Desprolijidades

terremotoPor Patricio Rivera M.

Nota en audio
[audio:http://www.archive.org/download/desprolijidades/desprolijidades.mp3]

El frió y las lluvias se asoman amenazantes sobre Chile, cero novedad, si pensamos que el 27 de febrero despedimos dramáticamente el verano. Pero precisamente aquello, nos pone en una dimensión distinta frente al periodo estacional que cae sobre nuestro territorio

A cerca de dos meses del terremoto, pocas respuestas han llegado a las familias afectadas seriamente por la catástrofe, en los últimos días, en diversas zonas afectadas, se han producido sendas manifestaciones populares demandando soluciones que hace rato ya eran urgentes.

No obstante, las nuevas autoridades que llegaron al poder bajo la teoría del desalojo y luego del cambio y  la eficiencia, han caído en una serie de desprolijidades, un término eufemístico, acuñado por el  senador derechista Andrés Allamand, para cuestionar los errores de su coalición en el gobierno.

Desde el aparato central se han ido entregando una serie de medidas para afrontar el proceso de reconstrucción, que según datos oficiales demandara una inversión publica cercana a los ocho mil 431 millones de dólares.

Dichas medidas no han estado exentas de críticas, como la elección discrecional sin licitación publica de tres grandes empresas distribuidoras, como únicas proveedoras de materiales para la reconstrucción, el proyecto de que otorga beneficios tributarios a las empresas que aporten fondos destinados a la crisis y finalmente las medidas que incrementan los impuestos y los royalties mineros.

En lo concreto, el clima asume lo suyo, mientras las nuevas autoridades eluden responsabilidades, como la otrora alcaldesa de Concepción, Jacqueline van Rysselberghe, ahora instalada en la intendencia de la región del Bio Bio, quien sigue poniendo la mirada en lo que otros dejan de hacer y no en la gestión que las comunidades bajo su juridisccion le están demandando en las calles.

A la fecha, aun hay niños y niñas que no pueden reanudar su año escolar, aun hay propietarios de departamentos derrumbados que buscan una solución con las constructoras y las inmobiliarias, aun hay barcos que esperan abandonar las calles y volver al mar, pero aun mas preocupante, mientras se mantienen las replicas, no son pocas las familias que permanecen sobreviviendo en carpas, viendo como lo poco que han podido rescatar, así como su propia salud, se ven directamente dañadas por las inclemencias del clima y la falta de prolijidad de las autoridades.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *