El FBI dictó cursos para “enseñarle a interrogar” a Fiscales de la Araucanía

fiscal-Alberto-Chifelle-300x200El Fiscal Jefe de Temuco y del caso Luchsinger-Mackay, Alberto Chieffelle, reconoció que participó en cursos en Centroamérica donde aprendió “diversas técnicas” de “entrevista o interrogatorio”. La información es entregada un mes después de que el único testigo del caso -que mantiene en prisión preventiva a 11 personas- denunciara presiones de la Fiscalía y la Policía de Investigaciones para dar falso testimonio. Otros conocidos fiscales que han criminalizado a mapuches, como Luis Arroyo, también participaron en cursos dictados por el FBI y la DEA de Estados Unidos.

Según consigna en su edición de hoy el Diario Austral, fiscales chilenos han recibido preparación en “antiterrorismo” por parte de Estados Unidos. La filial de El Mercurio afirma que el jefe de la Fiscalía de Alta Complejidad, Luis Arroyo, participó recientemente de un taller en Colombia donde recibió “una intensa preparación en el extranjero en técnicas antiterroristas”. Entre otros casos emblemáticos, Arroyo investiga el supuesto vínculo de organizaciones mapuches con las FARC, proceso que ha sido ampliamente difundido en medios sin que se haya aportado ninguna prueba concreta.

Chiffelle, por su parte, participó durante junio y julio del 2010 en un curso dictado por el FBI y la DEA en El Salvador. Luego durante septiembre de 2014 estuvo en California en un taller sobre “destrezas en litigación oral y técnicas avanzadas del contraexamen”. Según palabras del Fiscal el espacio estaba “orientado a buscar la forma de interrogar y contrainterrogar adecuadamente a testigos, peritos e imputados. Fue un curso bastante útil porque enseña diversas técnicas y distingue claramente de una entrevista o interrogatorio”, según consigna El Austral.

Según la publicación, Chiffelle y Arroyo fueron “quienes tuvieron cara a cara el 23 de octubre pasado a Manuel José Peralino, instante en que el hoy imputado entregó detalles de lo ocurrido el 3 de enero de 2013 al interior de la Granja Lumahue”. Peralino es el llamado “testigo clave” (por no decir “único”) del caso, por cuyo testimonio fueron detenidos una Machi junto con 10 peñi. Sin embargo durante la audiencia de formalización Peralino acusó que ese día había sido presionado por los fiscales y agentes de la Policía de Investigaciones para dar falso testimonio. Primero lo amenazaron con que su polola o algún familiar serían detenidos si no contaba quienes participaron del atentado.

“Ahí encendieron una computadora y empezó a mostrarme imágenes de aquí de los cabros presentes me empezaron a mostrar imágenes de los cabros y me dijo ¿conocís a este?, ¿conocís a este otro?, ya po weón di que sí, me decía el [detective] Vilches, si tú los conocís, si son estos por último yo te ayudo. Yo le dije sí weón, lo conozco, por miedo (…) Después entró el fiscal Chiffelle presente y me dijo Peralino firma aquí, no vi bien porque yo estaba tiritando nervioso de miedo”, señaló. El vínculo entre un caso y otro es tan evidente que el mismo Austral lo consigna; “Aunque Chiffelle no lo quiso decir abiertamente, esa experiencia fue aplicada por ejemplo en la investigación del caso Luchsinger-Mackay”. Otra vez la interferencia norteamericana, ahora enseñandole a “distinguir entre entrevistar e interrogar” a los fiscales.

Fuente: Mapuexpress

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *