Cumbre de los Pueblos concluye con llamado a cambiar el sistema… No el Clima

Con la suscripcripción de la declaración final en la que se denuncia la explotación de los “recursos naturales y territorios por parte de las industrias extractivas”, que afectan las formas de vida y la relación armoniosa “con la Madre Tierra”, concluyó la Cumbre de los Pueblos, en Lima. En el pronunciamiento se exige a los gobiernos a respetar los derechos respeten los territorios, derechos y modos de vida, culturas, costumbres y cosmovisiones sobre la vida y el mundo que que habitan los pueblos.

La Cumbre de los Pueblos frente al Cambio Climático se realizó en la capital peruana del 8 al 11 de diciembre de 2014, como una “expresión de los procesos de movilización y resistencia emprendidos por una diversidad de organizaciones, movimientos, plataformas, redes y colectivos sociales, sindicales, de mujeres, campesinos, indígenas, juveniles, ambientalistas, religiosos, artísticos y culturales peruanos e internacionales”.

La Cumbre de los Pueblos rechazó “el saqueo de los territorios y el patrimonio natural, la depredación, la producción de combustibles fósiles, la mayor explotación de los trabajadores y trabajadoras, la represión de los movimientos sociales y la violencia física y psicológica, aumenta múltiples formas de criminalización de las luchas, de los pueblos, de militarización y control territorial”.

Frente a la realidad que “atraviesa la humanidad” por los efectos del cambio climático que “exige acciones urgentes de parte de la sociedad global”, dice la declaración que demanda de los Gobiernos -y al Sistema de Naciones Unidas reunido en la COP 20- la adopción de acuerdos que respeten y valoricen la vida de los pueblos originarios, campesinos y urbanos, y que promuevan la preservación de la biodiversidad global”.
“Demandamos el reconocimiento de la propiedad territorial de las comunidades que tradicionalmente han vivido en sus tierras”, agrega la declaración que demanda de los “Estados abrir un debate con la sociedad civil sobre el concepto de emisiones netas evitadas, que permita un acuerdo climático 2015 que compense a países no industrializados por no explotar fuentes de energía fósiles y así puedan financiar la transformación de sus matrices energéticas”.

Así también se exige “justicia en los casos de contaminación por parte de Newmont, Doeran en Perú, y la Chevron-Texaco, entre otras, la cual en su paso por la Amazonía dejó como legado uno de los mayores ecocidios de la historia del planeta”.

“Abogamos por la promoción de un consumo responsable y no alienado, basado en la adopción de hábitos y
pautas de consumo saludables, y de acuerdo con la necesidad humana, no sujeta a la ambición del capital. Un consumo que no contribuya a la contaminación ambiental ni al cambio climático. Alentamos el uso responsable de los recursos vitales, el reciclado y el manejo sustentable de los residuos sólidos. Nos comprometemos a promover la conciencia ciudadana respecto a las acciones que podemos llevar adelante individual y colectivamente para avanzar hacia un mundo más justo”, dice la Declaración.

Lea aquí la Declaración íntegra

Fuente: Signis

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *