FF.EE de carabineros propinan feroz golpiza a soldador de Coyhaique

Adolfo Soldan Coñuecar permanece hospitalizado, en estado grave, en el Hospital de Coyhaique luego de sufrir una feroz golpiza por parte de efectivos de Carabineros de Chile, asignados a FF.EE. Según su testimonio, volvía de su trabajo cuando fue sorprendido por un piquete de efectivos policiales que perseguían a manifestantes durante la jornada de protesta que por segundo día se vivió en Coyhaique el dia 22 de marzo.

Me agarraron entre cuatro y sin provocación alguna comenzaron pegarme tirándome al suelo donde la golpiza continuó, relata entre lagrimas de impotencia este patagón que aún no puede comprender lo que le está pasando. Luego de esto, continúa su relato me arrastraron, en medio de insultos, hasta la micro donde tenían a otros detenidos, donde un efectivo luego de insultarlo le propinó una patada tipo karateca que le fracturó el hombro izquierdo, caído en el piso del vehículo policial continuaron los golpes, garabatos, burlas. Luego de aquello acostado en el piso debió sufrir, junto a otros detenidos, la continuación de las vejaciones que incluyeron puntapies y caminatas sobre las espaldas y cuerpos de los detenidos.

Pero la pesadilla que debió sufrir Adolfo y el resto de los detenidos no terminó ahí, llevado a constatar lesiónes al hospital local el medico de turno, a pesar del estado calamitoso en que fue presentado, no se atrevió a ordenar su internación, permitiendo que fuera retirado del centro de salud.

Ya en la comisaría, según su testimonio, se le pretendió inculpar en los desmanes, saqueos y otros delitos cometidos por antisociales durante las manifestaciones, para ello introdujeron en su mochila media docena de “miguelitos” y una “capucha”. Con esto te vamos a “cagar” le decián intentando que firmara el documento que consignaba esos elementos como suyos, cosa que , a pesar de su estado se negó.

Dada su gravedad debió ser internado en horas posteriores. Luego de la visita del fiscal de turno quedó en libertad, sin cargo alguno, ordenándose el retiro del carabinero que lo vigilaba.

Adolfo Soldan refleja en su gesto la impotencia ante tanta maldad, pregunta en voz alta y al vacío quien responderá por este daño que le han hecho, según los medicos deberá permanecer por dos meses postrados y se desespera al pensar en cómo resolvera la sobrevivencia de su familia, que incluye a su esposa y tres hijos, de la que es el único proveedor. Mientras su mujer lo observa con incredulidad y pena, Adolfo mascuya su rabia diciendo “cobardes, cobardes”.

Según el parte médico Adolfo Soldan Coñuecar, obrero soldador presenta una fractura de clavícula izquierda, que en la hoja de evolución clínica se califica como “grave” y lesiones en el cuero cabelludo de mediana gravedad, agregando que las lesiones fueron causadas por “terceros”.

Desde Coyhaique
EDGAR GUÍÑEZ

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *