Colegio de Periodistas plantea exigencias en torno al proyecto de TV Digital

Una serie de exigencias mínimas en relación al proyecto de Ley sobre Televisión Digital que actualmente se tramita en el Parlamento, planteó al Senado la directiva nacional del Colegio de Periodistas de Chile.
Entre ellas, se pide que se levante la urgencia que tiene para su tramitación y que los debates propios de esta iniciativa sean ampliamente difundidos a la ciudadanía. Reproducimos el texto completo presentado por el Colegio de Periodistas.
La historia de la televisión en Chile, que se inició a fines de la década de 1950, muestra que se dio tal importancia cultural al nuevo medio de comunicación que, inicialmente, se le confió sólo a las universidades.
En los años finales del gobierno de Eduardo Frei Montalva se creó un moderno y ambicioso proyecto de televisión pública que tuvo como centro satisfacer a la amplia diversidad del país, su demanda cultural y la ampliación de la democracia. Una concepción meramente comercial estuvo ausente en dicho proyecto.

Hoy se enfrenta una radical modificación tecnológica, ya funcionando en la mayoría de los países, que posibilitará una significativa ampliación cuantitativa de las señales televisivas, junto a una mayor calidad de recepción visual y auditiva.

Sin embargo, la tecnología continúa avanzando en sus perfeccionamientos, por lo que es evidente que conoceremos nuevos avances en el muy próximo futuro. Esto es un dato del problema.

Es por esto que llama la atención que el proyecto de ley parece concebirse sólo desde una perspectiva técnica, reduciendo su visión a este particular asunto sin reconocer que se debe entender como un proyecto eminentemente cultural y político, a cuyos horizontes debe servir la tecnología, y no al revés.

En ese contexto, el proyecto de ley que regula la Televisión Digital en Chile debe ser una gran iniciativa cultural, que promueva la libertad de expresión de toda la ciudadanía, fortaleciendo la capacidad comunicacional de la sociedad civil a través de sus organizaciones.

Nos inspira el concepto del derecho a la información y a la comunicación. El Colegio de Periodistas ha propuesto una reforma constitucional que obligue al Estado a asegurar el derecho a la información a todos los ciudadanos. El ejercicio de este derecho implica asegurar la creación de medios de comunicación a todos los ciudadanos, independiente de su condición económica y con la sola sujeción a la ley y a un mínimo de audiencia que fundamente el aporte estatal.

Considerando lo anterior señalamos que como Colegio de Periodistas de Chile compartimos y respaldamos las 11 demandas de la Mesa de Ciudadanía y Televisión Digital, que ambas cámaras del Congreso Nacional ya conocen. Esos once puntos son los mínimos básicos que podrían permitir como aceptable el nuevo soporte legal de la televisión nacional.

Sin embargo, además de lo señalado, creemos indispensable que se levante la urgencia impuesta al debate de la tramitación de esta ley, con el sano objetivo de lograr una ley que efectivamente se haga cargo de las posibilidades que se deben abrir al servicio de todos los ciudadanos del país. No se trata sólo de un proyecto industrial y comercial. Se trata de un proyecto esencialmente cultural y social, que presume del Estado la capacidad de generar proyectos y programas de política pública en esta materia.

Dada la importancia y dimensión que este proyecto de ley tiene, este Colegio de Periodistas de Chile considera, por lo mismo, que los debates propios de la discusión del proyecto sean ampliamente difundidos por las cámaras respectivas, asumiendo el interés y el legítimo derecho que tienen los ciudadanos por conocer dichos debates que los afectarán, para bien a para mal, sin ninguna duda. Por tanto, es deseable que estos debates, en su totalidad y no sólo parcialmente, sean transmitidos on line. A lo menos debe ponerse a disposición de la ciudadanía los audios de las sesiones el mismo día en que se celebren. El objetivo es democratizar el debate de modo tal que la ciudadanía sepa efectivamente lo que sus representantes opinan el mismo día en que las discusiones tienen lugar. La decisión está en manos del Congreso.

Por otra parte, consideramos que las nuevas concesiones de señales se deben reconcursar en su totalidad. A los actuales concesionarios debe asegurársele sólo la mantención de una señal y no del total del espectro radioeléctrico del que actualmente disfrutan. Nos negamos a aceptar que por cualquier vía se busque entregar a perpetuidad concesiones de TV de carácter nacional. Debe respetarse el principio de igualdad ante la ley. Todas las señales deben estar sujetas al plazo máximo de 20 años establecido en la ley, plazo ya exagerado si comparamos con la legislación internacional. En Estados Unidos, como un ejemplo actual, las concesiones deben ser renovadas cada 8 años.

Asimismo, nos preocupa profundamente que el actual texto en debate no considere la existencia de un teleradiodifusor público, herramienta esencial para contribuir de manera categórica a cumplir con el espíritu original del proyecto: democratizar nuestra TV y asegurar la transmisión de tv educativa, cultural y comunitaria.
El Colegio valora que se considere la existencia de una televisión comunitaria, educativa y cultural, por lo que insistimos en que sin el teleradiodifusor público es poco viable su desarrollo.

Por lo mismo, este Colegio considera que, para poder garantizar el ingreso de nuevos actores –comunitarios, educativos y culturales- al mercado televisivo con el propósito de democratizar las comunicaciones y contribuir al pluralismo y la diversidad informativa, es imprescindible que, junto a la existencia de un radiodifusor público, se considere una política de subsidios para posibilitar y permitir la gestión básica de este tipo de canales, hasta que consigan una plena autonomía. En este sentido expresamente respalda las indicaciones que la Mesa de Ciudadanía y Televisión Digital propuso ante la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados para posibilitar dichos propósitos.

Creemos, sin embargo, que las organizaciones sociales y culturales de carácter nacional, como el Consejo de Rectores, la CUT, Conapyme, CPC, Confech y otras, deben tener acceso a señales de carácter nacional. Creemos que no es bueno reducir, de manera explícita o implícita, la TV comunitaria a un carácter local o restringido.
Estimamos que el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) como organismo regulador de la TV chilena, debiera contar con amplias atribuciones para asignar y renovar concesiones en virtud de proyectos programáticos y no sólo en virtud de proyectos técnicos, como sugiere el proyecto de ley y velar porque la programación televisiva se ajuste a lo definido en el artículo I de la ley general de TV, referido al “correcto funcionamiento”, que representa el deber ser de la televisión. En este sentido debe velar, entre otras obligaciones, por el respeto de “todos los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución y en los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes”.

Creemos, además, que el Consejo Nacional de Televisión debe estar compuesto mayoritariamente por personas que provengan del mundo de la comunicación social, en todas sus expresiones, de forma tal que no sea generado sólo por acuerdos políticos. La definición que expresa el proyecto de ley referido a personalidades de la cultura y las artes nos parece ambigua.

LOS 11 PUNTOS QUE SON EL MÍNIMO ACEPTABLE EXIGIDOS POR LA MESA DE CIUDADANÍA Y TV, A LOS QUE ADHERIMOS

1. Transportador público
El Estado debe garantizar que exista un Canal de Televisión de Cobertura Nacional que transmita exclusivamente televisión educativa, cultural y comunitaria.
2. Composición CNTV y TVN
Debe modificarse la composición de los integrantes del Consejo Nacional de Televisión (CNTV) y del Directorio de Televisión Nacional (TVN), considerando el carácter más amplio que la televisión debe cumplir, a objeto de neutralizar la tendencia al actual cuoteo político, incorporando representantes de la producción independiente, las universidades y organizaciones sociales afines.
3. Obligación cable-operadoras
Las empresas de televisión de pago (televisión por cable) deben incorporar en sus paquetes básicos a los canales educativos, culturales y comunitarios que se transmitan en donde prestan sus servicios.
4. Mecanismo de concesión comunitaria
Las concesiones de carácter comunitario se deben otorgar mediante la decisión de un Comité Asesor del Consejo Nacional de Televisión especialmente constituido para esta función y que incluya a representantes de la respectiva comunidad.
Las concesiones comunitarias recaerán en personas jurídicas sin fines de lucro. Estas velarán por la promoción del desarrollo social y local, como del capital social y comunitario.
Las concesiones comunitarias deben ser indelegables, por lo que debe quedar prohibida su venta, cesión o transferencia.
Las concesiones comunitarias no deben ser administradas o gestionadas por organizaciones de carácter político
partidista o entidades religiosas regidas por la Ley Nº 19.638.
5. Única concesión obtenida
Se debe garantizar la desconcentración de la propiedad de las concesiones de televisión en pocos operadores, por tanto, nadie puede tener más de una concesión de aquellas que utilizan espectro electromagnético en la misma zona de cobertura, porque el espectro electromagnético es escaso y un bien de uso público que nos pertenece a todos los chilenos.
6. Espectro comunitario
El Estado debe transparentar el espectro disponible y asegurar, por la vía de la reserva, que el 40% del total del espectro atribuido a televisión se destine a la transmisión de televisión educativa, cultural y comunitaria.
7. Reconocimiento legal
Considerando la actual existencia de canales comunitarios de televisión en plena operación, el Estado debe reconocer y validar su existencia.
8. Porcentaje producción independiente
Al menos un 40% de la programación deberá corresponder a creaciones audiovisuales de autores nacionales de producción independiente a las estaciones de televisión.
9. Fomento a la cultura
Debe existir una política de fomento integral de la TV educativa, cultural y comunitaria que permita su desarrollo y gestión sustentable a futuro.
10. Gratuidad y libre recepción
Debe garantizarse la gratuidad en la recepción de la televisión digital.
11. Usos sociales de televisión digital
Deben garantizarse los usos sociales asociados a la televisión digital, tales como tele-gobierno, tele-educación y tele-medicina.

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

  1 comment for “Colegio de Periodistas plantea exigencias en torno al proyecto de TV Digital

  1. jaime marin
    11 Junio 2011 at 12:29

    mucha literatura , el item que concuerdo TOTALMENTE la tv
    no debe ser controlada por partidos politicos tampoco por grupos religiosos
    Aun no tengo claro si la tv digital tendra mas canales gratis.Ojala que asi sea

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *