2001 se inicia una nueva etapa distinta, donde hay muchas continuidades  y en materia educativa se generaron mejores condiciones para enfrentar procesos privatizadores pero los avances que se generaron en esta materia en los 80 y 90 no se han revertido totalmente.

¿Cómo funciona el sistema de financiamiento de las universidades públicas?

Bueno eso es un debate. Si bien la matrícula en las carreras de grado no tienen matrículas, por lo tanto son gratuitas, pero el presupuesto educativo no alcanza por lo que las universidades están obligadas a conseguir “recursos propios”, que es una forma bonita de llamarle al financiamiento privado. El 95% de los recursos públicos sólo alcanza para los salarios por lo que debe salir a buscar recursos en el mundo privado, asociándose con empresas para llevar a cabo asesorías utilizando la infraestructura de la universidad, de esta forma se desarrolla investigación en función de las necesidades del mercado,  olvidando la función social que deben tener estos procesos. Ese es uno de los debates que se generan y nosotros postulamos que la universidad debe tener financiamiento único estatal sin recibir fondos del mundo privado. El ejemplo más extremo de esto es el  caso de la minera Bajo La Lumbrera – minera con altos grados de contaminación – que le entrega millones de pesos al año y que luego revisa los planes de estudios o los proyectos de investigación haciendo valer su opinión al respecto.

¿En Argentina existe un órgano de organización de las diferentes federaciones de estudiantes?

En Argentina lo que está es la Federación Universitaria Argentina (FUA), la que está desde el regreso de la democracia en el ’83 en manos del partido Radical (que es parte de la derecha del país),  es un sello de goma que no representa a nadie. La FUBA, que se recuperó en 2001 al igual que otras universidades y es la federación más grande, ha ocupado el rol organizador y por eso nos encontramos en Chile puesta la FUA está en desacuerdo a lo que está pasando acá.

¿En qué  está la organización universitaria en el escenario político que se vive en tu país?

En los últimos en Argentina hay un crecimiento de la participación de la juventud, nosotros por ejemplo organizamos un foro en que participaron más de seis mil estudiantes, que refleja un reverdecer de la participación juvenil y especialmente juvenil. Pero sin duda la juventud argentina está atravesada por el debate que plantea el gobierno de Cristina Kirchner: nos conformamos con lo que hay y lo defendemos de los ataques de la derecha o vamos por más, que es nuestra postura. Nosotros como mesa directiva de la federación no negamos los logros de los gobierno kirchneristas (avances en materia presupuestarias, en Derechos Humanos, la ley de medios) pero son sólo medidas que no alcanzan; la juventud debe tener un rol de ir por más, de ser crítico, activo y transformador. Que la FUBA esté en manos de la izquierda es un dato de la realidad que se vive en el país. Que el kirchnerismo se apropie de las banderas de la juventud o reclame para sí sus banderas pero la realidad  es que si la izquierda no kirchnerista esté a cargo de una universidad de masas como la Universidad de Buenos Aires es representativo de lo que sucede.

¿Cómo ves tú el proceso de integración y cooperación entre las federaciones universitarias latinoamericanas?

Es un momento interesante que se vive en el continente, hay procesos abiertos en América Latina que son referentes para el mundo respecto a la resistencia del imperialismo y del avance del neoliberalismo salvaje. Una de las secretarías que más actividad ha tenido desde que nosotros estamos en la FUBA es la de Integración Latinoamericana, hemos estado en Uruguay, Bolivia y ahora en Chile generando lazos que son muy importantes y vemos que hay muchísimas perspectivas de la integración. Han existido diferentes instancias de integración como la UNASUR, el experimento del ALCA y principalmente la ALBA, que es el instrumento de integración más de avanzada en América Latina y donde se ven las experiencias más interesantes. Es importante organizar a los movimientos populares latinoamericanos para desarrollar nuevas propuestas.

¿Cómo ven en Argentina el movimiento estudiantil chileno?

Desde el comienzo lo vimos con mucho interés. Desde un tiempo la juventud ha sido un tema de interés ya sea en Medio Oriente, en Europa, Estados Unidos y Chile; nosotros lo vemos muy fuerte, muy vital cosa que quedó demostrada en las movilizaciones de agosto donde los jóvenes fueron la base. A eso se debe sumar el apoyo de la ciudadanía es muy importante. Para nosotros el movimiento estudiantil chileno es un faro.

¿Te has podido reunir con alguno de los dirigentes o representantes de los estudiantes chilenos?

Si, pude recorrer tomas en colegios y en universidades. También pude charlar bastante con Giorgio Jackson y Camila Vallejo, fueron charlas interesantes donde intercambiamos una serie experiencias. Mi percepción es que este proceso ha desbordado las expectativas de los dirigentes estudiantiles, al gobierno y los medios de comunicación. Yo les reconozco su valor por lo difícil que es ordenar a un movimiento que es tan grande, cosa que viví el año pasado con el estudiantazo que se dio en Argentina con tomas de escuelas y universidades.

¿Pudieron establecer planes para fortalecer la relación?

Históricamente Chile y Argentina han sufrido derrotas culturales con el neoliberalismo, somos países que tendemos a mirar lo que pasa en Estados Unidos y Europa que lo que pasa en Brasil o Perú; creo que tiene que ver por los procesos de dictaduras que hemos sufrido. La tarea de los movimientos estudiantiles latinoamericanos es trabajar por conformar una identidad latinoamericana. Esto debe ser independiente de lo que pasa con los gobiernos de nuestros países los cuales responden a los intereses de distintos bloques. No podemos pensar que se puede desarrollar proyectos individuales sino que estos deben ser a nivel regional.

¿Cómo definirías la movilización estudiantil?

Es rebelde por naturaleza, muy difícil de organizarlo y coordinar, lo que es una de sus principales fortalezas, no es posible regimentar por los gobiernos.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *