Humedal Carriel Norte se sigue destruyendo, denuncia Coordinadora Talcahueño

El humedal Carriel Norte, en Talcahuano, se sigue destruyendo, pese a los intentos que ha realizado la Coordinadora Ciudadana Talcahueño para evitarlo. Incluso en el año 2005, la organización interpuso un recurso de protección en defensa de estos ecosistemas, pero fue rechazado. El problema, dicen en la organización, es que “no hay ley que proteja a los humedales”.

 

Roberto Pino, presidente de la Coordinadora volvió a reiterar las denuncias que se han hecho en otras ocasiones en cuanto a la pérdida que significa la destrucción de los humedales.

Y parte recordando que hace varios años que se está realizando un diagnóstico para levantar estrategias regionales de conservación y uso sustentable de la biodiversidad, “sin que hasta ahora se tengan resultados concretos, por lo cual las empresas inmobiliarias siguen exterminando nuestros humedales”, afirma.

Desde el 2005, que la Talcahueño está trabajando en la defensa de estos espacios naturales, con especial énfasis en el humedal de Carriel Norte, que ha sufrido una gran intervención. Así, han realizado charlas, actividades de difusión, marchas, recolección de firmas y numerosas gestiones para proteger a los humedales. Los resultados han sido magros, reconoce, principalmente “porque no hay una ley que proteja a estos humedales”.

Respecto del caso concreto del humedal Carriel Norte, Roberto Pino recuerda que hace más de 8 años que vienen denunciando el relleno por parte de empresas inmobiliarias, de este espacio, sin plan de manejo de la biodiversidad, sin estudios de mecánica de suelos que acrediten que estos terrenos están aptos para construir viviendas, pues se trata de zonas inundables según el Mapa de Inundabilidad de 2010 del Sernageomin. “Estos proyectos tampoco ingresan a evaluación ambiental porque construyen menor cantidad de viviendas que las que se requiere para ingresar al sistema”, denuncia.

Lo lamentable, agrega el ambientalista, es que se están eliminando humedales, dejando a aves, animales y plantas sin su hábitat, pero también ocasionando daño a las fuentes de agua y poniendo en riesgo a quienes habitan esas viviendas.

“Hay una gran biodiversidad en estos humedales, con garzas, triles, cisnes de cuello negro, pato real, taguas, lechuzas blancas y numerosas otras especies que se ven amenazadas, porque en nuestra región tampoco tenemos humedales protegidos por la Convención Ramsar ni contamos con una estrategia regional de uso racional de estos humedales, como sí ocurre en el norte del país. Por eso se siguen destruyendo”.
escrito por TBB

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *