Desde la Ilegalidad: Medios Comunitarios en Chile

Por Grettel Reinoso TV Cubana

Como lo definen todos mis entrevistados, el panorama es “precario” para los medios de comunicación comunitarios en un  país gobernado por la derecha conservadora que tiene en su poder los principales consorcios de la información.

Esa primera y rotunda visión me la dieron el Kike (Juan Ortega) y el Pato (Patricio Rivera), del Departamento de Comunicaciones de la ONG ECO (Educación y Comunicación), que se han ido echando sobre sus hombros la tarea de organizar y fomentar los medio s comunitarios chilenos, sin representación legal alguna.

A ECO fui a parar precisamente, gracias a uno de sus principales logros, la Red de Medios de los Pueblos, que ha logrado unir y crear un puente de comunicación entre miembros y activistas de medios comunitarios. Con sede en Ñuñoa, Santiago de Chile, los chicos de ECO trabajan en un pequeño departamento donde me recibieron para conversar e intercambiar experiencias durante varias horas.

Allí me contaron sobre todos los empeños y grandes esfuerzos que llevan a cabo aquellos que por inquietudes profesionales y sociales, y a pura cuenta y riesgo, han logrado crear un espacio de comunicación comunitaria que, en Chile, aún permanece en la ilegalidad. Así supe del Canal 3 La Victoria, la TV Víctor Jara, Parinacota TV, la Radio Placeres de Valparaíso, El Ciudadan o y otros tantos que de mil maneras diferentes y agenciándoselas para recaudar fondos entre sus propios medios, hoy cumplen un rol determinado en sus respectivas comunidades.

Sin embargo, estos empeños siguen siendo muy poco visibles ante la gran influencia y alcance de los medios tradicionales, regidos por los intereses comerciales, políticos y económicos de sus dueños y caracterizados por la vanalidad y nulidad de contenidos sociales verdaderamente representativos de una mayoría desprotegida.

En Chile no existe aún hoy una Ley de Medios que ampare tales iniciativas, por lo que estos exponentes comunitarios funcionan en la ilegalidad y en algunos casos y coyunturas especiales incluso en la clandestinidad, a expensas de ser intervenidos por la policía, multados o despojados de toda la técnica que han logrado recaudar con esfuerzo propio.

De forma general, ningún medio comunitario persigue fines de lucro, de hecho, sus miembros suelen trabajar y mantener una determinada programación, frecuencia de tirada, de transmisión, sin cobrar un centavo. Incluso, ante la carencia de un modelo de comunicación pública, estos medios asumen en sus contenidos lo que debería ser obra del Estado, (campañas sociales, de salud, de orientación, etc.), desprovisto totalmente de representación en los grandes consorcios mediáticos.

Con la restauración de lo democracia en Chile, pactada entre algunos grupos políticos y las Fuerzas Armadas, se presuponía una apertura y rectificación de los principales males de la dictadura, lo que se convirtió más bien en una total apertura al mercado trasnacional que hoy por hoy es el principal dueño del país. Así se desarticularon los movimientos sociales, la participación barrial y la organización popular, lo que ha influido de manera negativa en el desarrollo de los medios comunitarios, penetrados por la desconfianza, el recelo y la desunión que han padecido en los últimos años, de una manera u otra, las principales agrupaciones y organizaciones del pueblo.

De esta forma, me asegura el Kike Ortega, “los principales objetivos de los medios comunitarios hoy por hoy, son, primeramente, dominar el aire (en Chile prevalece la TV por cable), integrarnos, unirnos y sobre todo, gestar contenidos, trabajar y hacer, crear materiales”.

La Internet con todas las posibilidades que brinda, ha venido a ser el canal principal para difundir contenidos comunitarios. Ante la carencia de permisos oficiales y el alto costo de la técnica requerida, muchos medios comunitarios chilenos se gestan hoy a través de la red de redes,desde donde han ido ganando sus principales audiencias.

Por otra parte, la Red de Medios (http://www.mediosdelospueblos.cl/) se ha convertido en un verdadero puente de comunicación entre todos los miembros y activistas de medios comunitarios en Chile; además de reuniones, eventos y encuentros de debate que han ido logrando establecer para compartir experiencias e intereses comunes.

De cualquier forma sigue siendo precario el panorama de los medios comunitarios en ese país latinoamericano. A la desarticulación y desunión propia heredadas de las deformaciones que trajo consigo la restauración de una democracia de mercado, se suma la voluntad de un gobierno conservador y legitimador del poder trasnacional. Se vislumbra, en tanto, un despertar. Dependerá de los chilenos y su capacidad de unirse y exigir sus derechos no solo la posibilidad de desarrollar y legalizar los medios comunitarios, sino de forma general todas las instituciones y movimientos sociales que representen y velen por los intereses del pueblo

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *