Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador ante desalojo ordenado por Correa

Por Ileana Almeida

La CONAIE (Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador) es una organización única ya por su relevancia histórica como por su propuesta política, su composición y funcionamiento democráticos, pero ahora es víctima de la miopía del gobernante, del desconocimiento de la teoría del Estado y el afán de borrar la memoria colectiva de los pueblos ecuatorianos.

Un axioma de la ciencia política sostiene que “si un pueblo no se gobierna a sí mismo es porque otro lo está haciendo por él.” Los indígenas son pueblos sin Estado, lo que no impide que aspiren a gobernarse a sí mismos. Lo admirable es que no planteen que el “Estado ecuatoriano es el otro”, sino que postulen un Estado incluyente, una sola estructura con instituciones y leyes que respondan a la historia y la cultura de cada uno de los pueblos que conforman actualmente el país.

La dominación, la explotación, la humillación no solo se expresan en la lucha de clases, sino también en los estados opresores que las ejercen sobre los pueblos que oprimen. ¿Por qué los indígenas no pueden dirigir la educación bilingüe si son los portadores de sus lenguas y culturas? ¿Por qué no manejan políticas de Salud Pública, si ellos han practicado su propia medicina durante miles de años? ¿Por qué no pueden tener espacios de reunión para manejar asuntos propios?

Cuando se le concedió a la CONAIE el comodato del edificio que ocupa, nadie imaginó que algún mandatario, en el futuro, querría marginar a los indígenas del derecho a la ciudad y a un espacio con significado social, político y cultural. La CONAIE ha dado muestras de un manejo democrático en el relevo de funciones, nadie ha querido perpetuarse en la dirección rompiendo reglas implícitas en la organización. León Roldós al presentar el libro “Autonomías Indígenas”, sugirió hacerlo en la sede de la CONAIE. Cuando Eduardo Galeano vino a Quito pidió visitar la CONAIE; se impresionó con sus propuestas y le dedicó un texto muy hermoso en “Todos los fuegos, el fuego”.

600 pensadores, científicos, humanistas, artistas e intelectuales de muchos países, entre ellos Noam Chomsky, Aníbal Quijano, Adolfo Pérez Esquivel, Boaventura de Sousa Santos, Leonardo Boff, Frei Betto, Elsie Monge y el propio Galeano, han repudiado la decisión de despojar de su pequeña capital a la organización porque se dan cuenta que es una disposición de tinte colonialista, que revela el deseo de terminar con el postulado del Estado Plurinacional que figura en la Constitución de Montecristi. Hace ya algunos meses, el papa en una audiencia pública en Roma al darse cuenta de la presencia de ecuatorianos que portaban un cartel de identificación nacional, mandó un mensaje claramente destinado al gobierno: “cuiden de la Amazonía y de los Pueblos Indígenas”.

La CONAIE no se formó como una junta de pobres, sino como lo que es: la Confederación de Nacionalidades Indígenas. Bien sabemos que la economía de los indígenas es en extremo precaria, como resultado de la secular explotación a la que han sido sometidos, pero los promotores de la CONAIE la pensaron en términos de reivindicación histórica y comunal, resaltando el origen y la especificidad étnico-cultural. Sin embargo, el presidente Correa en su última sabatina los tildó de adefesiosos. Estas calificaciones discriminatorias del gobernante contribuyen a que se avive el prejuicio racial secular de los hispano-ecuatorianos a pesar del algo grado de mestizaje que tenemos todos. Ya han aparecido grafitis en los que se dice: “longos, fuera de Quito”.

Por qué el Ecuador debe ser a la medida de los intereses políticos y económicos de un gobernante? ¿Por qué para cumplir con estos deseos se le va a permitir que confunda paternalismo con justicia y ciudadanía con nacionalidad?

Fuente: Linea de fuego

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

  1 comment for “Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador ante desalojo ordenado por Correa

  1. Jose Quishpe
    9 Febrero 2015 at 14:33

    Eso de las diferencias raciales es un asunto espinoso especialmente en Latino America porque una gran mayoría es mestiza. Yo opinaría que la economía en alguna forma es responsable del racismo como también la educación imperfecta. Este es el responsable del síntoma racial. En mi país de origen cuando un individuo comienza a adquirir educación y por ende mas posesiones materiales, comienza a adquirir un desden por los demás, y mas si su raza ha tenido contacto con otra en este caso hispana. Rafael Correa es un ejemplo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *