Desde Concepción: 21 de mayo 2011, gesta ciudadana

Por Francisco Albarrán – Agencia Medio a Medio

Alrededor de cinco mil personas confluyeron en la Plaza España de Concepción al mediodía del día en que el Presidente de la República rinde cuenta pública de su gestión anual para manifestarse social y políticamente en contra del personaje que rendía cuenta. En rigor, las manifestaciones habían comenzado antes, varios días antes, con fuerza el día inmediatamente anterior a la cuenta.

Uno de los elementos característicos de estas manifestaciones es su transversalidad, es el conjunto de la población la que está haciendo sentir su voz ante situaciones también transversales, a saber: Rechazo al proyecto Hydroaysen, a los alimentos transgénicos, la lenta sino nula reconstrucción post terremoto, el tag que se pretende imponer en la ruta 160 (que une Concepción con la zona del carbón y la provincia de Arauco) y también, ciertamente, rechazo al modelo político y económico vigente.

Pobladores, profesionales, artistas, estudiantes, trabajadores, jóvenes, ambientalistas, cristianos y no, organizaciones mapuche, regionalistas, ah, sí, también hubo partidos políticos, fueron los menos, pero desde su subordinación al movimiento social, también constituyeron un aporte; en fin ciertamente se hizo presente aquello que alguna vez fue llamado con propiedad, el Pueblo, destacando el rol aglutinador de la Red Construyamos. Una vez incorporadas las distintas columnas (llegó gente, marchando, desde San Pedro de la Paz, Talcahuano y otros sectores), una imponente marcha se dirigió hasta la Plaza de la Independencia, lugar desde el cual se efectuó una contracuenta o cuenta popular que desnudó las falacias del discurso oficial.

La aprobación, en primera instancia, del megaproyecto hydroaysen derivó en catalizador de las frustraciones largamente reprimidas y aglutinó a sectores representativos de la heterogeneidad social y política de la Región del Bío Bío que sienten que llega el tiempo en que sólo gritando lograrán hacer oír su voz.

Queremos (necesitamos) ser optimistas y pensar que este es el impulso de un movimiento que continúa, un movimiento que sin tener intereses corporativos o particulares podrá trascender la contingencia para proyectarse con sentido, empoderados según la jerga al uso. Este 21 de mayo el pueblo de la región del Bío Bío ensayó un abordaje en la conquista de una voz propia que denuncia (voz profética) y propone, esperamos que no derive en naufragio, al revés, queremos continuar manifestándonos con nuestras banderas al tope.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *