“Desaparición express” la nueva forma de abusar de carabineros

Teresa Frías K. / Trinchera de la Imagen

Un reportero gráfico de Cambio21 logró un verdadero acierto periodístico al captar como funcionarios de la institución policial aplican la denominada “desaparición express”. En la secuencia gráfica se puede ver que Carabineros detiene a una estudiante, la suben a un bus institucional y posteriormente la sacan del vehículo por la puerta trasera cambiándola a un furgón. De allí la joven desaparece por varias horas. Y su familia y amigos con la angustia de la historia reciente de la policía uniformada.


La violencia generada por Carabineros tras un mes de protestas estudiantiles y tomas de colegios se hace cada vez más insostenible. Si hace un año las bombas lacrimógenas y los carros lanza-aguas eran el pan de cada día, hoy la represión va más allá.
A tal punto llega la violencia que incluso los alumnos han denunciado en reiteradas ocasiones actos de connotación sexual y vejámenes que tienen al mundo político y social atentos a cada hecho que es denunciado por los jóvenes.
Una de las situaciones más graves que ha sido denunciada múltiples veces -al mismo general director de Carabineros por parlamentarios y dirigentes estudiantiles- es la denominada “desaparición express” de jóvenes y niños estudiantes.
Aunque también circulan imágenes en las redes sociales, un reportero gráfico de Cambio21 logró un verdadero acierto periodístico al fotografiar a funcionarios de la institución policial aplicando la denominada “desaparición express”, como se ve en esta imagen que acompaña esta crónica y que está ampliamente reporteada en nuestro semanario escrito. En la foto se puede ver que Carabineros detiene a una joven estudiante secundaria, la suben a un bus institucional y posteriormente la sacan del vehículo por la puerta trasera, cambiándola a un furgón. De allí la joven desaparece por varias horas -algunas veces llegan a las cinco horas- al convertirse en inubicable por sus compañeros y familiares.
Para ellos, está en un bus, al que la vieron subir detenida por varias personas, entre ellas observadores de derechos humanos. Esos buses (al primero que suben) tiene un número o una placa identificadora y que pertenece a una comisaría respectiva. Donde la van a buscar los familiares, compañeros y amigos. Pero llega el bus al que la vieron subir, pero no viene la detenida o detenido. Y ahí comienza la angustia. Los familiares no saben que ha sido trasladada y llevada en otro bus a un cuartel policial no identificado.
“Es una terrible fórmula de violar los derechos humanos y los derechos de los niños. Los carabineros usan está trágica fórmula para que los familiares retemos y castiguemos a nuestros hijos o hijas por el susto que nos hacen pasar los policías”, señala a Cambio21 José Peña, padre de una menor que fue detenida y que tuvo que andar de comisaría en comisaría para encontrar a su hija luego de cuatro horas.
“Lamentablemente, los detenidos desaparecidos de la dictadura está aún en el ADN de los chilenos. Muchos chilenos y chilenas fueron subidos a buses, furgones u otros vehículos de carabineros en el gobierno de Pinochet y desaparecieron para siempre. No aceptaremos este macabro jueguito de los policías y los denunciaremos”, señala este apoderado que ya se contactó con una ONG que presentó requerimientos contra Carabineros.

Violencia desmedida

Ante estas graves situaciones, el diputado Patricio Hales (PPD) declaró que “Carabineros debe cuidar su prestigio”, agregando que “ellos mismos aseguraron que se hace necesario una investigación, pero también que el Director General haga a fondo esas investigaciones, dada la gravedad de las denuncias”.
En diálogo con Cambio21 agregó que “los detenidos tienen que responder por sus acciones, pero también tienen sus derechos. Los episodios denunciados recuerdan un periodo que ensució la historia de Carabineros”. “Además estas situaciones evocan a los abusos que cometieron sus funcionarios en dictadura”, mencionó el legislador.
Por su parte, el diputado Marcelo Schilling (PS) indicó que “la perseverancia del gobierno en no escuchar las demandas sociales y replicar con la violencia, para que la sociedad ponga atención a este punto y no a lo que realmente importa”.
“Al parecer como no logran disminuir el movimiento con las simples tácticas de las bombas lacrimógenas y el carro lanza-aguas, innovándose piensan que pueden disuadir a la gente. Sin embargo no es tan simple y los estudiantes seguirán adelante”, manifestó el parlamentario a Cambio21.
Por último, el legislador declaró que “hay que ver si la responsabilidad le corresponde al ministro del Interior por ser encargado de la seguridad pública o al director de Carabineros”.

Acusación constitucional

Todo lo anterior llevó a que una de las instituciones más prestigiadas del país caiga en la apreciación pública y se ponga en duda su capacidad para controlar el orden. El tema llegó hasta el Congreso Nacional, donde parlamentarios pretenden modificar la ley para poder acusar constitucionalmente al director de Carabineros, atendiendo la naturaleza de sus funciones y atribuciones.
Según explicó el diputado René Saffirio (DC): “El objetivo de la acusación constitucional es poder enfrentar a una serie de autoridades por infracciones o abusos de poder, buscando determinar la culpabilidad o inocencia de la autoridad y por otra, hacer efectiva su responsabilidad constitucional”.
“No parece razonable que se excluya, por ejemplo, al Fiscal Nacional, pues el incumplimiento de sus funciones debe contemplar no sólo la remoción, actualmente a cargo de la Corte Suprema, sino la respectiva determinación de su responsabilidad en los hechos que puedan ser causales de la acusación”, explicó el legislador.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *