El brujuleo táctico de una izquierda añeja y descompuesta

El Irreverente / Por Pablo Villagra P.

 Las eleccions sacan lo peor de los políticos, especialmente de los candidatos. No sólo ofrecen lo que no pueden o no quieren cumplir, si no también, venden sin descaro su conciencia al mejor postor. El claro ejemplo de esto es el oportunismo de los partidos de la Concertación y del propio Comunista con la imagen de Michelle Bachelet. Sin ningún empacho, en la comuna de Estación Central, los carteles de casi todos los candidatos a concejal se hacen acompañar del rostro bonachón de la ex mandataria. Incluso la carta única de los partidos del arco iris y Comunista, el ex dirigente de la Usach, Camilo Ballestero, aparece con su mejor estampa junto a Bachelet. Aunque para ser sincero, todas son imágenes falsas, es decir fotochopeadas, pero da lo mismo, la fanaticada ignora esa siutiquería tecnológica.

No importa que la coalición todavía no defina en primarias su carta presidencial, tampoco importa las aspiraciones democratacristianas de imponer un presidenciable. Nada de eso es impedimento para aprovechar la posición de Michelle en las encuestas y colgarse de su fama y sacar provecho.

La postal lastimera de codazos para ganar la simpatía esquiva de Bachelet, contrasta con la propaganda oficial de la Derecha, quien no escatima en recursos para promocionar sus candidatos y asegurar la reelección del actual alcalde, Rodrigo Delgado.

Estación Central, debe ser, al igual que Recoleta, Santiago, Providencia y La Florida, una de las comunas emblemáticas donde el momiaje ha puesto no sólo cifras millonarias, sino también todo su aparataje partidario y el estatal para mantener la administración facha.

En la Florida, el actual alcalde UDI Rodolfo Carter, sin asco utiliza los vehículos municipales en su campaña. En Santiago, Zalaquet gasta miles de millones en publicidad callejera. Haciendo gala de su abultada billetera, engordada por una cofradía empresarial incógnita, incluso se da el lujo de crear señaléticas móviles para colocar sus gigantografías en los principales bandejones de la comuna.

Por su parte, Delgado, actual alcalde de Estación Central y que hoy va a la reelección, también ha gastado un dineral en propaganda. Pero mayor ha sido la avalancha de recursos que  han aparecido, como por arte de magia electorera, en los últimos tres meses. Remodelación de plazas, juegos infantiles, multicanchas deportivas, implementación de gimnasios al aire libre y una serie de regalías que aparecen justo un par de meses antes de las elecciones municipales.

Pero para ser francos, la compra de votos o el intento de arriendo de la conciencia ciudadana no es patrimonio de la Derecha, la Concertación no se queda atrás, aunque ahora con menos plata que cuando eran gobierno.

Pero la mala política también ha tocado la puerta, incluso, de algunas coaliciones a la izquierda del arco iris, quienes dirigen comités de allegados, chantajeando a modestos pobladores para que realicen campañas a favor de sus candidatos y así acumular puntos para tener más posibilidades de acceder a la casa propia.

La cosa electoral saca a relucir lo peor de los candidatos, y tal como en tiempos de nuestros abuelos, donde se regalaban zapatos a la hora de votar, los intermediarios de los partidos mañosamente ofrecen camisetas de fútbol a los peloteros del sector, juegos de bingo a los clubes de ancianos, y un sin fin de chucherías para asegurar el voto esquivo de la población. Como ofertón lastimero, los comandos momios en Estación Central regalan míseras bolsitas de alimentos para perros y gatos, en la otra vereda, Camilo Ballesteros hace lo mismo con bolsas para la feria. Esta postal de circo pobre para ganar el afecto popular se repite, con más o menos monedas, en varias comunas de la capital.

Como corolario de una muerte anunciada, Ballesteros realiza un puerta a puerta en plena Villa Francia acompañado de Eduardo Frei Ruiz- Tagle, ex presidente que carga en sus hombros con la privatización de medio Chile, con la entrega de nuestros recursos naturales a las transnacionales depredadoras, con la corrupción y la violencia policial, con el cierre de la mina de carbón de Lota. El mismo que gestionó la aprobación definitiva de la construcción de la planta de celulosa Arauco en Valdivia y de la represa de Ralco, en el Alto Bío-Bío. El mismo presidente que firmó el tratado minero con Argentina y que dio paso a la instalación futura de Pascua Lama. El mismo mandatario que defendió al dictador Pinochet cuando fue detenido en Londres, más toda una larga lista de fechorías que revuelven el estómago de tanto acordarse.

El mismo Ballestero que hoy vocifera por la educación gratuita, pero que su juventud partidaria desechó años atrás, quebrando el movimiento estudiantil con su cobarde postura por un Arancel Diferenciado, y de paso, hipotecando por largos años la demanda de gratuidad plena.

 

Para quienes creen que este brujuleo táctico acumula y es apuesta de futuro, sólo les recuerdo – para que el olvido no les nuble la conciencia – la lista de los muertos en el gobierno lacayo de Frei, el nuevo amigo de correrías de esta izquierda añeja y descompuesta.

 

Francisco Díaz Trujillo, Joven militante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, asesinado el 22 diciembre de1997, tras un operativo de carabineros en su hogar. Díaz Trujillo fue uno de los fugados de la Penitenciaría en octubre de 1992.

Fernando Soto Durán. Militante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez FPMR. Asesinado en marzo de 1998 por efectivos de la DIPOLCAR tras controlar el automóvil en que viajaba por calle San Diego con Tarapacá en la comuna de Santiago.

Cristian Varela Ávalos, 47 años. Dirigente comunista que muere por un accidente vascular en medio de una manifestación en la Estación Mapocho, el 11 septiembre 1998. La causa, el uso indiscriminado de gas lacrimógeno.

Claudia López Benaiges, joven anarquista y estudiante de Danza de 26 años, asesinada por la espalda por fuerzas policiales el 11 septiembre 1998 en la población La Pincoya.

Daniel Menco Prieto, 23 años. Estudiante de la Universidad de Tarapacá, asesinado por carabineros el 20 mayo 1999 en la ciudad Arica en el contexto de una movilización estudiantil.

Boris Gatica Vidal, 22 años. Asesinado el 11 septiembre 1999

Jaime Pinchilef Iturra. 22 años. Sufrió un ataque cardiaco provocado por la acción del gas lacrimógeno utilizado por carabineros para disolver la protesta del 11 septiembre 1999 en la comuna de san Bernardo.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *