Declaración de Chol Chol: Encuentro por la defensa de la vida y las semillas ancestrales

Días después de  Wetripantu, se realizó en Chol Chol un foro, encuentro,  conversatorio y Trafkintu denominado “Por la defensa de la vida y las semillas ancestrales”, espacio autónomo y autogestionado, que fue convocado por el departamento de Derechos Humanos de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (ANAMURI), junto a la organización tradicional Kiñel Witran Mapu. Este evento contó con la participación de integrantes de la Red de Semillas Libres de Wallmapu, la Red de Ferias y mercados con identidad, la Red de economía solidaria y la Red por la defensa de los territorios.

La jornada, realizada el viernes 26 de junio de 2015,  reunió a más de 80 personas provenientes de diversos territorios de Wallmapu tales como: Villarrica, YepoBudi, Temuco, LikanRay – Coñaripe, y Panguipulli. Hubo una alta participación de mujeres Mapuche y campesinas de las comunas de Galvarino, Curarrehue y Chol Chol quienes conversaron acerca de la situación de riesgo y la necesidad de protección de las semillas ancestrales, el fomento de la soberanía alimentaria y la defensa de los territorios ante diversas amenazas.

Al respecto, se emite la siguiente declaración pública:

  • Valoramos todos los procesos que se han venido levantando en Wallmapu, territorio ancestral Mapuche, con el propósito de recuperar o revitalizar los conocimientos y saberes ancestrales tendientes al bienestar social y al buen vivir de los habitantes, en especial, aquellos conocimientos ancestrales, como el Trafkintu, como instancia de encuentro e intercambio de los productos provenientes de la tierra y de la creación colectiva en base al respeto entre las personas y con los diversos elementos de la naturaleza.
  • En esta línea, consideramos de interés público los espacios de encuentro, coordinación y convergencia para profundizar nuestros caminos de autonomía entre las diversas iniciativas y articulaciones que buscan proyectar, fomentar o fortalecer las economías propias, de acuerdo a los intereses y necesidades de quienes habitamos estos territorios, libre de intervencionismos y formas neo coloniales, rechazando a su vez, de manera activa, todo modelo de explotación, dominación y desigualdad, que atropellan los derechos de las personas y de la naturaleza.
  • Alertamos sobre la extensión e invasión de diversas actividades dañinas que profundizan la crisis de la vida de los territorios, los ecosistemas, las culturas  y la soberanía alimentaria, como ocurre con la agroindustria, la industria forestal y sus plantaciones de monocultivo de especies exóticas como el pino y el eucaliptus, los proyectos energéticos como centrales hidroeléctricas y tendidos eléctricos, la industria salmonera y sus plantas de pisciculturas o la exploración minera que amenazan varias zonas de la denominada Región de la Araucanía.
  • Establecemos como pilar fundamental en nuestra acción, la autodeterminación, como derecho matriz de lo colectivo, exigiendo a las diversas instituciones públicas y privadas el respeto a  la integridad cultural de nuestros pueblos, nuestras formas de economía, las semillas ancestrales y campesinas, las aguas, los bosques nativos, indispensables para  la mantención y proyección de nuestra soberanía alimentaria y medicina natural, que beneficia a todas las personas, en la existencia y bienestar para el presente y futuro.
  • Nuestro espacio de convergencia entre quienes creemos y estamos convencidos/as de que sí es posible construir otros modelos cuya base es el respeto, es a través de los diversos enfoques y propuestas relacionados a: derechos campesinos e indígenas, economías solidarias, mercados con identidad y pertenencia, semillas libres como patrimonio colectivo de los Pueblos, ferias y comercio justo, huertas urbanas y propuestas ecológicas.
  • Hacemos un llamado a seguir construyendo, intercambiando, proyectando y fortaleciendo nuestra autodeterminación y relaciones interculturales. De la misma forma, presentamos el desafío de seguir coordinándonos para el levantamiento de espacios de convergencia por la defensa de la vida y de  nuestros territorios.

Departamento de Derechos Humanos de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (ANAMURI)

Organización tradicional KiñelWitranMapu

Red de semillas libres Wallmapu

Red de ferias y mercados con identidad

Red de economía solidaria

Red por la defensa de los territorios.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *