Desde la intercomuna Concepción-Talcahuano: Aniversario 27F

Lo importante era no transgredir el clima de dolor y pérdida que un año atrás afectó a una importante cantidad de personas directamente afectadas por el terremoto de aquella madrugada de sábado de un año atrás. Era muy importante el respeto al duelo y a los sentimientos asociados a éste. Y se cumplió, alrededor de 4.000 a 5.000 personas se manifestaron apoyando a quienes resultaron damnificados y afectados y repudiando las políticas de (no)reconstrucción emanadas del gobierno central y regional.
A partide las 11 horas del sábado 26 de febrero, las organizaciones sociales a grupadas en la Red-Construyamos convocaron a encontrarse en la Plaza Perú, para, desde allí, iniciar una marcha hasta la Plaza de la Independencia, en el centro de la ciudad de Concepción; esta convocatoria congregó 3.000 personas (según estimación de la Radio Bio-Bio) y comenzó con una liturgia ecuménica encabezada por un Pastor de la Iglesia Evangélica Luterana previo a la marcha propiamente tal. No obstante el clima de respeto, se pudo apreciar un ambiente que buscaba poner de relieve la ineficiencia gubernamental a partir de distintas expresiones artísticas, tales como performances, teatro, danza, poesía y música, es decir, una atmósfera en que la creatividad se imponía al discurso demagógico.
Por otro lado, los partidos políticos, fundamentalmente aquellos ligados a la Concertación más el Partido Comunista y el Partido Comunista Acción Proletaria (AP), decidieron convocar(se) a la misma hora pero en la Plaza España; en una acción que sorprende estos últimos acometieron una agenda propia, distinta a la que promovió la mayoría de la población organizada, esto es tan elocuente que esta segunda marcha apenas si logró convocar a unas 1.000 personas o pocas más. Una consecuencia inmediata de esta deplorable acción fue un cierto caos que se produjo al arribo –casi simultáneo- de ambas columnas a la Plaza Independencia. El clima se tensó por momentos, empero, primó la cordura y el básico entendimiento acerca de la necesidad de mantener una actitud unitaria pese a todo. Es en estos momentos, ya en el mediodía, en que se produce la mayor convocatoria y más allá de los necesarios y emotivos testimonios de vecinos afectados (destacando la participación de pobladores dichatinos, ex residentes del edifico “Alto Río” y habitantes de la “Villa Futuro” de Chiguayante), es el arte el que levanta la voz para expresar la rabia y dolor contenidos por un año.
Ya terminando la actividad, el Presidente Piñera llegó a una entrevista a la Radio Bio-Bio, en donde fue encarado y funado por pobladores que se percataron de su presencia y que actuaron en consecuencia. Por supuesto este hecho apenas sí fue consignado por los diversos medios informativos presentes.
Los actos conmemorativos continuaron en la tarde, trasladándose a la comuna de Talcahuano, el Estadio “El Morro”, severamente afectado por el sismo y a cuyo costado se ubica el campamento del mismo nombre, fue el escenario que eligió el naciente Partido de los Trabajadores (PT) para realizar un acto político-cultural en que, aunados, cantautores y vecinos “choreros” afectados por el terremoto, dieron a conocer sus testimonios, solidaridad y exigencias; unas 1.000 personas dieron forma y contenido a esta acción en donde se dieron cita, también, vendedores ambulantes de Temuco afectados por la arbitraria medida alcaldicia que les prohibió ejercer su actividad en el centro de la ciudad.
Por la noche, los actos conmemorativos se trasladaron a las zonas más afectadas y sectores poblacionales de la intercomuna, así en Talcahuano sector puerto y población Santa Clara y Dichato, en varias de ellas participaron dirigentes políticos de la Concertación y del MAS. También el tradicional barrio Lorenzo Arenas de Concepción hizo explicito su descontento con la tardía reacción gubernamental, tan tardía que aún no se manifiesta, por ejemplo, en la Población Miraflores de este mismo sector, en donde un importante número de casas están severamente afectadas, sin que ninguna autoridad, ni comunal ni regional haya sido capaz de entregar una respuesta acorde con la magnitud del daño; por ello, más de un centenar de vecinas y vecinos llevó a cabo una “velatón” y encendieron barricadas que por varios minutos y en diversas ocasiones mantuvo interrumpido el tránsito en la importante avenida 21 de Mayo, que conecta Concepción con Talcahuano, acción que motivo presencia policial junto al carro lanza aguas y móviles que lanzaban gases lacrimógenos a lo(a)s manifestantes, quienes se replegaban y volvían a la acción al menos un par de veces.
La población Santa Clara, de Talcahuano (fuertemente afectada por el maremoto), por su parte, recordó la tragedia con una velatón y peregrinación por las diversas calles de la población y casas (o lo que queda de muchas de ellas) donde vivieron vecinas y vecinos que fallecieron producto de esta tragedia.
Por supuesto, la televisión que un año atrás había realizado una verdadera “pornografía social” (concepto acuñado por el escritor Alvaro Bizama, para dar cuenta de la manera como la TV dio cobertura las horas y días siguientes de ocurrido el cataclismo), en esta oportunidad estuvo prácticamente ausente, sólo algunos medios comunitarios se dieron cita en estas actividades para solidarizar e informar, labor que han mantenido y potenciado todo el año, en lo que media entre la tragedia y su recuerdo.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *