Comienzan trabajos de la primera planta agroindustrial intercultural del país

participantes alto bbU. de Concepción, FIA, Enel y comunidades pehuenches se unen en proyecto de fomento a la actividad de recolección de avellana chilena. Unidad productiva también será la primera fábrica agroindustrial de la comuna de Alto Biobío,
En la comunidad El Avellano, una de las doce que habitan el sector del Alto Biobío, se dio inicio a un proyecto de innovación que transformará las actuales dependencias productivas de avellanas en una fábrica agroindustrial intercultural, donde se elaborarán productos que les permitirán a las comunidades acceder directamente a los mercados de consumidores finales, con productos derivados de la avellana chilena, el principal sustento económico de la comunidad.

“Queremos que nuestro trabajo sea un aporte a para nuestra economía y que se conozca en el país”, aseguró Nivaldo Piñaleo, alcalde de la comuna, quien también sostuvo que “cuando las iniciativas nacen de inquietudes de las comunidades y se logran concretar a través del diálogo es cuando realmente logramos acercarnos a lo que queremos como pueblo: desarrollo”.

Esta iniciativa es posible gracias a la articulación de distintas organizaciones e instituciones públicas y privadas. En una primera instancia, la empresa Enel, por medio de la fundación Pehuén, les brindó el apoyo para montar los primeros cimientos de una planta procesadora, y en esta “segunda parte”, que comienza gracias al fondo Rescate del Patrimonio Agrario, Agroalimentario y Forestal de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), se dará inicio a un proceso de transferencia tecnológica, que entregará herramientas a los productores para mejorar y sofisticar su producción, incorporando también elementos de diseño, marketing y planes de negocio.

“Esta iniciativa es una de las que definimos como “virtuosas”. ¿Por qué virtuosas? Porque logran un modelo de articulación entre organizaciones e instituciones de mundos y cosmovisiones tan distintas como la empresa privada, la academia y las comunidades indígenas. Éstas se transforman en los eslabones de una cadena que se une por medio de la transferencia tecnológica, es decir, mediante el enriquecimiento de todos sus actores gracias a esta alianza. Un modelo innovador y que, como indica Valter Moro, altamente replicable no sólo a nivel nacional, sino internacional”, explicó María José Etchegaray, directora ejecutiva de FIA.

La autoridad alude al trabajo que hace la empresa Enel en Chile y a nivel mundial con los territorios en los que se instala, armonizando las relaciones entre el medio ambiente, la industria y los habitantes de las zonas intervenidas. Al respecto, Valter Moro, gerente general de Enel, indicó que para la empresa es una gran alegría participar activamente en el desarrollo de una mejor calidad de vida de los pehuenches “este es un proyecto emblemático que nace de la necesidad de la gente que habita esta tierra, que busca un desarrollo sustentable y con pertinencia cultural, algo que determina que hoy este sea un día alegre para todos nosotros”, señaló.

Como explica Claudia Carrasco, coordinadora del proyecto ejecutado por el Centro de Desarrollo Tecnológico Agroindustrial (CTDA) de la U. de Concepción, esta fábrica tiene metas concretas: si hoy un saco de 20 kilos de avellanas se vende a los intermediarios a un valor entre los 10 mil y 18 mil pesos, “esperamos poder llegar a los 20 mil por kilo, que es el valor al cual se factura hoy en día en el mercado al detalle. Además, trabajaremos en mejorar la oferta de productos con el desarrollo de harina y aceite de avellana chilena, ambos productos muy valorados por el mercado gourmet. Seremos la primera fábrica agroindustrial intercultural del país y la primera de la comuna de Alto Biobío”, aseguró.

escrito por TBB

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *