CONFECH y Movimientos Sociales lanzan ultimatum a la administración liderada por Michelle Bachelet. (Audios)

18699577_10155336510238948_687970124088557680_oLas diversas vocerías de la Confech y distintas organizaciones sociales convocaron un punto de prensa en la previa de la cuenta pública de este 1 de junio. En la oportunidad aseguraron que de no existir disposición del gobierno a trabajar realmente las demandas de la población organizada radicalizarán la movilización, incluyendo no solo a estudiantes, sino también a trabajadoras y funcionarios de la educación y otras áreas productivas.

Bajo el concepto “Deuda Pública” fue convocado el paro multisectorial para el mismo día en que Michelle Bachelet realizó su última cuenta pública. Frente a esto, desde el movimiento por la educación existe una idea clara: a pesar de las reformas y anuncios las universidades siguen funcionando con una lógica empresarial, lo que se aleja claramente de la visión por una educación libre, gratuita y de calidad. Boris Bravo, del movimiento Cabreados señaló la incongruencia del gobierno

Diego Soto, Vocero MODATIMA Chile, señaló como una burla la forma en la que el gobierno ha enfrentado las demandas sociales. Cabe destacar la incesante pelea que ha dado esta organización por una reforma al código de aguas, dónde el derecho de propiedad es un intocable. Por su parte Genaro Arriagada, del Frente de Defensa de las Universidades Estatales, ahondó en la falta de democracia al interior de las universidades públicas, en un modelo que excluye de las decisiones a estudiantes y funcionarios, quienes son parte importante de la docencia al interior de la universidad.

Desde el movimiento secundario fueron enérgicas en señalar las deficiencias de las reformas propuestas por la administración pública y encararon a la presidenta para que responda por los cambios estructurales que la educación necesita. Las representantes de la ACES y CONES también realizaron un llamado al cumplimiento de promesas y proyectos respecto a la desmunicipalización.


Finalmente fue el turno de representantes de distintas federaciones de estudiantes universitarios, quienes emplazaron al gobierno a responder frente a las distintas problemáticas y situaciones que se viven en la educación chilena, generando un ultimatum a Michelle Bachelet respecto a la posibilidad de radicalizar las movilizaciones.

Sofía Barahona, presidenta de la FEUC anuncia que seguirán las movilizaciones hasta que se realicen cambios estructurales en educación.

Natalia Silva, presidenta de la FEDEP exigiendo respuestas y voluntad política respecto a cobertura y gratuidad universal.

Sandra Beltrami, presidenta de la FEUARCIS critica el modelo actual de educación y desarrolla el concepto de universidad-empresa.

Por último, Daniel Andrade, presidente de la FECH apunta a la crisis provocada por políticas públicas cortoplacistas y proyecta la radicalización de la movilización.

Al cierre de esta nota las fuerzas policiales ya fueron desplegadas para dispersar distintas manifestaciones a lo largo del país, demostrando una vez más la incapacidad de la administración pública para construir soluciones colectivas, reprimiendo cualquier intento de cuestionar el modelo existente.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *