Gracias, Cero Tolerancia

Por Alejandro Kirk

Nobleza obliga: no queda más que agradecer a los señores Villegas, del Río, Eicholz y Paulsen por intentar pulverizar a la presidenta de la FECh, Camila Vallejos, en su programa del domingo 5 de junio. En ese tonito desdeñoso y paternalista con que se suele hablar en Chile a los niños, a los viejos y a las mujeres, los mosqueteros de la opinión pretendieron dar lecciones elementales a Vallejos, permitiendo así que ella demostrara por qué encabeza la principal organización estudiantil de Chile, y por qué miles de estudiantes la escuchan.



Y qué distinto el tratamiento a Vallejos, del que dispensaron estos cuatro señores hace dos semanas a la vocera oficial, Ena von Baer. A la Ministra, que demostró más allá de toda duda que no conoce ni las cifras, ni la historia, ni al pueblo que gobierna, a ella que cuando le preguntaron por algún error del Gobierno dijo “siempre se pueden hacer mejor las cosas”, a ella que mencionó varias veces la “ciencia política” sin acordarse de un solo autor; a ella, que era fácil de pulverizar, le perdonaron la vida una y otra vez. Se inclinaron ante el poder y el dinero, matices más, matices menos.

Nuestra Educación de Libre Mercado.Eicholz y Villegas se permitieron este domingo afirmar que el sistema educacional chileno es todo un éxito porque está lleno de estudiantes. Que la educación es un derecho siempre que se pague, porque es un producto igual que los alimentos y el transporte. Que el lucro, aunque ilegal, es legítimo. Y de nuevo recurrieron a la ignorancia o la mala leche -común en la derecha y el “centroizquierda”- de equiparar los salarios con el lucro: según ellos lucran los empleados, obreros y profesores de las universidades, así como lucran los temporeros del campo, los obreros de las fábricas o los choferes del transporte.

El lucro es la “ganancia o provecho que se saca de algo”, dice el diccionario de la RAE. En economía, son las utilidades de quien produce algún bien que se vende en el mercado, y que provienen de la diferencia entre los costos y el precio final del producto. Esta diferencia no es otra que la que existe entre el rendimiento del trabajador (productividad), y su salario. El concepto se llama plusvalía, lo definió Karl Marx, y muerto -por ahora- el fantasma del comunismo, es comúnmente aceptado en el mundo entero. Por tanto, un trabajador no lucra, un trabajador vende su fuerza de trabajo a cambio de un salario. Quien lucra es el que compra esa fuerza de trabajo y la hace producir.

La Presidenta de la FECh, Camila Vallejos.Lo que dijo Camila Vallejos es simple y diáfano: las utilidades de los establecimientos no deben ir a engrosar fortunas, sino a mejorar el sistema educacional. Utilidades que, como lo prueba un reciente estudio del CENDA, provienen principalmente de los fondos con que el Estado subsidia el sistema de créditos, porque la educación no produce hoy otra mercancía que fuerza de trabajo asalariada. Y el estudio del CENDA prueba además que en Chile prácticamente no existen universidades privadas, sino centros de docencia, con cero investigación y muy pocos profesores a jornada completa; que salvo cinco universidades, las demás no publican “papers” en revistas científicas y académicas. Y todo eso lo sabe Camila Vallejos, porque ese estudio fue encargado al CENDA por la propia FECh, que así sale a la calle y negocia con pleno conocimiento de causa.

Nadie, ni siquiera Vallejos, defendió abiertamente la idea de una educación pública y gratuita para todos. Tal es la magnitud de la victoria ideológica del neoliberalismo en Chile. Villegas intentó una y otra vez descalificar a Vallejos con la palabra “ideología”, como si sus argumentos (los de él) fueran cosas, objetos materiales. Y más aun, agregaba con un tono escandalizado que se trataba de “ideología de los años 60”, o sea, la época en que la educación chilena mostró los mayores avances de su historia, producto precisamente de la rebelión estudiantil y del magisterio.

Fue a fines de los años 60 que se hizo la gran reforma universitaria, que rompió el molde medieval de las universidades chilenas. Pero el sistema actual ya no es siquiera medieval -a fin de cuentas, las universidades medievales tenían una suprema y elitista dignidad- sino un mercado persa donde se venden a precio de oro conocimientos prácticos para tratar de sobrevivir.

Nadie, ni siquiera Vallejos, se acordó de Finlandia, el país que encabeza todos los parámetros educativos del planeta, con un sistema de educación inclusiva, igualitaria, pública y gratuita. Un sistema donde no hay exámenes en los primeros 12 años, ni a profesores ni a estudiantes. Un sistema en que los profesores gozan de estabilidad laboral y prestigio social (cuesta más estudiar Pedagogía que Medicina o derecho). Un sistema en que el primer examen para los postulantes a profesores es leer y explicar un libro. Y el segundo y el tercero también.

Si Vallejos hubiese mencionado esto, seguro la hubieran descalificado con eso de que “son realidades distintas, no se pueden copiar modelos” ¿No? ¿Y qué se hizo en Chile? Se impuso un modelo a sangre y fuego, un modelo inventado en Chicago, extremista y cruel. Si se puede copiar ese tipo de modelo y destruir todo el tejido social de un  país, junto al saqueo de sus riquezas, debe ser más fácil imitar uno constructivo, que cohesiona a la sociedad y protege el ambiente. Para hacerlo, en primer lugar, no hay que matar a nadie. Y segundo, no es una utopía, porque existe y funciona en un país que hace 50 años tenía el mismo PIB per cápita que Chile. Finlandia ocupa hoy el primer lugar mundial en competitividad; no vende, ni menos regala, como Chile, recursos naturales, sino tecnología. Y no es socialista.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *