Dos mujeres: Liliana Tintori, Piedad Córdova

edelmiracarrilloPor Edelmira Carrillo Paz
Dos mujeres visitan Chile, la primera, Liliana Tintori, lo hace en abril y es una reconocida vocera de la oposición venezolana por su estatus de esposa de Leopoldo López, preso en la Cárcel de Ramo Verde. Llega a Chile invocando solidaridad para su esposo y, de acuerdo a sus dichos, “80 prisioneros políticos que sufren los rigores del régimen”.

La reciben amable y cálidamente tres ex presidentes Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, también destacados senadores y senadoras con aspiraciones presidenciales como Jorge Tarud, Isabel Allende y Patricio Walker, también la Alcaldesa de Santiago Carolina Toha, algunos y algunas la acompañan a visitar el Museo de la Memoria como si se tratara de una gran defensora de los Derechos Humanos cuando en realidad sólo se ha ocupado del tema desde 2014 cuando cae preso su esposo.
Los grandes medios informaron en extenso sobre esta visita.

Piedad Córdova, la otra mujer que visitó Chile, recientemente el 5 de Octubre, es ex senadora de la República de Colombia. Promotora de la paz en su país y con una larga trayectoria en la defensa de los Derechos Humanos de las mujeres, de los pueblos indígenas y de sus compatriotas en general. Perseguida políticamente por el Gobierno del Presidente Uribe, Córdoba fue sancionada por el Ministerio Público por “colaborar y promover la guerrilla de las FARC”, esto con base en la información encontrada en los computadores hallados en el campamento de Raúl Reyes cuando fue bombardeado.

La Corte Suprema de Justicia colombiana declaró que la cadena de custodia del computador de Reyes se había roto, por lo que no había forma de garantizar que lo hallado en él fuera verdad. Con esta decisión, Córdoba podrá regresar al ejercicio de la política porque le fueron revocadas las dos sanciones que el procurador Alejandro Ordóñez le había impuesto.
Sin embargo, Piedad Córdova, no fue bien recibida en Chile. Un agresivo interrogatorio de la PDI en el Aeropuerto Internacional de Santiago, en el cual la ex senadora fue acusada de “vulnerar la seguridad nacional de Chile”, por proponerse asistir a un foro con las comunidades Mapuches. Después del interrogatorio y de haber sido retenida varias horas, la senadora decidió tomar el siguiente vuelo de regreso a Colombia porque Chile no daba las mínimas garantías a su seguridad personal.

Quedan esperándola en Concepción los asistentes al Seminario Internacional Pensando Nuestra América del Sur. Usted también puede quedarse pensando en el significado del alto contraste en el trato otorgado a cada una de estas visitantes.
Todo esto en medio de un gran silencio de los grandes medios de comunicación.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *