Este sábado se conocerá sentencia en demanda por desafuero de 3 dirigentes de Huachipato

Este sábado 18 se dará a conocer la sentencia del Juzgado del Trabajo de Concepción en la demanda presentada por Huachipato en contra de tres dirigentes del Sindicato 1 de Trabajadores, pidiendo su desafuero para proceder a su despido.

La demanda en contra de Mónica Aguilera, presidenta del Sindicato, Rodrigo Araneda y Eliecer Pérez fue interpuesta el 14 de febrero por la administración de Huachipato, con el objetivo de poner término a su contrato individual de trabajo, invocando las causales del N° 5 y N° 7 del artículo 160 del Código del Trabajo, esto es “actos, omisiones o imprudencias temerarias que afecten a la seguridad o a la actividad de los trabajadores o a la salud de éstos” e “incumplimiento grave de las obligaciones que impone el contrato”.

Esto a raíz de la acción de protesta que realizaron estos dirigentes el 20 de enero, escalando la chimenea de la batería de la planta e instalándose allí por varios días.

El 20 de mayo, se realizó la audiencia preparatoria, pero como no hubo conciliación entre las partes, se pasó a la etapa de juicio, que se realizó el 1 de octubre pasado.

En dicha oportunidad, las partes presentaron sus pruebas documentales y testimoniales. Sólo la empresa recurrió a testigos que concurrieron a la audiencia, mientras que los demandados pusieron a la vista del tribunal dos causas, una corresponde al fallo del recurso de protección que había presentado la empresa y que fue rechazado por la Corte y la otra a una demanda por práctica antisindical que se tramita en el mismo tribunal.

Asimismo, los abogados de las partes expusieron sus argumentos para sustentar la demanda y para rechazarla.

Es así como el abogado de los dirigentes sindicales, Eduardo Vergara puso énfasis en que los demandados actuaron en su calidad de dirigentes sindicales y no como trabajadores cuando se subieron a una chimenea de la usina el pasado 20 de enero, como una acción de protesta por la actuación de la administración. “Ellos no estaban en su labor como trabajadores dentro de la empresa, sino en su labor sindical”, recalcó el abogado. Si hubiesen actuado como trabajadores, agregó, se les podría haber aplicado la normativa interna de seguridad de la empresa, lo cual no era el caso, aseveró.

Dijo también que para haber llegado a ese extremo, existieron razones concretas. “Fue una acción sindical, no una acción laboral”, reiteró y agregó que no hubo conducta temeraria por parte de los sindicalistas ni tampoco se pudo acreditar qué perjuicios produjo a la empresa o al desempeño de los demás trabajadores, la acción realizada por los dirigentes. Por tanto, enfatizó, no se dan los presupuestos legales para el desafuero y posterior despido de ellos.

A su vez, el abogado de la empresa, Enzo Quierolo, reiteró que se estuvo ante una imprudencia temeraria por parte de los dirigentes y por ello, se solicita su desafuero para proceder a su despido. Recalcó que por dicha acción, si los demandados no fueran dirigentes sindicales, se les habría despedido de inmediato. Acotó que la acción sindical también debe realizarse en un marco de legalidad. “Tenemos una normativa interna que debe ser respetada porque se trata de una industria altamente peligrosa”. Reconoció que si bien manifestarse no es un acto ilegítimo ni arbitrario, en esta situación “estamos hablando de actos imprudentes y temerarios que dan lugar a la aplicación del artículo 160 N° 5 del Código del Trabajo”.

Luego de casi dos horas de juicio, la titular del Juzgado del Trabajo, Carolina Llanos fijó para este sábado la lectura de la sentencia.

Por TBB

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *