Como un aporte más al reencuentro, califican libro “Viaje a la Memoria” presentado en Concepción

Fuente: www.tribunadelbiobio.cl

La publicación recoge testimonios y reflexiones de lo que fue el viaje realizado por un grupo de ex presos políticos a la Isla Quiriquina el 12 de noviembre de 2007. Participaron en la presentación del texto el Comandante en Jefe de la II Zona Naval, contralmirante Eduardo Yunge y la subsecretaria de Marina, Carolina Echeverría, además de diversos invitados.

Cuando el periodista Salvador Schwartzman supo que se estaba programando un viaje de ex presos políticos a la Isla Quiriquina, pensó que era una locura, que no resultaría. Pensó que era imposible que algo así se concretar, en especial sin que alguna parte sacara algún dividendo de esto. “Y debo reconocer que estoy feliz de haberme equivocado”.

Lo dijo así, con gran sencillez y franqueza durante la presentación del libro “Viaje a la Memoria”, publicación que recoge testimonios y vivencias de quienes participaron en ese viaje al reencuentro hace un año.

Precisamente para recoger algunos aspectos de ese hecho tan significativo, la oficina parlamentaria de la Diputada Clemira Pacheco preparó el texto que fue presentado este lunes 22 en Concepción.

Además del periodista Salvador Schwartzmann compartieron sus reflexiones el Comandante en Jefe de la II Zona Naval, contralmirante Eduardo Yunge, la subsecretaria de Marina, Carolina Echeverría y el integrante de la Agrupación Cultural Pro Derechos Humanos de Tomé, Fernando Orellana.

Fue un momento especial compartido con varias de las personas que volvieron a la isla el 12 de noviembre de 2007, y que revivieron con emoción cuando se exhibió parte del trabajo documental del realizador local, Ricardo Manhke.

Más verdad y justicia

Al iniciar la ronda de reflexiones, la diputada Pacheco quien recordó cuando se le planteó esta iniciativa para ver de qué manera podría contribuir a que se hiciera realidad.

“Fue así como conversé con el Ministro de Defensa, con la Armada y en todos encontré una muy buena disposición. Fue eso lo que permitió que el 12 de noviembre de 2007 este sueño se hiciera realidad. Quienes tuvimos el privilegio de ser parte de ese grupo de hombres y mujeres que con cierta inquietud, con alguna dosis de temor, pero también con esperanza, emprendimos ese viaje al reencuentro, mantenemos aún hoy emotivos recuerdos de esa jornada.

“Y cómo no, si para quienes estuvieron la Quiriquina como prisioneros políticos, ese lugar se transformó en un símbolo de lo que nunca debió haber ocurrido en nuestro país, en un símbolo del dolor, de la tragedia, de la división…. Allá estuvieron hombres y mujeres de nuestro pueblo, idealistas, luchadores, que eran dirigentes sociales, vecinales, juveniles, la gran mayoría de Tomé, en los momentos en que ocurrió el golpe militar del 73”.

Pero además de recalcar el sentido de refuerzo a la memoria que tuvo tanto el viaje a la isla como la publicación presentada, la parlamentaria recalcó que es indispensable seguir avanzando en la verdad y la justicia e hizo un llamado a quienes tienen antecedentes sobre el destino de los detenidos desaparecidos, a que los entreguen a las instancias correspondientes.

“Está en la línea de lo que quiere a Armada”

Representando al Comandante en Jefe de la Armada, Almirante Rodolfo Codina, habló el contralmirante Eduardo Yunge, quien destacó el viaje realizado a la Quiriquina como “un gesto valioso que contribuye al reencuentro entre los chilenos”. Valoró el clima de respeto, de recogimiento y reflexión en que se efectuó esa jornada hace un año.

Mención especial tuvo para la gestión del entonces comandante en jefe de la  II Zona Naval, contralmirante Roberto Carvajal, quien tuvo la responsabilidad de sacar adelante este proyecto, contando con el decidido apoyo de la diputada Pacheco y de la Agrupación de Derechos Humanos de Tomé. “Fue una jornada emotiva para todos. Pude darme cuenta que la expresión de quienes participaron era distinta cuando llegaron que cuando regresaron”. Agregó que la Armada está dispuesta a apoyar iniciativas similares que favorezcan el reencuentro “y este libro es la expresión de un sentimiento que apunta a la reconciliación de todos”.

“Fue un acto de valentía”

Emocionada, la subsecretaria de Marina Carolina Echeverría comentó que fue la diputada Pacheco, quien en una reunión en casa de la presidenta Bachelet –“mientras nos fumábamos un cigarrillo en el patio”- le contó que existía esta idea. “Le dije que no tenía duda que el contralmirante Carvajal apoyaría y que también el Almirante Codina estaba dispuesto a apoyar la realización de este tipo de actos”.

Pero, agregó, no bastaba que la Armada tuviese la disposición, era necesario que quienes fueron las víctimas, quisieran dar ese paso. Por eso, felicitó “la valentía que ustedes tuvieron”.

Reconoció sentirse como una “invasora, en un periodo que no viví, tampoco tengo familiares que hayan sido víctimas de violaciones a los derechos humanos, por tanto soy parte de una generación que tiene mucho que recibir de ustedes. Para muchos de mi generación resulta increíble que hayamos llegado a esto. No hay justificación posible para que un chileno acometa actos de violencia hacia otro chileno porque piensa distinto, eso no se puede volver a repetir”, recalcó.

“Sigo pensando lo mismo”

Fernando Orellana leyó una reflexión personal de lo que fue su experiencia al retornar a la isla 34 años después.

En parte de ella, señala: “La máquina del tiempo me llevó de regreso a la Isla Quiriquina, lugar donde quedó preso el joven que una vez tanto anhelé. Casi sin darme cuenta estaban ante mí los que en el pasado tanto daño me produjeron. No era un sueño; era una realidad. Por eso digo: admiro mi capacidad de adaptarme a los cambios.

“Desembarcar en la isla, en silencio, tratando de ahuyentar los fantasmas del pasado, fue casi tan rápido como cuando llegué a ella por primera vez, claro que con algunas diferencias. Quienes me recibían con una sonrisa en los labios y un fuerte apretón de manos  eran  aquellos que en el pasado dejaron preso al joven de quien hablaba hace un rato”

En el mismo tono, siguió relatando su vivencia personal en la isla, y al finalizar señaló:

“Cuando venía de regreso en el remolcador y al echar la vista atrás  y ver la Isla que se alejaba, el joven que una vez había quedado preso ahora venía conmigo; había logrado  rescatarlo, romper  las cadenas de los  miedos y sentir que tanto  él como yo, por esa maravillosa capacidad de adaptarnos a los cambios que existe, él y yo, a pesar de todo, seguíamos pensando lo mismo”.

“Me pareció una locura”

Desde su visión como periodista, habló Salvador Schwartzmann, a quien le correspondió ir a la isla cuando ésta se convirtió en campo de prisioneros. Lo primero que reconoció fue que no pensó que fuese posible hacer el viaje que se estaba programando por parte de la Agrupación de Tomé, la Armada y la diputada Pacheco. Simplemente le pareció una locura.Active Image

 

Recordó algunos hechos que le tocó presenciar en la visita que hizo como periodista a quienes permanecían recluidos allí. Hubo un suceso muy particular que quiso contar.

“Cuando muchos de ustedes estaban detenidos en la Quiriquina, llegó un grupo de periodistas de Santiago. Recuerdo que una periodista, cuyo nombre no voy a mencionar, le preguntó al comandante que estaba a cargo cuántos prisioneros había en la isla. Le dieron una cifra, y ella dijo: “¿Por qué no los llevan a todos en un buque y los lanzan al mar? Y para qué, le preguntaron, “para que se mueran todos”. Usted no puede estar hablando en serio, el contestó el comandante y la periodista le replicó que “ellos pensaban matarnos a todos, así que ahora nosotros tenemos que matarlos”. Esa era la lógica de entonces, había mucha gente que lo creía…”

Otro recuerdo que compartió fue más reciente. Del viaje realizado el año pasado. Salvador Schwartzmann reconoció que no había vuelto a la Quiriquina después de haber reporteado allí cuando fue centro de detención. Por lo mismo, reconoció que le costó volver, que no estaba seguro. “Cuando estuve allá el año pasado, escuché que alguien se asombraba porque encontraba que la piscina estaba más grande. Pero no, era del mismo tamaño, lo que pasa es que es distinto verla desde arriba, con agua, que estar dentro de ella junto a otras personas detenidas”.

Por eso es importante realizar gestos como estos, agregó, y al finalizar dijo: “Después del viaje y ahora, me siento muy feliz de haberme equivocado”.

Saludos especiales

Durante la presentación del libro, se leyeron dos saludos. Uno del sacerdote Enrique Moreno, quien ofició la misa que se realizó en la Isla Quiriquina durante el reencuentro y el otro del director ejecutivo de Amnistía Internacional en Chile, Sergio Laurenti.

En parte de su saludo, Enrique Moreno señaló:

“El hecho de haber sido parte de ese “viaje a la memoria” que vivimos juntos el 12 de noviembre de 2007 me une particularmente a ustedes en este momento. Ese día, civiles y uniformados navegamos mezclados en la misma nave, todos desarmados, empeñados en superar antiguos recelos, esforzados en forjar nuevos vínculos, surcando aguas que nos llevaban a una vieja memoria que necesitábamos sanar.

En un momento, según recuerdo, se hizo un silencio y sólo pasó volando sobre nosotros una gaviota marina, testaruda, contra el viento, fuerte, libre, mirando desde lo alto nuestra travesía. Y como las gaviotas nunca andan solas, fueron muchas las que pasaron sobre nosotros. Fue entonces que su plumaje blanco y ceniciento, de largas alas, me pareció una bandera de alas que invitaba a la libertad y a la esperanza”.

A su vez, Sergio Laurenti escribió:

“Felicito la iniciativa de la publicación y la oportunidad de su presentación, justamente cercana a la conmemoración del 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La iniciativa del viaje y ahora del libro que conmemora el hecho debe ayudar a reflexionar sobre lo que nunca debió ocurrir y como el pueblo de Chile sufrió, enfrentó y derrotó a la dictadura”.

M. Eliana Vega

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *