Diálogo con una radialista apasionada

Por Alicia Elizundia Ramírez

A Tachi Arriola Iglesias, peruana de nacimiento, pero radicada en Quito desde hace muchos años, la conocí en 1997 en Luxemburgo en un Encuentro de Mujeres Comunicadoras. En ese entonces, trabajaba en la dirección de AMARC en América Latina.

Tiempos después, junto a su compañero de vida, el radialista mayor, José Ignacio López Vigil, echó a andar el barco de Radialistas Apasionadas y Apasionados, centro de producción radiofónica que emite para muchísimas emisoras del continente y del mundo.

Conversadora, de mente ágil, siempre dispuesta a emprender nuevos proyectos, así es esta mujer que ha hecho de la radio y de los estudios de género una de las razones de su vida. Sobre ambos temas conversamos.

–    ¿Cómo y cuándo surge el proyecto Radialistas Apasionadas y Apasionados?

Fue en el año 2001 en Quito. Algunas compañeras y compañeros que habíamos trabajado en AMARC-AL, Asociación Mundial de Radios Comunitarias para América Latina, nos quedamos con la preocupación de cómo continuar con un servicio que durante 10 años habíamos ofrecido a las radios comunitarias, centros de producción radiofónica, grupos de la sociedad civil, organizaciones de mujeres y otras que recibían mensualmente programas radiales sobre diversidad de temas, especialmente, sobre derechos y participación de las mujeres.  A fin de llenar este vacío nos dijimos, ¿por qué no un centro de producción? Al fin y al cabo, era la especialidad del grupo. De ese modo y con una mariquita como mascota, nació Radialistas Apasionadas y Apasionados. Nos constituimos como un centro de producción al servicio de las y los radialistas de todos los continentes, priorizando América Latina y el Caribe.

Definimos nuestra misión: contribuir a la democratización de las comunicaciones, especialmente de la radio, desde las perspectivas de género y ciudadanía. Y nuestro modo de trabajo: a través del correo electrónico y la web, intercambiar, diaria y gratuitamente, producciones de radio en audio y texto. Programas sobre género, ecología, Derechos Humanos, cultura, vida de mujeres, armonía vital, sexualidad y capacitación radiofónica. Ofrecer capacitación en talleres presenciales y responder inquietudes desde los consultorios -web sobre género, investigación, producción y técnica radiofónica. Así lo venimos haciendo desde hace 13 años y hemos ampliado nuestro quehacer, sumamos a los programas la producción de conocimientos, cursos y tutoriales sobre TICS, redes sociales, género y formatos radiofónicos.

–    ¿A cuántas emisoras de América Latina y el mundo llegan hoy las producciones de Radialistas?

Actualmente, tenemos una lista de distribución de 23 mil destinatarios, entre emisoras, centros de producción, comunicadoras y comunicadores independientes, universidades, que usan las producciones multiplicando su difusión a través de sus medios. Esta lista corresponde a  68 países, desde donde recibimos unas 4 mil visitas diarias. La mayoría de América Latina, pero también de lugares tan lejanos como Burkina Faso.

–    Uno de los objetivos de Radialistas es favorecer las relaciones equitativas de género a través de la comunicación. ¿Cómo consideras que se ha logrado desde las producciones que ustedes asumen cada día?

Los cambios sociales son muy difíciles y lentos. El patriarcado se recicla y los medios de comunicación no terminan de entender la gran influencia que tienen en la formación de imaginarios sociales, y mantienen imágenes distorsionadas de las mujeres, de los grupos de la diversidad sexual, de las nacionalidades originarias, perpetuando una sociedad clasista y discriminadora.

Desde Radialistas proponemos una concepción distinta de la comunicación, distanciándonos de la lógica mercantilista y aceptando la responsabilidad que supone el gran poder de los medios para el cambio social. Es así como en nuestras producciones tratamos de mostrar otras realidades posibles, incorporamos el lenguaje inclusivo que nombra a todas las personas, la perspectiva de género que analiza las desigualdades y propone la equidad. ¿Qué se ha logrado? Mucho. Es decir, ningún medio de comunicación de modo individual va a cambiar nada. El que Radialistas tenga una amplia lista de usuarios y usuarias quiere decir que sus mensajes se multiplican a través de los medios de comunicación social, las redes sociales, las organizaciones. Y solo este hecho es una ganancia pues nuestros mensajes llegan a las audiencias que deseamos.

En cuanto a productoras y productores, pensamos que hemos podido orientar, sin falso orgullo, la concepción de sus programas y ofrecerles, gratuitamente, una variedad grande de temas en más de 3,000 audios producidos. Así como posicionar un formato nuevo “radioclips” que es un tipo de  reportaje corto dramatizado que permite transmitir un mensaje con la seriedad de la investigación y la frescura del radioteatro y en muchos casos, el humor. La permanente comunicación de las radialistas y los radialistas que escriben, llaman, preguntan, nos da cuenta de ello.

–    ¿Podrías sugerir algunas pistas de cómo abordar este tema desde la radio?

La comunicación radiofónica te exige un lenguaje sencillo y directo. No puedes dar discursos ni utilizar términos académicos. Uno de los problemas de las comunicadoras feministas ha sido justamente un lenguaje distante que no atrae ni convence. Entonces, la primera pista es tan simple como que todo el mundo entienda. Y no decir: ahora va una “reflexión de género”. El género es la mirada no el término.

Siguiendo con el lenguaje, evitar “hablar en masculino”. Incluir en nuestra locución y libretos a las mujeres que son la mitad de la población y audiencia.

Incorporar como fuente (información, entrevistas, protagonistas) a las mujeres, personas de la diversidad sexual. Que nuestra lista de contactos deje de ser varonil para ser inclusiva.

Asegurarnos cuando hablamos o escribimos hacerlo desde la perspectiva de género, es decir, darnos cuenta de cómo el tema que desarrollamos afecta a las mujeres e incorporar esta mirada sin temor.

Creo que la perspectiva de género debería ser un principio ético, deontológico, del periodismo. Implica formación en universidades, institutos de periodismo, que se incluya en los programas de estudios.

–    Como productora radiofónica podrías referirte a ¿cómo desde la comunicación se puede reforzar la desigualdad de género presente en nuestras sociedades?

Desgraciadamente, la inequidad y desigualdad de género es el denominador común en los medios de comunicación, sobre todos los comerciales. Los mensajes radiales, escritos, televisivos, digitales continúan transmitiendo estereotipos, discriminaciones, violencias de todo tipo, sexismo, racismo, homofobia. Aunque existen cada vez más observatorios de medios, no es cierto que estos han cambiado sus mensajes aduciendo libertad de expresión. Por tanto, no solo se refuerzan las desigualdades, pero aún, se perpetúan. Darle la vuelta a esta triste realidad comunicacional es la voz.

–    Estamos hablando del discurso radiofónico y de los medios en general, sin embargo sabemos que tal desigualdad también está presente a veces de manera muy solapada en el discurso de quienes son responsables de trazar una política a nivel de estado y de gobierno. ¿Qué opinas al respecto?

Ni tan solapada. Hemos visto y oído a presidentes latinoamericanos hacer “bromas” sus asambleístas con una fuerte carga sexista. O chistes machistas con intención de aparecer graciosos. O discursos en abierta oposición a los derechos de las mujeres o contra la teoría de género. El machismo no excluye a las autoridades de todo tipo y sexo, quienes se constituyen en influencia negativa a la sociedad. Recuerdo un presidente que hablaba de la gran comprensión de su esposa que aceptaba que él tuviera un hijo fuera del matrimonio ya que la mamá del niño tenía “cualidades excepcionales”. Los varones se sintieron justificados en sus aventuras extra pareja. O cuando, a nombre de sus creencias religiones imponen leyes misóginas. Y así, ejemplos hay por montones.

–    El contexto latinoamericano se caracteriza por ser bastante machista y sexista. ¿Cómo ha logrado Radialistas Apasionadas y Apasionados que sus producciones sean bien acogidas en este contexto?

Creo que hay cada vez más conciencia de que algo no está bien en el  mundo y que eso tiene que ver con la injusticia social y la violencia de género. La publicación diaria de los crímenes contra las mujeres, las estadísticas de las violaciones a las niñas y niños, la trata de mujeres, tiene repercusiones en la población. Radialistas trata de mostrar esta realidad pero con salidas posibles. Un ejemplo es la serie 100 Mujeres en Conflicto que aporta en el debate de los derechos de las mujeres. Pero, más allá de los temas, el estilo de los radioclips,  su sencillez pedagógica, el humor que se imprime en las producciones, como Consultorio Sexual de la Doctora Miralles, ha sido un “secreto” de la pegada.

–    En el plano personal ¿qué ha significado para ti emprender un proyecto como éste?

La vida nos marca el camino que vamos siguiendo. El venir desde “el lado femenino” y haber experimentado y visto las discriminaciones y violencias, ha hecho que el objetivo de mi trabajo sea luchar por terminar esta situación que sufren las mujeres y las niñas. Radialistas y las radios donde he trabajado, la Red de Mujeres de AMARC-AL, me han permitido desarrollarme en este aspecto. Recibir cartas de mujeres agradeciendo por haberlas ayudado a salir de su situación de violencia, otras de haber sincerado su orientación sexual, de haber tomado decisiones importantes luego de haber escuchado tal o cual programa es suficiente para sentirme satisfecha y en deuda con ellas. Y ese es el compromiso, no ha terminado el trabajo, sigue hasta siempre.

Fuente: La Reina Radial del Centro

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *