Corte verá solicitud de procesamiento contra 21 ex agentes de la CNI por Operación “Alfa Carbón”

escrito por TBB  
cortepenquistaEn tabla en la Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones de Concepción para este martes 10, se encuentra la solicitud de procesamiento de 21 ex agentes de los servicios de seguridad de la dictadura como, en algunos casos co autores de los delitos de homicidio calificado y en otros  encubridores de los mismos en contra de siete militantes del MIR, ocurridos los días 23 y 24 de agosto de 1984.

La presentación había sido hecha por la abogada Patricia Parra, del Programa Continuación Ley N° 19.123 al ministro en visita extraordinaria para causas de derechos humanos, Carlos Aldana, pero tras su negativa, ahora debe ser vista por el tribunal de alzada.

De los antecedentes reunidos durante el proceso, se indica en el escrito, “ se encuentra establecido que los días 23 y 24, ambos de agosto de 1984, la Central Nacional de Informaciones (en adelante CNI) llevó a cabo la operación denominada “Alfa Carbón”, destinada a reprimir la estructura del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (en adelante MIR) asentada en la zona sur del país, específicamente, en las ciudades de Concepción, Los Ángeles, Temuco y Valdivia, tras haberse detectado, por ese organismo represivo, la llamada operación retorno definida por este movimiento político”.

Según las afirmaciones hechas por Jorge Mandiola Arredondo, quien entonces era Jefe de la Brigada Regional Concepción de la CNI, “este operativo materializado los días 23 y 24 de agosto de 1984, fue la culminación de un largo trabajo de inteligencia realizado por dicho organismo represivo, y que comenzó a inicios de 1984, cuando agentes de su unidad detectaron a algunos miembros de una estructura del mencionado movimiento, los que tras un período de seguimiento, permiten dar con una estructura completa, nombres, domicilios, contactos y organigrama”.

Es así como  “con la certeza de la información de que se disponía, Mandiola Arredondo pidió apoyo en hombres y recursos a sus superiores en Santiago, en este caso, a Marcos Derpich Miranda, Jefe de la División Regionales de la CNI, quien asumió el control de inteligencia previo, y designó a Joaquín Molina Fuenzalida (hoy fallecido), segundo Jefe de la División Regionales, para que asumiera la planificación del operativo destinado a terminar con la cúpula del MIR, en la zona sur. A su vez, informó de dicho trabajo al Director de la CNI, en ese entonces, Humberto Gordon Rubio, a objeto de que se le facilitaran refuerzos de la División Anti Subversiva, asentada en el Cuartel Borgoño de Santiago, y comandada por Álvaro Corbalán Castilla, para extender y profundizar las labores de seguimiento, vigilancia y control de los miembros del MIR que, a esa fecha, habían sido detectados”.

En ese contexto, continúa precisando el escrito de la abogada Parra, “ la Dirección General de la CNI, ordenó a la División Anti Subversiva el envío de agentes a las ciudades de Concepción, Los Ángeles, Temuco y Valdivia, así como también destinó medio técnicos y materiales al efecto. Inicialmente, los agentes de Santiago que llegan a estas ciudades pertenecían a la Brigada Azul, brigada especializada en la persecución y represión al MIR, quienes operaron en conjunto con las brigadas anti subversivas regionales, sin embargo, con el correr del tiempo, el número de agentes trasladados hacia el sur fue aumentando, llegando a un número superior a los 75 agentes desplazados durante los días en que se desarrolló el operativo final. Más de 12 equipos estuvieron en funcionamiento en Concepción, 3 a 4 equipos en Los Ángeles, y 9 a 10 equipos en Valdivia”.

Es así como a fines de junio de 1984, los agentes de la División Anti Subversiva comenzaron a tomar el control de los operativos de seguimiento, vigilancia y control sobre los militantes del MIR, tarea que culminó cuando se logró precisar quiénes eran los jefes y militantes de mayor jerarquía dentro de la estructura de este movimiento en la zona sur, sellándose desde ahí la suerte de las víctimas de autos.

Finalmente, en los dos días que comprendió el operativo final -23 y 24 de agosto de 1984-, más de una decena de militantes del MIR fueron detenidos, otros tantos lograron escapar de la persecución política que se desató en su contra aquellos días y con posterioridad a los mismos, y siete militantes, tres de ellos en Concepción, tres en Valdivia y uno en Los Ángeles, fueron ejecutados, siendo sus muertes presentadas a la opinión pública como enfrentamientos.

Fue así como en Concepción fueron asesinados Luciano Humberto Aedo Arias, Mario Octavio Lagos Rodríguez y Nelson Adrián Herrera Riveros; en Los Ángeles, fue asesinado Mario Ernesto Mujica Barros; y, en Valdivia, fueron muertos Rogelio Humberto Tapia de la Puente, Raúl Jaime Barrientos Matamala y Juan José Boncompte Andreu.

Las solicitudes de procesamiento involucran a los ex agentes Hugo Salas Wenzel, Aquiles González Cortés, Jorge Andrade Gómez, Jorge Mandiola Arredondo, Héctor Reinoso Muñoz, Hugo Hechenleitner Hechenleitner, Egon Barra Barra,  Rafael Riveros Frost, Juan Jorquera Abarzúa, Rupertino Peña Olave, Miguel Parra Vásquez, Patricio Castro Muñoz,  Luis Moraga Tresckow, Oscar Boehmwald, Luis Torres Méndez, Eduardo Fuenzalida Pérez, Manuel González Garrido, Alberto Eguía López, Zenaida Vicencio González, Francisco Orellana Seguel y Jorge Ramírez Romero.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *