El conservadurismo al ataque

Por Luis Nitrihual

El domingo 8 de junio, nada menos que en portada, apareció en el diario El Mercurio una noticia que reza: “La Araucanía evalúa gestión de Huenchumilla y fija responsabilidad en el conflicto mapuche”. La noticia es interesante, tanto por su contenido como por una cierta estrategia que viene siendo aplicada desde que el Intendente se atrevió a pedir disculpas tanto a los mapuche como a los colonos.

Hay un primer error que es necesario clarificar de inmediato en la nota, cuestión que se ha advertido en trabajos académicos especializados. No se trata del “conflicto mapuche” sino, en todo caso, del “conflicto Estado nación- pueblo mapuche” Esta aclaración conceptual es vital para la real comprensión del problema.

Ahora bien, los datos entregados por la encuesta encargada por el mismo Mercurio (me hizo recordar un chiste de Bombo Fica donde un alcalde encarga una encuesta para saber cuál es la plaza más bonita de Chile y, lógicamente, tiene una base “científica” para decir que su plaza es la más bonita de Chile) no son nuevos y más bien refuerzan un cierto imaginario (en pleno sentido teórico) que desde los estudios sociales venimos planteando y que dice relación con cierta imagen del “orden” que en Chile prima como estructura de gobernabilidad. En este sentido, no sorprende que un 62, 9% de los encuestados rechace que no se aplique la Ley Antiterrorista ante hechos de violencia.

Tampoco nos sorprendente que la mejor nota -como si de colegio se tratara- se la lleve la policía con un 5,3. Todo se ubica dentro de un régimen que indica que la gente sacrificaría sus libertades en favor de mayor bienestar económico y tranquilidad. Para otra columna quedará un análisis mas riguroso de este fenómeno, pero tiene que ver con el miedo como factor aglutinante del discurso político.

Ahora bien, un punto que me parece interesante para discutir es la preocupación que viene teniendo la intelectualidad conservadora acerca de la gestión del Intendente Huenchumilla. En un país tan centralizado como el nuestro, con una agenda mediática asentada en Santiago y, cuando no, en las tragedias de las regiones, llama la atención que El Mercurio titule con la evaluación de una gestión que tiene pocos meses.

Muy brevemente, la hipótesis que manejo sobre este proceso es que nos encontramos ante la organización de la intelectualidad de derecha que busca combatir, como siempre a través de los medios de comunicación, una cierta izquierdización, o lo que ellos conciben como tal, en el accionar del nuevo gobierno. Para ello, la estrategia más básica es destruir a los líderes de opinión. Me parece que esto está pasando con Huenchumilla y también, aunque de otra forma y otros contextos, con el ex sacerdote Luis García-Huidobro.

* Periodista, académico UFRO.

Fuente:  Azkintuwe

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *