Huelga de hambre mapuche: las consecuencias de una medida extrema

Por más de dos años se han sucedido huelgas en nuestra región, principalmente mapuche, además de otros movimientos sociales. Mireya Palavecinos, psicóloga, explicó a La oPiñón las consecuencias que existen tras la medida, reflexionando también sobre la intolerancia en Chile y el rol del Estado.

Por Stefanie Pacheco Pailahual LA OPINION

Desde el 14 de noviembre, Héctor Llaitul y Ramón Llanquileo, presos mapuche en la cárcel de Angol,iniciaron una huelga de hambre. Miemtras que el joven mapuche Leonardo Quijón decidió iniciar el 27 de noviembre su segundo ayuno voluntario, exigiendo su libertad bajo medidas cautelares. Indistinto de las motivaciones que lleva a una personas a dejar de comer como medida de presión, ¿qué consecuencias puede tener esta medida extrema en la salud?

Una huelga de hambre provoca en una persona sana y de cualquier edad desequilibrios que perturban progresivamente varias áreas de su organismo, los daños biológicos pueden llegar a ser irreparables, por lo que esto suele ser el foco de interés a la hora de analizar el desgaste que produce esta medida de protesta. Mireya Palavecinos, psicóloga y académica encargada de la coordinación del convenio UFRO-INDH, explicó a La oPiñón los efectos psicológicos que tiene realizar una huelga de hambre.

Grito desesperado

Según al especialista, esta forma de protesta tiene un doble significado: dirigido en primera instancia como una demanda a la autoridad, pero también resulta ser un llamado de atención a la comunidad, a las consciencias. “Hay un sentido simbólico, para el resto de la sociedad, es una decisión extrema que busca ser un llamado de atención desesperado para el resto de la sociedad que no escucha, que no quiere entender”.

Antes considerar las consecuencias psicológicas de una huelga, o atender al estrés que durante se desarrolla esta medida, Palavecinos señaló que es importarte conocer el proceso previo, ya que este sería sumamente fuerte, por la presión a la que esta sometido la persona. “La verdad, tomar una decisión de este tipo, implica probablemente que la persona ha llevado un largo tiempo realizando esfuerzos para solucionar el problema que le esta afectando”.

Presos mapuche

En el caso de la actual huelga que llevan los presos políticos mapuche, la psicologa, indicó que para algunos esta medida de presión no sería la mas correcta, incluso se califica de intransigente y manipuladora, algo que Palavecinos consideró que que realizar una huelga no es una decisión fácil, pues se estaría yendo en contra del instinto básico de las especies animales que es la supervivencia y que cuando se llega hasta este extremo, se actúa convencido de que se acudió a todas las instancias de solución y con la certeza que tiene la razón de estar luchando por una causa justa.

El momento de la decisión resulta relevante, porque se está aportas de una situación que implica un alto riesgo para la vida, lo que podría terminar con su existencia, de una forma muy angustiosa, tanto para el huelguista como para sus cercanos. “Esta es una muerte dolorosa, agónica, lenta, que implica mucho sufrimiento, entonces en todo sentido es una decisión muy difícil de tomar, muy dolorosa y conlleva durante todo el proceso previo y durante toda la huelga, bajo una tensión emocional muy alta, porque quien toma esa decisión sabe que esta sufriendo el o ella como persona, pero también a la gente que quiere”, enfatizó.

Todo o nada. Cuando todo termina

Otro momento clave es la finalización del ayuno voluntario. La profesional explicó que cuando el huelguista acaba con este proceso, pueden ocurrir dos escenarios: uno donde se logre el cometido y otro en el que se desista luego de no haber conseguido el objetivo. Aquí mientras mas extensa haya sido la huelga mas será el desgaste, el que según lo prolongada de la medida, podría llegar a ser crónica “puede llegar a tener consecuencias para toda la vida y si además la persona cree que a pesar de todo su problema no se resolvió, lo mas probable es que genere una sensación de desamparo brutal que lo deje mucho mas débil, sustentado sólo por sus principios ideológicos, con la gente mas cercana”.

Hector Llaitul

Tuvo también palabras de análisis para el caso de Héctor Llaitul, que actualmente se mantiene en huelga, quien también ha protagonizado en varias ocasiones el ayuno voluntario. Destacó su fuerza, tanto mental como de principios. “Hector es una persona que siempre ha mostrado una fortaleza muy grande, además de la psicológica, una seguridad y fortaleza de principios ideológicos que sustentan su forma de ser y su comportamiento, una decisión de vida que lo guía. Sale un poco de la norma, no todas las personas están en condiciones de enfrentar mas de uno o dos episodios de este tipo”.

Panorama país

La académica concluyó sobre el actual estado emocional del país, cómo hoy en Chile llegamos a estas situaciones. Para ella, nos encontramos con una sociedad que está viviendo un proceso de intolerancia y de polarización, tanto de criterios como de posiciones extremas y esto hace difícil que lleguen a acuerdo. “No hay parece, mucha voluntad de ceder posiciones, sino más bien en una lucha de quiero ganarlo todo, o frente al otro tienes que perderlo todo, no hay otra opción, no están en esta postura ambos de querer mejorar.”

“Yo no veo al Estado cediendo al encontrarse en una posición tan rígida y, por lo mismo, los huelguistas (mapuche) pueden sentir que no deben ceder en algo” En relación a las demás demandas de los movimientos sociales, puntualizó que “por eso la gente siente que no tiene otra opción que salir a la calle, movilizarse o llegar hasta una medida extrema”.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *