El poder del periodismo de estado

Medio a Medio/R.Fletcher

Esta mañana nos hemos levantado con este titular: “Siete detenidos en Barcelona contra el terrorismo”, entre ellos una chilena. Realmente espectacular. Porque si hablamos de terrorismo, hasta hoy no habíamos escuchado, ni leído, de la existencias de bombas. De atracos a bancos para financiarse. Tampoco hemos sabido de explosiones dentro de los centros comerciales, de secuestros o torturados. En ningún lugar aparecen estos datos. No existen porque hasta el día de hoy, en Cataluña, no hay terrorismo. Y “el terrorismo islamico”, menos aún.

Pero todo esto estuvo mezclado con una detención masiva, también en Barcelona, en la Kasa de la Montaña, un centro social ocupado de la ciudad donde se detuvo a once jóvenes. Este es uno de los lugares donde la Audiencia Nacional española, bajo las órdenes del juez Javier Gómez Bermúdez, ha enviado a  la policía, para desbaratar el “terrorismo anarquista” en Barcelona, aquí tampoco hay pruebas visibles de la actividad citada. Desde su cuenta de Twitter, los jóvenes,  iban anunciando que pasaba: “Están revolviendo todo y llevándose todo tipo de material informático, libretas y material escrito, sin ton ni son”. “ La secretaría judicial de la Audiencia Nacional pide más agentes y apoyo porque si no, ‘Podemos estar todo el día’. Policías de civil, la escuadra de los mossos (policía catalana), encapuchados,  registran y graban todo con cámaras”.

Paralelamente, en la capital chilena, los grandes  medios de comunicación transmitían en directo esta mañana, un operativo del GOPE, dirigido a resolver una “sospecha de bomba terrorista” en el metro Escuela Militar. Un bulto adosado a un tubo con una bandera extranjera, supuestamente “israelí”. Con mucha espectacularidad, con perímetro de seguridad, despeje de vías y evacuación de personas, todo muy de acuerdo con los estándares internacionales.  Informaciones tan inciertas, tan poco diáfanas y producidas en ciudades tan lejanas, pero tan similares en su contenido, atrajeron mi atención.

Que la Audiencia Nacional del Estado Español crea que en Cataluña exista el “terrorismo anarquista e islámico” es algo que hay que destacar; y que el Ministerio del Interior chileno, nos recuerde con cierta periodicidad que el “terrorismo” está presente en nuestro país,  cuando las bombas no están en ninguna parte y los atracos a los bancos son actividades delictuales sin motivación política, son indicadores que no dejan a nadie impertérrito.

Esta mañana, sin embargo, hemos visto otra cosa, y más preocupante. Hemos visto como muchos medios de comunicación han utilizado la expresión “terrorismo anarquista” y “terrorismo islamista” sin comillas, dando por hecho, la versión de la Audiencia española, de que el terrorismo existe en Cataluña, y en nuestro país, hoy ha habido una operación “antiterrorista” detonando una falsa  bomba en un lugar público afectado por un artefacto similar hace unos meses.

Realmente espectacular, cuando coincidentemente al filo del mediodía,el ministro del interior de Rodrigo Peñailillo, en conferencia de prensa, daba fin a una visita de trabajo de su par español Jorge Fernández Díaz, ambos se felicitaron por el progreso del convenio de colaboración para fortalecer la lucha antiterrorista entre los dos países,  firmado en septiembre pasado en la capital española.

En fin, si algunos esta mañana han visto terrorismo anarquista e islamista, otros hemos visto periodismo de estado.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *