Cría Iguales: “Los cinco días de postnatal masculino son una burla” (Audio)

17202773_1811860619140019_7083470131343117690_n-300x300La vocera de la Coordinadora por los Derechos del Nacimiento Chile y fundadora de Cría Iguales conversó con la Radio JGM sobre el trabajo de sus organizaciones, el parto respetado, los derechos del niño y una nueva bandera de lucha en la cultura chilena: la corresponsabilidad parental.

Hombres y mujeres embarazadas están sentados en círculo en el suelo de la Fundación Las Familias en Peñalolén. Los futuros padres se reunieron en el taller “Papi Doulo” con el objetivo de empoderarse en su rol de acompañante de la mujer en el embarazo.

La actividad fue una de las iniciativas de la organización Cría Iguales, una agrupación que se encarga de informar y educar acerca del parto respetado, la corresponsabilidad parental, los derechos de los niños y niñas, entre otros temas, desde una perspectiva de género.

Su fundadora, Naihomi Gálvez, cuenta que su organización “tiene el fin de prevenir y erradicar la violencia de género, de ser un granito de arena en esta lucha”. Lo que los diferencia de otras organizaciones feministas es que su foco está puesto en la crianza y los derechos de las personas que participan en este proceso.

¿Qué significa parto respetado?

Es un parto donde se respetan los derechos humanos de la mujer y del recién nacido y las decisiones y la voluntad de la mujer. Es un parto informado, que respeta los protocolos y recomendaciones por el parto humanizado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de organismos nacionales e internacionales; es un parto libre de violencia obstétrica.

Actualmente, no existe una definición estándar para “violencia obstétrica”. Sin embargo, la legislación venezolana -pionera en su tipificación- la definió en 2007 como “la apropiación del cuerpo y procesos reproductivos de las mujeres por prestadores de salud, que se expresa en un trato jerárquico deshumanizador, en un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, trayendo consigo pérdida de autonomía y capacidad de decidir libremente sobre sus cuerpos y sexualidad, impactando negativamente en la calidad de vida de las mujeres”.

Si bien la violencia obstétrica afecta principalmente a la mujer, Naihomi Gálvez aclara que los recién nacidos también sufren en esas circunstancias: “Es una violación a sus Derechos Humanos que sea separado de su madre a minutos de haber nacido. En muchos hospitales y clínicas se siguen haciendo procedimientos que están totalmente desaconsejados por la OMS, como la introducción de sondas a través de la nariz, la boca y el ano de manera rutinaria, sin que aporte ningún beneficio”.

“El derecho a la lactancia materna se ve afectado por las prácticas hospitalarias y por la violencia obstétrica, al no permitirle a la mamá estar con su hijo. O sea, ¡qué violación más grande a los Derechos Humanos que un bebé que lleva horas fuera del útero, esté en una cuna separado, sin razón médica!”, agrega Gálvez, quien también es vocera de la Coordinadora por los Derechos del Nacimiento.

Otra arista que trabajan en Cría Iguales es la corresponsabilidad parental y crianza igualitaria. Naihomi Gálvez dice que esto “parte del principio de que ambos progenitores -para llamarlo de una manera inclusiva- son responsables de la vida, de la crianza y de las decisiones del niño o niña”.

“Generalmente el padre ‘ayudaba’ o simplemente no ayudaba a la mamá y a la mujer se le ha dado toda la labor de cuidado. Él se ha dedicado a proveer y a otro tipo de mandatos que el patriarcado nos impone según los roles de género. La corresponsabilidad parental es hacerse cargo ojalá en un 50 y 50″, aclara Gálvez.

¿Se podría decir que el niño también se merece el cuidado tanto de una madre como de un padre?

Claro que sí. Aunque no sólo de una madre y un padre, hay que ampliar el concepto: de los progenitores. Pensemos que esto es como un círculo de sanidad y violencia, en el cual si una madre y un padre se comparten las labores, ambos van a estar más descansados, van a tener más tiempo, los tratos son mejores. Se ha comprobado que la violencia hacia los niños también disminuye. Hay una serie de beneficios por todos lados.

Actualmente, existe el programa de protección a la infancia Chile Crece Contigo impulsado por el Ministerio de Desarrollo Social. “Pero a mi crítica y a crítica de Cría Iguales es bastante ineficiente porque se sigue poniendo el enfoque en el ‘ayudar’ y no en la corresponsabilidad. Ellos mismos se han hecho una crítica, pero no se hacen cargo en un ciento por ciento”, dice Gálvez.

“Pensemos, por ejemplo, que no existe un postnatal adecuado para los hombres. Son cinco días que es una burla, pero tampoco parece que los padres quieren hacerse corresponsables, porque no hay ninguna marcha por el postnatal masculino. (Ellos) tienen los permisos para poder asistir a los controles de embarazo y no asisten, prefieren estar en el trabajo”, comenta.

“Sigue súper marcado este estereotipo, pese a que la madre también puede proveer. Es parte de la violencia de género que viven las mujeres, niños y niñas. También hacemos un llamado a los hombres a que ellos se hagan parte de esta lucha y no las mujeres nuevamente tengan que luchar por estos derechos que nos pertenecen a todos”, concluye.

Escucha la entrevista completa con Naihomi Gálvez en Comunicación en Acción aquí:

Por Camila Magnet Morales, Radio JGM

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *