El 20 de Marzo y la nueva generación de la revolución marroquí

Por Mostafá Raoud – periodista marroquí / raoud92@hotmail.es

El movimiento marroquí 20 de febrero logró a mover miles de jovenes y ciudadanos en Marruecos para manifestarse tantas veces a lo largo del país frente a los centros gubernamentales y sedes de las embajadas y consulados para exigir cambios constitucionales importantes que permiten que el sistema político marroquí será basado sobre un sistema democrático en que el rey reina y no goberna igual a todas las monarquías parlamentarias en el mundo Occidental

Hasta ahora los revolucionarios de la nueva generación júvenil armados con nueva conciencia política que empezaron a planear su estrategia de la lucha civil democrática y pacífica desde las redes sociales del Internet como facebook y twitter seguiendo los pasos de movimientos democráticos en Tunés y Egipto, no están, de ninguna forma, convencídos del contenido del último discurso del rey que mencionó a las reformas constitucionales, ní tampoco están convencídos de la designación del rey al comité consultivo encargado para modificar la actual constitución en tres meses

Para ellos, igual a algunos partidos izquierdístas no participados en el gobierno como socialista únido, la vanguardia socialista democrática, ¨Ännahj¨ y la asociación marroquí de los derechos humanos, las reformas constitucionales deben ser hechas según un único  mecanísmo democrático en que un consejo constituyente elegido se encarga de la formulación de una nueva constitución democrática en lugar de que el rey sigue la mísma práctica de su padre Hassan II modificando la constitución sin tocar los artículos que le dan grandes poderes y facultades y especialmente dos poderes importantes : poder político y poder religioso, mientras el gobierno y  el parlamento se quedan como una vitrina para el consumo político y el 90 por ciento de la labor gubernamental se trata de la aplicación de las instrucciones del palacio real

Esta realidad constitucional que está frentando los jovenes revolucionarios, era el obstaculo duro que no permitió al gobierno de la transición democrática del Socialista Abderrahmán el Youssoufi a funcionar de manera transparente y productiva a favor de las grandes reformas económicas y sociales y políticas, y  dejó solo un maestro presente diariamente en el escenario político que es el rey quien aparece en las noticias de la mañana hasta las tardes haciendo todo, celebrando actividades en diferentes regiones y abriendo talleres según el rítmo de las rituales de ¨Makhzen¨ que pertenecen a la edad media y en que aparece como eje de toda la labor del Estado monarca

Esta imagén clavada en la memoria del pueblo marroquí desde los tiempos del plomo, los revoluciones de la nueva generación quieren acabar con ella porque representa una era estinguida e inmemorial donde la práctica de la opresión y la tiranía contra los opositores izquierdístas y democratas era estilo político del Estado monarca teocratico, aunque el estilo actual que está seguiendo Mohammed VI a pesar que es un estilo de una dictadura suave pero dentro del sistema monarca siguen clavados los fundamentos basicos del estilo del dictador Hassan II, y jamás serán cancelados sin que el rey haga un paso político muy atrevido al igual que hizó el rey Juan Carlos en España cuando permitió a los políticos de la izquierda y de la derecha  en 1978 que se encargan de redactar una constitución democrática donde hay una separación clara de los poderes

La nueva generación de los jovenes revolucionarios siguen pasos políticos muy sencillos y no temen de nada ni de nadie, laboran debído a lemas y programas claros y a un estilo pacífico pero muy influyente ya que esta semana repartieron rosas a los policias para sensibilizarlos de la importancia de la lucha contra el soborno y donaron sus sangres a favor de los enfermos necesiatdos y el 23 de marzo van a mover el sector de la enseñanza para que participe en las movilizaciones de la sociedad civil que su movimiento empezó a crecer en todas las regiones desde el 20 de febrero pasado para exegir un cambio radical de la vida política que abre el camino hacia la dignidad humana, libertades publicas y personales y justicia social y la inmediata  dimisión del gobierno y el parlamento y una nueva nueva constitución democrática para lanzar una nueva era política

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *