¿Cómo es la relación entre indígenas y no indígenas en Chile?

Por María Eliana Arntz / Humanum

El Estado de Chile y la sociedad en general tienen importantes desafíos pendientes en materia de reconocimiento y protección de los derechos de los pueblos indígenas. Para ilustrar este hecho basta señalar que cerca de un tercio de las observaciones realizadas al país en el último Examen Periódico Universal refirieron a la situación  de los Pueblos Indígenas. Por esta razón el Sistema de las Naciones Unidas en Chile ha priorizado en su agenda de trabajo el apoyar al país en el esfuerzo por avanzar decididamente en esta materia.

Como parte de este trabajo, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) acaba de lanzar la Primera Encuesta de Relaciones Interculturales y el libro “Pueblos Originarios y sociedad nacional en Chile: la interculturalidad en las prácticas sociales”, publicaciones que nacen a partir de necesidad de contar con más y mejor información acerca de las relaciones interculturales en el país.  Se busca  aportar a  una amplia deliberación pública sobre las barreras actuales y potenciales que afectan la convivencia intercultural y las posibilidades de desarrollo humano.

La encuesta se realizó a personas aymara y no aymara y mapuche y no mapuche en territorios definidos como interculturales y el libro es un compilado de artículos de diferentes autores que da cuenta de las relaciones interculturales en cada uno de los pueblos indígenas del país y en algunos ámbitos específicos en donde se dan estas relaciones.

Un primer hecho que devela la encuesta es que los entrevistados señalan que las relaciones interculturales en Chile han mejorado y que seguirán mejorando en los próximos 10 años.  Cerca del 40% de los mapuche y el 62% de los aymara cree que las relaciones efectivamente han mejorado, mientras que el 40% de los no mapuche y el 42% de los no aymara consideran que éstas se han mantenido igual. La visión del futuro de estas relaciones es más positiva, dado que el 43% de los mapuche y cerca del 70% de aymara y no aymara consideran que éstas van a mejorar en los próximos 10 años. En el caso de los no mapuche se observa una percepción algo más negativa dado que el 41% de éstos cree que éstas se mantendrán igual.

La encuesta también permite constatar que la sociedad no indígena apoya las demandas históricas de los Pueblos Indígenas. De hecho, cerca del 50% de los no mapuche y del 40% de los no aymara considera que una de las políticas más importantes para el tema indígena es devolver o dar acceso a las tierras. Destacando, también, ámbitos como promover el respeto y tolerancia hacia los ciudadanos, mejorar su educación y dar oportunidades de trabajo.

Los resultados de ambas investigaciones demuestran que la población indígena y no indígena declara una preocupación por el conflicto intercultural, la que debe ser atendida. Esta preocupación se expresa de manera diferencia en los grupos encuestados. Se aprecia que se percibe el conflicto entre indígenas y no indígenas como uno de importante profundidad (más acentuado entre los mapuche), semejante al observado entre ricos y pobres o entre trabajadores y empresarios; al mismo tiempo, en ambos grupos hay una fuerte aceptación de la idea que en una sociedad es mejor que los conflictos se muestren. En cambio en el caso aymaras y no aymaras, las tendencias son opuestas: se estima que los conflictos culturales son menos fuertes que otros, por ejemplo, que el observado entre nacionales y extranjeros y predomina en estos grupos una preferencia por evitar el conflicto.

Una dimensión común, son las experiencias de discriminación, pues el 35% de los mapuche y el 39% de los aymara declara haberse sentido discriminado, alguna vez, por ser indígena, destacando la escuela y el barrio como los principales espacios de discriminación. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que si bien se reconoce la existencia de experiencias de discriminación por etnia, ésta aparece -en todos los grupos- en tercer lugar, siendo más recurrentes aquellas basadas en el estatus socioeconómico y la educación. Cabe mencionar, que la percepción de discriminación por etnia aumenta en los no indígenas, dado que más del 63% de los no mapuche y no aymara reconoce que ha observado o sabido de al menos una situación de discriminación en desmedro de la población indígena.

Los hallazgos del estudio refieren a la idea que la sociedad ha avanzado hacia una mayor valoración y reconocimiento de los pueblos indígenas, pero que ello no ha ido acompañado de los cambios políticos institucionales que el Estado requiere asumir.

El libro completo estará disponible en www.pnud.cl

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *