Haití: A Un año del terremoto 12 de enero 2010.

Montreal, 12 de enero de 2011. Hace un año, Haití fue afectado por un violento seísmo que causo  más de 250.000 mil muertos, más de 300.000 heridos, 1 millón 500 mil de desplazados y daños materiales considerables. Las  consecuencias del  sismo  llevaron a Naciones Unidas a catalogarla  como la catástrofe  más grave registrada en el mundo durante los últimos cien años.

El mundo entero manifestó su solidaridad con el fin de responder a la crisis  humanitaria que vivía el pueblo de Haití. Un año después la situación del pueblo haitiano sigue siendo extremadamente difícil. Más de un millón de personas viven aún en las calles en carpas, expuestas  a toda  clase de riesgos vinculados al clima,  la insalubridad y  la inseguridad. A eso se añadió una epidemia de cólera que ya mató a más de 3.000 personas en las zonas rurales y barrios más pobres  de la capital.

La amplitud de las pérdidas causadas por el terremoto y  catástrofes como  la epidemia de cólera, son en parte el resultado de un pasado histórico caracterizado por una  colonización donde se exportaron las riquezas naturales  en  beneficio  de las grandes potencias de la época y  de la imposición de políticas anti-populares por parte  de  potencias extranjeras e instituciones financieras internacionales.

A nivel interno la sucesión de dictaduras militares y civiles contribuyó a debilitar al Estado,  que no tenía ninguna política social  ni un  modelo económico destinado al cambio de condiciones  de vida  de la población.

A partir del principio del Siglo XX, bajo la influencia de los Estados Unidos que ocupaban a Haití, el territorio se reorganizó en torno a la capital y se promovió el éxodo rural, sin que se hayan desarrollado actividades económicas urbanas. Los actuales  problemas habitacionales  son el reflejo de esta  política. El terremoto del 12 de enero de 2010 encontró a Haití con una gran concentración demográfica en torno a Port-au-Prince, que  se construyó para 250.000 habitantes, y  antes del sismo contaba con  más de 3 millones de habitantes sin que existiera  ningún programa de viviendas sociales.
La tragedia vivida  por  Haití en  este  primer año de reconstrucción  dejan en evidencia   las profundas desigualdades  del  desarrollo  global que  condena  a pueblos enteros a  vivir en la dependencia. Este panorama, nos obliga  a mirar las políticas de  cooperación internacional  y como estás contribuyen  con un desarrollo social  integral y sustentable.

A un año del terremoto, las promesas de ayuda para la reconstrucción llegan con mucha cautela y  se desembolsa solo el 42% de los fondos prometidos,  mientras que las necesidades de vivienda  y  salud de amplios sectores de la población no han sido cubiertas.

A raíz del terremoto en Haití, el 12 de enero de 2010,  AMARC decidió utilizar la experiencia acumulada por las radios comunitarias con el fin de apoyar  el restablecimiento de las radios en las regiones afectadas.  Con motivo de este  primer aniversario de la catástrofe, AMARC renueva su solidaridad con el pueblo haitiano  y su  movimiento de radios comunitarias  que  nos  impulsa  a reafirmar  la soberanía y la  autodeterminación  de los pueblos en su lucha  por construir  en medio de la adversidad  una sociedad más justa.

A través del servicio a sus miembros, el trabajo en redes y el desarrollo de proyectos, la Asociación Mundial de Radios Comunitarias, AMARC reúne una red de más de 4,000 radios comunitarias, Federaciones y aliados de radios comunitarias en más de 115 países. El principal impacto global de AMARC desde su fundación en 1983, ha sido de acompañar y apoyar el desarrollo de un sector mundial de radiodifusión comunitaria que ha democratizado el sector de medios de comunicación. AMARC aboga por el derecho a la comunicación a nivel local, nacional e internacional y defiende y promueve los intereses del movimiento de las radios comunitarias a través de la solidaridad, el trabajo en redes y la cooperación. Para mayores informaciones sobre AMARC visite: http://www.amarc.org/

Foto Marcello Casal Jr

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *