Entidades católicas y protestantes piden respeto por la democracia en Brasil

2016_03_entidades_catolicas_democracia1_reproducaoAnte el actual escenario de intensas manifestaciones y de polarización política en Brasil, instituciones religiosas divulgan manifiestos pidiendo paz, diálogo y discernimiento para garantizar el proceso democrático del país. La Iglesia Pueblo de Dios en Movimiento (IPDM) resalta la importancia de la defensa de la democracia y convoca al pueblo a “repudiar cualquier acto de intolerancia y odio que están esparciéndose sobre nuestras ciudades, contra personas de movimientos sociales y de izquierda, por fomentar la convulsión social y la barbarie”.

En manifiesto público, la IPDM pide que la población permanezca atenta a las verdaderas vías de información y justicia y condena la filtración selectiva de informaciones en los procesos de investigación que involucra a sospechosos y acusados de varias vertientes políticas, en la Operación Lava Jato. Critica el intento de fomentar el sensacionalismo apuntando a promover a “uno u otro héroe de la nación”.

 

En ese sentido, hace un alerta sobre los movimientos que están a favor del juicio político de la presidenta Dilma Rousseff (Partido de los Trabajadores –PT), ya que estarían siendo patrocinados por “políticos de conocida conducta de persecución a los derechos humanos”.

“Indicamos el fortalecimiento, en las calles, de los frentes nacionales de movilización del pueblo, conocidos como Frente Pueblo Sin Miedo y el Frente Brasil Popular, así como la 25ª Caravana de los Movimientos Sociales de la Zona Este para Brasilia. Es por ahí que lucharemos por la igualdad de mujeres, negros, indígenas y pobres, por la efectivización de la educación, salud, empleo e inversiones, en avances socioeconómicos que respeten la tierra, a las brasileras y brasileros”, defiende el IPDM.

Después de la reunión de su Consejo Permanente, en los últimos días 8 a 10 de marzo, la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) se manifiesta preocupado por el ‘grave momento’ político por el que pasa el país. En nota, la entidad afirma que “vivimos una profunda crisis política, económica e institucional que tiene como telón de fondo la ausencia de referenciales éticos y morales, pilares para la vida y organización de toda la sociedad”. De acuerdo con la CNBB, “el momento actual no es para endurecer los ánimos. La situación exige el ejercicio del diálogo hasta lo máximo posible. Las manifestaciones populares son un derecho democrático que debe ser asegurado a todos por el Estado. Deben ser pacíficas, con el respeto a las personas e instituciones. Es fundamental garantizar el Estado democrático de derecho”.

Resaltando la importancia del diálogo, la Iglesia Evangélica de Confesión Luterana en Brasil (IECLB) declara, también por nota, que el diálogo es “uno de los componentes imprescindibles para que la democracia crezca y florezca” y recuerda que la democracia fue conquistada “a duras penas”, en Brasil. “Diálogo es la interacción entre personas a través de la palabra. Sin embargo, siguiendo las noticias de nuestro país, hoy queda la nítida impresión de que estamos desaprendiendo el ejercicio del diálogo. Hay un clima de creciente tensión. En lugar de la palabra, se expresan gritos, empujones. Crece la confrontación a cualquier costo. ¿Estaremos olvidando lo que conquistamos a duras penas? ¿Nos cansamos de la bendita oportunidad de vivir la democracia que se construye con el diálogo?”, cuestiona.

Para la Iglesia Episcopal Anglicana, las investigaciones de corrupción deben ser enfrentadas con la ley y solamente dentro de ella, sin interferencia de segmentos empresariales, y la exacerbación de los ánimos no debe sobrepasar los límites de las libertades constitucionales, ni debe haber retroceso. “Intereses corporativos de órganos de los grandes medios de comunicación no pueden y no deben ser ideológicamente selectivos, ni condenar a priori a nadie por causa de su perfil ideológico. El intento de descalificar a personas, como al ex-presidente Luiz Inácio Lula da Silva, sin pruebas concretas, así como a otras personas con perfil político más a la izquierda, es una nítida estrategia corporativa, que no ayuda en el proceso de esclarecimiento de la verdad. Sólo acentúa el carácter político y agrava la tensión en medio de la sociedad”, se declara desde la institución.

 

Finalmente, hace un llamamiento para que “se respete el estado democrático de derecho y se evite cualquier maniobra de deconstrucción del resultado de las urnas; y se respete la libre manifestación del pensamiento dentro de patrones que no contemplen el odio y la violencia contra personas y grupos”.

Ante lo que denomina ‘polarización estimulada por medios de comunicación partidirizados y tendenciosos’, el Consejo Nacional de Iglesias Cristianas de Brasil (Conic) exhorta al pueblo brasilero a expresar, pacíficamente, su opinión y posición sobre el momento, y evitar el incentivo y la práctica de cualquier tipo de violencia e ilegalidad. “Precisamos, antes que nada, preservar nuestra joven democracia, el Estado de derecho y las conquistas sociales que la sociedad brasilera alcanzó los últimos años”, defendió.

Tatiana Félix
Adital

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *