Coñaripe: Trawun mapuche para defender el Ketran Pillan

Territorio piñoneo 1Comunidades mapuche y sus lonkos se organizan para defender el Ketran Pillan, sitio de significación cultural para el pueblo mapuche que se emplaza en lo que hoy se conoce como Parque Nacional Villarrica. Esto, ante la amenaza de futuras licitaciones y la implementación de un camino asfaltado entre Pucón y Coñaripe para el cual deberían talarse 43 araucarias.

Intendencias de Los Ríos y de La Araucanía accionan adelantándose al Proyecto de Ley de creación del Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas y su proceso de Consulta Indígena que ya empiezan a promover las agencias estatales del Ministerio de Medio Ambiente y CONAF en los territorios. Su accionar tiene por objetivo olear y sacramentar el negocio que significaría usar este espacio para concesiones para resorts o centros vacacionales privados.

Primero vinieron por las tierras, luego por la madera, ahora por el agua y no conformes con todo; vienen por el Pewen. Por eso hay que enseñarles a aprender a respetar y amar la tierra.” indica la voz colectiva de las comunidades.

Tuvimos un pewma, mientras preparábamos esta crónica, que mucha gente subía al ketran pillán, se internaba en los bosques milenarios y sacaba pedazos de cortezas de las araucarias, mientras una niebla los iba cubriendo.

Los lonkos de Trafun, Traitraico y Coñaripe; prenden sus cigarros y elevan el humo alrededor del pewen (araucaría) mientras realizan un Llellipun (rogativa). Al mismo tiempo que las lamgen van regando con muday las raíces y el tronco de este árbol de mas de mil años. Con esto demuestran respeto y piden permiso para visitar el Ketran Pillan o mejor dicho la sementera (tierra sembrada por el volcán Villarrica o Ruka Pillan).

En el lugar están presentes representantes de diversas comunidades mapuche pertenecientes a la Carlos Antimilla, la comunidad más grande de la zona. Otros asistentes son del Parlamento de Koz Koz y de organizaciones socioambientales que han asistido al llamado de las comunidades y los lonkos.

Hace frío, pareciera que justo hoy en la mañana el otoño decidió llegar y se anunció con un helada de esas que escarchan hasta los esteros. El sol igual se va colando por entre medio de los coigües, luego por entre medio de las araucarias o pewen. Vamos a piñonear, pero también conversaremos de este espacio que es un lugar de alta significación cultural y espiritual para las comunidades mapuche que bordean el Parque Nacional Villarica administrado actualmente por Conaf. Actualmente se encuentra amenazado por la “genial idea” de asfaltar un camino que una Coñaripe y Pucón en medio de un bosque milenario de araucarias. Ajenos a esto, unos turistas letones nos fotografían y nos regalan dulces, en un gesto colonial.

Esta nueva obra vial fue anunciada en lo que se conoció como la “Cumbre de Coñaripe” el 20 de enero de 2016. Así se puede ver en el portal de la Intendencia de los Ríos en el artículo “Intendentes de Los Ríos y La Araucanía se reúnen en Parque Nacional Villarrica y forman mesa técnica de trabajo”i.

PN6

Al leer la noticia de este encuentro, a uno no le queda otra colocar en you tube el tema “Algo Personal” de Joan Manuel Serrat y sentir como el piano y la voz del catalán le dan el fondo musical a esta cumbreii.

“Hasta la guardería de Conaf por el acceso en la Región de Los Ríos, llegaron los intendentes de Los Ríos, Egon Montecinos y de la Araucanía Andrés Jouannet, a una actividad organizada por la Corporación Regional de Desarrollo Productivo, donde uno de los propósitos fue reunir a ambas regiones para formar una mesa técnica de trabajo y así generar un desarrollo consensuado y equilibrado en ambas regiones para lograr poner en valor este Parque y por otro, entregar información detallada sobre el proyecto a ambas autoridades.” (…)

“Para el intendente de la Región de Los Ríos Egon Montecinos,  “este encuentro entre ambas regiones constituye un hito que nos encamina hacia poder poner en valor el Parque Nacional Villarrica aún más de lo que hoy día tenemos. En la Región de Los Ríos estamos trabajando a través de la Corporación de Desarrollo Productivo en un proyecto, en conjunto con CONAF, para poner en valor estas 15 mil hectáreas que tenemos en la región y así trabajar de manera asociativa con el Gobierno Regional de la Araucanía, ya que se están trabajando proyectos de vialidad en conjunto, y la idea es que ambos gobiernos comencemos una agenda de trabajo que pueda intensificar la labor conjunta”.

Asimismo, el intendente de la Región de la Araucanía, Andrés Jouannet, precisó que “esto es inédito, de poder asociarse y vincularse dos regiones muy importante con una alta calidad en turismo me parece muy bueno, por tanto nosotros vamos a hacer aquí no un muro que nos divida sino un puente que nos una, en términos de como logramos que este parque puedan disfrutar y vivir más chilenos. Lo que se está haciendo acá, entre otras cosas, es un camino para que puedan transitar todas las personas, pero vinculando a ambas regiones”.

Estas fueron las palabras de buena crianza en la cual las planificaciones de los organismos estatales agencian el territorio, pavimentan como, dice Serrat, una plataforma donde edificar un hermoso futuro de amor y de paz.

Pero en la crónica de esta cumbre interregional, también se dejó entrever que “otro de los acuerdos tomados, es solicitar la prioridad al Ministerio de Obras Públicas el proyecto de pavimentación o asfaltado del camino hasta los accesos del parque, que no requieren de tanta complejidad de tipo de evaluación ambiental. Es decir, el camino por la Región de Los Ríos, desde Coñaripe hasta la entrada del Parque que comprenden 21 kilómetros y por la Región de La Araucanía, desde el sector Palguín, camino a Pucón Curarrehue, hasta la entrada de este, que comprende otros 20 kilómetros; más los 9 kilómetros que están al interior del mismo Parque”.

Nos quedamos con la foto del evento: el apretón de manos de los intendentes Jouannet y Montecinos, como gesto explícito de eficacia de la gestión y consolidar un acceso vehicular para el inicio de la privatización de espacios queestán emplazados en territorios ancestrales mapuche. Esto no es otra cosa que un nuevo ejercicio de apropiación de los bienes comunes para su salida final de la esfera comunitaria, para caer en las manos del mercado.

No es de extrañar que iniciativas de esta índole se aceleren dado que en el Congreso Nacional está en discusión el Proyecto de Leyiii de creación del Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas lo cual cambiaría el escenario institucional para actuar en estos contextos. Así lo advertía, el 8 de febrero de 2011, José Aylwin en una columna de opinión en el Mostrador titulada “La privatización de las áreas protegidas”

La amenaza de que a través de esta concesión discrecional de administración se abran las puertas a formas de privatización de áreas de patrimonio público, conforme al discurso -y a la práctica- de la actual administración, no son menores. Por ello debemos estar alerta al debate parlamentario de esta iniciativa, instando a los congresistas a efectuar consultas a la ciudadanía y a los pueblos indígenas de conformidad con los estándares internacionales. Ello a objeto de impedir que, a través de iniciativas como ésta, se nos siga despojando del control de los bienes comunes” iv

PN5

La cumbre mapuche y el uso ancestral del espacio

“Esta es la cumbre de los mapuche” dice alguien medio en broma, medio en serio, comparando la reunión de los Intendentes Egon Montecinos y Andrés Jouannet el pasado mes de enero. Esta conversación colectiva se da en medio de las araucarias, en el límite de las cenizas y el humo del pillán, a un costado del azul del cielo.

Este trawun (reunión) se realizó el sábado 2 y domingo 3 de abril. Las palabras hablan de la tierra y los mapuche, mientras los piñones se mueven al vaivén del viento que esa tarde se movía entre medio de las araucarias y lengas. Pareciera que ellos también querían participar de este hablar colectivo.

Hablamos de las experiencias de los últimos años, de los procesos y de las ganadas, para que nos respeten y nos devuelvan las tierras. Porque se apropian de nuestros espacios y el patrón que viene, nos deja de peones. Toda nuestra gente está sufriendo por proyectos o porque nos quitan las tierras. Porque esta gente nos inventa que estos son nuestros problemas, cuando éste forma parte del propio sistema. Todo lo que ocurra a un mapuche nos afecta, por que a pesar de todo lo pasado aun creemos que la reconstrucción de nuestro pueblo es posible, por eso defendemos el Wallmapu y la madre tierra para los pichikeche. Primero vinieron por las tierras, luego por la madera, ahora por el agua y no conformes con todo; vienen por el Pewen. Por eso hay que enseñarles a aprender a respetar y amar la tierra” resumieron los presentes.

Luego de la conversa, salimos a los piñones, subimos a la última araucaria de la montaña antes del sector de ceniza volcánica. Disfrutamos de la generosidad del pewen que nos enseña a compartir y saber que hay piñones para todos y todas, que no es necesario competir y pelear por que así es la ñuke mapu. La tarde pasa volando y Kurra, nieto del lonko de Traitraico, con su energía y despliegue nos ayuda en la recolección. Una lluvia de piñones caen sobre nuestras espaldas y cabezas; las risas son el alimento de la tarde y el sol ilumina las montañas.

PN2

Ya en la noche y con las estrellas de techo, una fogata nos abriga y nos hace reír a carcajadas al volver a jugar esos juegos de palabras tan propios del fogón como contar cuentos o anécdotas de otros tiempos y jugar a las mentiras que son verdades: a estas alturas, sabemos de sobra que la televisión y el internet son un pobre sustituto del fuego.

Mientras tanto abajo, en los pueblos y ciudades, el monótono zumbido de celulares y televisores adormece las conciencias de los humanos.

En la mañana el sol aparece, los mates corren y la fogata humea. Las voces dialogan, se colocan de acuerdo en los pasos a seguir. Empezamos a descender y escuchar el viento silbando entre las araucarias. En medio del descenso vemos esos palitos amarillos y esos plásticos rojos ensartados en el camino, que anuncian que algún topógrafo o ingeniero ha pasado por allí para acelerar la llegada de un nuevo camino asfaltado para expandir el apetito y la vida de la ciudad a todo rincón.

Una vez en el estacionamiento, un grupo de excursionistas que anduvo en los faldeos del volcán, nos preguntan si podemos venderles piñones. Nosotros les explicamos que podemos hacer trafkin o intercambio. Ante el sonido de los grillos, les regalamos un puñado de piñones para que los lleven y lo planten. Como explicarles que vender piñones no es nuestro asunto, como explicarles que nuestra recolección es para autoconsumo y para compartir.

PN1

Arriba es todo azul verde y nubes, helechos y flores, en un aire tan simple que en todo momento el sólo hecho de imaginar un camino como el que describen en el Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto Mejoramiento de Rutas S-941, S939 y caminos s/rol sector de Palguin-Coñaripe por parte del MOP y sus direcciones regionales de vialidad tanto en Los Ríos, como en La Araucanía; es una mala pesadilla: por qué cortar 43 araucarias, una entre tantas transgresiones a este espacio de significación cultural mapuche. Hacer esto es no respetar la importancia que tiene para el pueblo mapuche este territorio.

Al borde del camino van creciendo nuevas araucarias, como lo señalaron Kurra y su hermano chico mientrascaminábamos el primer día. En la mañana antes de bajar, sembramos araucarías en medio de la ceniza del Ketran Pillan no pensando en nosotros, sino en los que vendrán. Tienen razón los peñis y lamgen, hay que enseñarles a respetar y amar la tierra del pewen. Costara un poco de tiempo, pero el ejercicio del derecho ancestral o Azmapu será la fortaleza de los peñis y lamgen que lo defenderán con fuerza.

fuente: El Puelche

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *