Declaración de Acción por hechos de violencia en el sur de Chile

FRENTE A LOS RECIENTES HECHOS DE VIOLENCIA EN EL SUR

En los últimos días hemos presenciado con alarma una serie de hechos de violencia en la Araucanía, incluyendo el atentado ocurrido en el fundo Palihue, cerca de Vilcun, que costó la vida del señor Werner Luchsinger y su esposa Vivianne Mckay. A este trágico y lamentable hecho han seguido acciones de violencia represiva por parte de agentes policiales del estado en contra de integrantes de comunidades mapuche, así como otros actos de violencia a la propiedad de agricultores. A ello se ha agregado más recientemente la violencia verbal proveniente de voceros de la región de la Araucanía, quienes lejos de instar por una justicia por la vía institucional, directa o indirectamente parecen promover justicia por mano propia.

Condenamos categóricamente estos hechos de violencia, en particular los que han resultado en la pérdida de vidas humanas, como la del matrimonio Luchsinger Mckay, y en lesiones a la integridad física de las personas, en este caso mapuche.

Instamos a la justicia a desarrollar una investigación acuciosa e imparcial, basada en la legislación criminal ordinaria, y no en legislaciones de excepción -cuya aplicación a estos hechos y cuya consistencia con los derechos del debido proceso son claramente cuestionables-, a objeto de lograr la identificación y sanción de los responsables, quienes quiera que estos sean.

Condenamos la irresponsabilidad política del gobierno, y de sus máximas autoridades, incluyendo al Presidente de la República, al Ministro Secretario de Gobierno, y el Intendente Regional, cuyas declaraciones y medidas políticas han resultado en la estigmatización del mundo mapuche, en la identificación de sus organizaciones y aliados como “enemigos poderosos”, y en su represión indiscriminada, en una actitud de abierta discriminación racial.

Condenamos también a personeros afines al gobierno que, sin hacerse cargo de la responsabilidad que esta y anteriores administraciones del Estado tienen en relación con la situación de postergación del pueblo mapuche y con la violencia pasada y presente que se ha ejercido sobre ellos -la que hoy revierte en un espiral de violencia- intentan atribuir a los organismos de derechos humanos y de la sociedad civil, responsabilidad en el clima que hoy se vive en la Araucanía.

De especial gravedad en este sentido resultan los dichos del senador Alberto Espina, quien irresponsablemente acusa al Instituto Nacional de Derechos Humanos de asumir una actitud parcial, preocupada tan sólo de los derechos de los mapuche y no de quienes son objeto de violencia atribuida a integrantes de este pueblo.

Queremos respaldar el importante rol que los organismos de derechos humanos de la sociedad civil, entre ellos organismos asociados a ACCION, y el propio Instituto Nacional de Derechos Humanos, han jugado en advertir al Estado y a la comunidad nacional e internacional de la violencia institucional ejercida sobre el pueblo mapuche y sus dirigentes, y de los peligros que ello conlleva para una convivencia intercultural armoniosa en el país.

Queremos concluir instando a todas las partes involucradas, y en particular a las autoridades de gobierno -que deben velar por el bien común y proteger los derechos humanos de todos y todas en el país- al desarrollo de un gran diálogo intercultural en la región, con la participación de representantes del pueblo mapuche y de los organismos de derechos humanos y de la sociedad civil, de las iglesias, y de quienes quieran colaborar (a el), con el objetivo de superar el clima que hoy se vive en la región y de realizar la justicia que históricamente se ha negado al pueblo mapuche. Dicho diálogo constituye, a nuestro juicio, el único camino posible para poner término al espiral de violencia que hoy presenciamos en esta parte del país.

Santiago, 8 de enero de 2013

ACCION

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *