Destacan plena vigencia de Declaración Universal de Derechos Humanos a 65 años de su promulgación

escrito por MEV
actopraisNo sólo de violaciones a los derechos humanos fundamentales como la vida y la libertad se habló durante la actividad pública con que el Programa Prais del Servicio de Salud Concepción, el Consejo de Desarrollo y el Consejo de Usuarios celebró los 65 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, este lunes en Concepción.
Claro, porque los mismos invitados fueron dando cuenta de, por ejemplo, el sistemático atropello a sus derechos que ha vivido el pueblo mapuche.

En una Plaza de Armas penquista bullente de actividad, con la protesta de los trabajadores de Asmar frente a la Catedral y la marcha de un grupo de trabajadores del Supermercado Unimarc cerrado sorpresivamente el fin de semana de fondo, se desarrolló este acto, que incluyó canto y una exposición con fotografías y una lista de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos en dictadura.

Simón Sobarzo, hijo del profesor Patricio Sobarzo Núñez, detenido y asesinado el 2 de julio de 1984, por agentes de la CNI, en Santiago, habló de los derechos humanos en su dimensión más amplia, no dejándolos reducidos a las violaciones ocurridas en dictadura referidas  a la vida y la libertad.

“El movimiento de derechos humanos también debe hacerse cargo de esos otros derechos, los sociales, económicos y culturales que también son violados y atropellados constantemente”, aseguró.

Pero uno de los mensajes que más caló hondo entre quienes asistieron al acto, como quienes se detuvieron unos momentos a escuchar, fue cuando el Consejo de Lonkos de la Provincia de Arauco, subió al Odeón de la Plaza y en la voz de sus representantes, habló de lo que vive en pueblo mapuche.

Miguel Leviqueo, lonko del Consejo, fue el primero en hablar: “Cuesta hablar cuando todos andan ocupados”, partió señalando, en alusión directa al incesante ruido y ajetreo que se vivía en la Plaza.

“Nosotros hablamos desde el corazón, hay que tomarse el tiempo, cada uno de nosotros somos parte de la historia y de la conversar y del hablar…”

Le siguió otro lonko que habló en mapudungun, sin traducir sus palabras al español. Quien tomó la palabra después, dijo que “es un sufrimiento permanente el que hemos tenido… El dolor nos queda y va seguir con nuestros hijos”.

La intervención  de los representantes del Consejo de Lonkos terminó con una rogativa.

También entregaron saludos y se refirieron a un poco de historia, Edelmira Carrillo, de la Colectiva Mujeres por la Memoria y Graciela Cruz, dirigente de los trabajadores de la Salud.

Mientras el acto se desarrollaba -bajo un quemante sol- algunas personas se acercaban a los paneles a ver y leer la información que se entregaba.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *