Corte de Chillán pide informe a Superintendencia Medioambiental por rotura de ducto de Nueva Aldea

escrito por TBB 
derrameducto2Como una medida para mejor resolver, la Corte de Apelaciones de Chillán solicitó a la Superintendencia del Medio Ambiente del Bío Bío, los antecedentes de las fiscalizaciones realizadas en el marco del derrame de riles del ducto de la Celulosa Nueva Aldea, ocurrido el 14 de noviembre, en el sector Boca Itata, comuna de Trehuaco.

Esto. en el marco de la tramitación de un recurso de protección interpuesto el 16 de noviembre por vecinos de la localidad en contra de la empresa Celulosa Arauco Complejo Forestal e Industrial Celulosa Nueva Aldea.

El libelo fue visto por el tribunal de alzada chillanejo el jueves, oportunidad en que alegó el abogado Cristian Celis, en representación de la empresa, solicitando el rechazo del recurso.

Si bien se había dejado en acuerdo el fallo del recurso, posteriormente se acordó una medida para mejor resolver, para lo cual se oficiará a la Superintendencia del Medio Ambiente para que al más breve plazo entregue los antecedentes que posee referido a los hechos denunciados, en particular sobre las fiscalizaciones que ha efectuado.

A la espera de este informe, se suspendió momentáneamente el estado de acuerdo, esto significa que una vez que la Superintendencia haga llegar los antecedentes, se procederá a la redacción del fallo.

La situación que motivó este recurso ocurrió en horas de la mañana del 14 de noviembre, cuando vecinos del sector Boca Itata alertaron sobre la emanación de un líquido de color café, con un aroma pestilente que rápidamente inundó  al menos 7 hectáreas de terreno del sector, donde se emplazan sementeras de papas de la zona, punteras de captación de agua para consumo humano y bebederos para animales.

Este derrame se produjo por la rotura del ducto que transporte riles de desecho de la planta de celulosa ubicada en Nueva Aldeas hasta al mar, a través de una cañería que está enterrada a unos dos metros de profundidad.

Se señala en el recurso, que la empresa tardó cerca de 12 horas en frenar la emanación de líquido y si se considera que el ducto tiene dimensiones de un metro y 2 centímetros, se estima que se vertieron miles de litros cúbicos del producto, que posteriormente fueron absorbidos por la tierra.

Durante la tramitación del mismo, se recibieron informes de la empresa, que minimizó lo ocurrido y desvirtuó las denuncias realizadas. Y también de la Seremi de Salud, que informó que el 14 de noviembre personal de la delegación provincial Ñuble concurrió a terreno, constatando un rotura de la penúltima cámara del ducto que inundó  “aproximadamente una hectárea de terreno agrícola…” . Agrega que el derrame fue contenido en tierra, sin presentar escurrimiento al mar o al río.

Se tomó contacto con Angela Martínez, vecina más próxima al lugar afectado -detalla- “quien manifiesta que en lugar de influencia más directa, existen dos punteras que abastecen de agua para consumo a siete familias”.

También se habló con el alcalde de Trehuaco, Luis Cuevas, quien aseguró que el municipio de haría cargo del abastecimiento de agua para los vecinos, con el fin de que no consumieran de las fuentes propias.

El equipo que realizó la labor en terreno concurrió también a la planta de Celulosa Nueva Aldea, donde la empresa entregó antecedentes relativos a las medidas adoptadas y se levantan dos actas.

La seremi aclara que para la actividad de descarga al mar, la planta de celulosa cuenta con resolución de calificación ambiental y precisa que el líquido derramado en terreno no “constituye residuo industrial líquido crudo, sino que cuenta con tratamiento secundario”.

Asimismo, indica en su informe que como Autoridad Sanitaria inició un “sumario sanitario en relación  a las posibles afectaciones de las fuentes de suministro de agua a las personas más cercanas al lugar donde ocurrió el derrame”.

El 15 de noviembre se realizó una toma de muestras de agua para consumo humano en las viviendas más cercanas al derrame, para realizar análisis fisicoquímicos y bacteriológicos. El 21 de noviembre, en tanto, la Autoridad Sanitaria efectuó una fiscalización al sector Boca Itata, inspeccionando el lugar donde ocurrió la rotura y el terreno afectado, constatándose que el ducto había sido reparado.

El 11 de diciembre, la seremi de Salud dio a conocer los resultados de los análisis realizados a las punteras de agua, los que muestran alteración en sus parámetros bacteriológicos, aunque esto no se atribuye a la ruptura del ducto, sino a las condiciones de la fuente de captación.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *