Dolores Arce (CEPRA): Implementación de ley de Radios Comunitarias en Bolivia: “estamos muy lejos de la equidad en el espectro”

dsc_0448Por Dafne Moncada

Dolores Arce es la Directora Centro de Producciones Radiofónicas de Bolivia, cuya sede es Cochabamba. CEPRA nace en la década del 80 en un contexto de resistencia a las dictaduras en América Latina y de defensa por los Derechos Humanos.
A lo largo de su historia, se ha dedicado a la realización de formatos radiofónicos con contenido social, a la educación y capacitación de comunicadores y comunicadoras populares y al ejercicio radial mediante la Radio CEPRA. Conversamos con Dolores acerca del escenario actual de la comunicación comunitaria en Bolivia luego de la implementación de la Ley 164.

Bolivia tiene una amplia tradición en comunicación comunitaria, la primera radio surge en Bolivia y por la década del 50 nacen las radios mineras, que fueron de sindicatos mantenidos por los aportes de trabajadores mineros y que jugaron un rol político importante en los momentos de dictadura y de tomas de las minas.

El año 2006, cuando asume Evo Morales, se busca implementar una política de fomento de las Radios Comunitarias desde el Estado y las denomina RPOS, Radios de Pueblos Originarios. La primera oleada viene entre los años 2006 y 2012, en donde se implementan 43 radios en los nueve departamentos, pero con mayor presencia en occidente del país.

Dolores Arce nos explica con detalles este proceso:

La segunda ola de instalación de radios FM se realiza entre los años 2015 y 2016, con la instalación de 55 nuevas emisoras, logrando completar las 100 radios comunitarias. Estas radios tenían medio kilo de potencia y se encuentran en proceso de legalización.

“Yo creo que es un gran avance tener más de 100 radio además de las radios comunitarias que ya existían. Nosotros estimamos que en la práctica estamos alrededor de las 400 radios en Bolivia”, cuenta Dolores Arce.

La democratización del espectro radioeléctrico en riesgo

dsc_0446El problema actual tiene que ver con la reserva de espectro para las radios comunitarias. La ley 164, promulgada en agosto del 2012, se basa en la Constitución Política de Bolivia que garantiza el Derecho a la Comunicación y a la Información. Allí se estipula que el Estado tiene la obligación de promover la comunicación de los pueblos indígenas. Esto dio un impulso inicial a las radios comunitarias, al contemplar un 34% para las radios comunitarias, dividido en un 17% para pueblos indígenas y un 17% para lo social comunitario.

Dolores Arce explica que ha sido sencillo alcanzar este porcentaje porque en 1996, con el Gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, se promulga una ley que entrega las frecuencias por 20 años, a modo de botín político, a los sectores hegemónicos de Bolivia. “Muchos de los dueños de los grandes medios están prófugos, son políticos muy visibles de esa época, pero han logrado a través de palos blancos disimularse”.

El año 2011, cuando se promulga la nueva ley, se realiza una reunión con la ATT, la Autoridad de Transportes y Telecomunicaciones (la SUTEL en Chile), en donde se le informa a las organizaciones sociales que la aplicación concreta de la ley 164 no puede realizarse hasta que caduquen los 20 años de licencias otorgadas, porque la ley no es retroactiva. Esto implica que la ley, promulgada el 2012, no puede aplicarse hasta el 2017.

A dos semanas de la devolución de las frecuencias comerciales que permitirían la verdadera democratización del espectro radioeléctrico, la Asociación Boliviana de Radioemisoras que agrupa a las emisoras comerciales (ASBORA, su símil sería la ARCHI) gestiona una reunión con el Presidente Evo Morales y las televisoras. En esta reunión postergan el proceso de devolución de concesiones argumentando que al devolver las frecuencias se despedirían a más de 2000 trabajadores de la prensa, lo que tendría un alto costo social. Además, las televisoras exponen la alta inversión que habrían realizado para la transición digital.

“Eso de los 2500 trabajadores es una verdad a medias, porque no han demostrado si hay 2500 contratos de trabajo registrados en el Ministerio, la mayoría de los periodistas que trabajan en radios no tienen siquiera condiciones de trabajo asalariado: vacaciones, indemnizaciones y todos los derechos. Más bien, está la modalidad de que se deben conseguir su publicidad y están sin contrato de trabajo”, explica Dolores Arce.

Como consecuencia de esta reunión crearon una ley que amplía el plazo de utilización de las frecuencias para las emisoras comerciales por 3 años más, sin ninguna condición. Además logran que el 2019 puedan renovar sus frecuencias por 15 años más, sin pasar por una licitación.

“La real democratización del 34% en la práctica nos la postergan, y le tiran la pelota al gobierno que esté el 2034. Ahora que estamos en una buena correlación de fuerzas, no hemos logrado garantizar esta aplicación, ¿qué podemos esperar para el 2034”, señala Dolores.

A pesar de lo grave de la situación actual de la implementación de la ley que beneficiaría a las emisoras comunitarias, no ha habido aún repercusiones por parte de este sector, debido a que las negociaciones se han realizado en las cúpulas sin convocar a todos los sectores involucrados. “No ha habido una reacción organizada, no ha sido posible, ese ha sido un reto pendiente”, explica Dolores.

La oportunidad que les queda a las organizaciones sociales para Dolores es la posibilidad de discutir una Ley Marco de Comunicación en donde se puedan debatir la democratización a las pautas de publicidad, los contenidos mínimos de producción nacional para radio y televisión, la necesidad de una programación bilingüe dependiendo de la región, entre otros.

Los medios privados, como es común, estaban totalmente en contra de la discusión de una ley de comunicación, debido al argumento clásico de que atenta contra la libertad de expresión, pero ahora estaría el escenario para hacerlo.

dsc_0441En el papel, la ley de Radios Comunitarias de Bolivia es una de las más democráticas, sin embargo la implementación ha sido precaria y las negociaciones que se han establecido con los medios comerciales le han dado la espalda a los comunicadores y comunicadoras populares. El mejor escenario, donde hay mayor equidad, es la Paz en donde existe un 11% de comunicación estatal (en vez de 33%), un 6% de radios indígenas (en vez de 17%) y el 6% de comunicación comunitaria social (en vez de 17%), y el comercial tiene el 72%, por lo tanto la deuda con la comunicación comunitaria continúa latente.

“Si bien ha habido avance y son importantes, en la práctica constatamos que estamos muy lejos de la equidad en el expectro”, indica Dolores Arce. Para la directora de CEPRA ha habido un error político y ético en este proceso, al pensar que al realizar esta concesión, los medios tradicionales de la derecha política del país apoyarían el proceso de cambio de Evo Morales.

En el siguiente fragmento de la entrevista nos cuenta sobre este proceso y sobre los desafíos que quedan pendientes para la comunicación comunitaria y las restricciones que debiesen aplicarse a los medios comerciales el año 2019, cuando venzan los 3 años de prórroga de las licencias.

El trabajo colaborativo de las Radios Comunitarias y los desafíos para su sostenibilidad económica

En Bolivia las cadenas radiales no están prohibidas, se trabaja así en la comunicación comunitaria. CEPRA es un Centro de Monitoreo Satelital “en el espíritu de que la unión hace la fuerza por una parte, y para una mayor incidencia desde lo local a lo regional y nacional se trabaja en horarios y por regiones en red”. Entonces, las radios se organizan, dependiendo del idioma, en distintas regiones: quechua, aymara, guaraní y castellano, en donde se transmite en cadena con horarios organizados.

Estas mismas redes, asociadas, pueden gestionar el acceso a la publicidad para captar recursos que se distribuyen a las mismas emisoras para fortalecer técnica y tecnológicamente a las radios, o bien como aporte concreto en dinero.

En esta última parte de la entrevista, Dolores nos cuenta sobre el trabajo de red y la necesidad de las radios comunitarias a dedicarse a fuentes laborales simultáneas para subsistir, siendo la sostenibilidad un reto constante, en donde la relación con la comunidad es fundamental.

Accede a la entrevista completa en el siguiente link:

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *