ENCUENTRO 2 DE MAYO EN CONCEPCIÓN RED-CONSTRUYAMOS INICIATIVA REGIONAL, VECINAL Y POPULAR

Convocan FEC y otras organizaciones sociales y culturales, profesionales y artistas

LLAMADO AL ENCUENTRO

Nos hemos reunido personas de distintas actividades, ámbitos y áreas de conocimiento, dirigentes sociales y de organizaciones solidarias, y hemos concluido en la necesidad de enfrentar la catástrofe del 27 de febrero unidos, para construir de una manera nueva, justa y digna nuestras vidas.

Deseamos un encuentro que nos permita sentirnos más unidos y unidas, un encuentro para establecer lazos de amistad, para compartir nuestros problemas y sus soluciones. Queremos un encuentro de autogestión del que nazcan, con la suma de nuestros conocimientos y capacidades, soluciones concretas y demandas necesarias.

Sentimos que debe superarse la ayuda asistencialista, la que no basta para dar respuesta a los problemas que nos han dejado los sucesos desde el 27 de febrero. El asistencialismo dejará las cosas como estaban y estaremos otra vez indefensos ante los hechos naturales, ante los males de una sociedad desorganizada y desmoralizada, o bajo el apetito voraz de unos pocos. Las soluciones que necesitamos darnos tienen que mirar al futuro y plantear nuestras aspiraciones en conjunto. El principal y verdadero problema ha sido la ausencia de una sociedad organizada, capaz de protegerse y construir en comunidad.

Pensamos que vamos hacia un cambio de mentalidad. Hasta ahora ha imperado una forma ajena a nuestras vidas reales. Las prioridades de una vida individualista y consumista están lejos de nuestra felicidad, porque la felicidad se construye con nuestras propias manos, con nuestros sentimientos verdaderos y las profundas esperanzas. En la medida que nos encontramos, hacemos comunidad y autocuidado.

También sabemos del centralismo, del olvido de las regiones y provincias, lo que hace aún más necesario lo que hagan las comunidades, en este caso, las zonas directamente perjudicadas. Eso significa recuperar el tejido social, la organización vecinal y laboral, la agrupación de nuestros científicos y nuestras científicas, de profesionales y artistas locales, de nuestros trabajadores y nuestras trabajadoras, para fortalecer esta red humana. Los habitantes de las regiones podemos tomar decisiones y debemos exigir la consideración debida del país a través del Estado.

Esperamos la respuesta de un Estado que sea presente, que escuche a su gente, que cuide los intereses de su pueblo ante todas las cosas. El Estado es responsable del bienestar del país como un todo. Pero los negocios y el lucro gobiernan más que la gente, en un país repleto de valiosos recursos, con ricas tierras y abundante mar, con posibilidades para todos y todas. Debe ser el Estado el que intervenga con decisiones más justas. Eso  exigimos soberanamente como gente trabajadora que construye con sus manos este país: más Estado para los problemas sociales y menos para los negocios de unos pocos.

Queremos la construcción de condiciones de seguridad para todos y todas, para nuestras familias, para nuestros barrios. Queremos la estabilidad y la posibilidad cierta de mejorar, es decir, queremos -digámoslo así- un hogar para todos y todas, que es posible.

Vemos la necesidad de unirnos, de reconocernos, porque a pesar de ser diferentes, tenemos mucho en común y, todavía más, podemos ser uno en hermandad solidaria, para conseguir esa casa grande de todos y de todas. La catástrofe nos ha enseñado de esta necesidad y nos mueve a organizarnos para esta construcción.

Muchos y muchas han perdido demasiado, muchos y muchas -si no hacemos nada- perderán aún más. Sin embargo, podemos levantarnos. No nos sirve para ello la soledad individualista ni el egoísmo que nos enseña el modo de vida imperante, porque este país es suficientemente rico para crear, crecer y compartir.

Vemos, como ustedes, que nos falta encontrarnos y sentirnos juntos. Estos momentos de crisis nos abren los ojos y deben abrir ahora los corazones de todo un pueblo.

Entre las manos que intentan hacer de la vida un hogar para todos y todas, entre las manos llenas de solidaridad y hermandad, es que nos animamos a ser una de estas invitaciones a compartir y unir, con nuestras experiencias vividas, con nuestra necesidad y nuestro saber, con nuestro compromiso.

Les invitamos, amigos y amigas de las distintas comunidades, a este encuentro regional, vecinal y popular, para red-construirnos, para caminar a la gran vecindad y planificar la nueva casa.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *