Colectivo Informativo Mapuexpress: “La resistencia es vida”

mapuexpress-grupo“La resistencia es vida”, señaló la coordinadora del Colectivo Informativo Mapuexpress, Martina Paillacar, en el marco del lanzamiento del libro  “Resistencia Mapuche al extractivismo”, presentado en Temuco el día viernes 6 de enero en el centro de extensión de la Universidad de la Frontera.

Allí, en la presentación e introducción de la jornada se compartió un mensaje (se extiende más adelante), vinculado a situaciones que se enfrentan en Wallmapu con respecto a las diversas formas de resistencia ante el abuso y la injusticia, resistencia llevada adelante por comunidades – LofMapu – territorios,  desde sectores campesinos, desde múltiples formas de organización en zonas urbanas, desde las cárceles por parte de prisioneros políticos y hasta en la comunicación social independiente que quiebra los cercos informativos de ciertos sectores políticos-empresariales.

“La resistencia es la duda,  pero asimismo es la puesta en práctica de aquel mundo que soñamos: es el agruparse entre compañeros y compañeras a levantar un medio de comunicación social; es el aceptarnos en la diferencia y construir en base a ello nuevas formas de entendimiento. Es el intentar relacionarnos en base a otros valores como la solidaridad, apoyo mutuo, autonomía, reciprocidad, compañerismo, horizontalidad, autogestión, libredeterminación,  fraternidad entre pueblos”, se señala en una parte de los contenidos del mensaje de Mapuexpress.

El Colectivo Mapuexpress es integrado por un equipo editorial y por un grupo de colaboradores/as en diversas áreas, cuya coordinación es asumida por la periodista Martina Paillacar, establecido el sábado 7 de enero en reunión interna. En la imagen, integrantes del Colectivo, de izquierda a derecha: Eva Barriga, Catalina Manque, Alfredo Seguel, Paola Henríquez, Angélica Valderrama Cayuman, Felipe Gutiérrez, Sergio Millaman, Martina Paillacar y José Luis Vargas. Asimismo, participan: Patricio Melillanca, César Vargas, Ronny Leiva Salamanca – Huenchullan, Mauro Durán Puelche Comunicaciones. Fotografía: Javier Karmy (Editorial Quimantú)

Presentación Colectivo Mapuexpress, viernes 6 de enero 2017 “Resistencia Mapuche al extractivismo

PRESENTACIÓN

 

Reciban ante todo nuestros más sinceros agradecimientos como colectivo mapuexpress por venir y compartir su tiempo con nosotros/as en este lanzamiento del libro realizado con editorial Quimantú y que hemos llamado: “Resistencias Mapuche al extractivismo”,  instancia  que es más bien una excusa para poder juntarnos a conversar, a reflexionar y visibilizar la situación que  todos y todas, seamos o no Mapuche, vivimos en wallmapu, territorio ancestral Mapuche, territorio que, por causa y consecuencia de la colonización española, la invasión estatal chilena y argentina,   la  implantación del capitalismo, y más tardíamente, del modelo neoliberal con la dictadura pinochetista, se ve hoy  amenazado, usurpado, violentado , saqueado, atropellado y con grave riesgo a las últimas reservas naturales que quedan y la de nosotros, sus habitantes. .

Creemos que es importante estar e intervenir en todo espacio público, incluyendo esta Universidad, aunque sea simbólico, razón por la cual agradecemos la facilitación de este espacio. Asimismo, a la editorial Quimantú, a Felipe Durán, Evelyn Cornejo, a la comunidad de historia mapuche, humberto manquel del parlamento de koz koz, natividad llanquileo de la red por la defensa de los territorios, y a todxs quienes han aportado en la organización  de esta actividad.

“La resistencia es vida”. Con este planteamiento, queremos iniciar esta jornada, y para esto, como colectivo que  trabajamos ya desde hace 16 años desde la comunicación  mapuche, y social, hemos escrito algunas reflexiones  que queremos compartir brevemente con ustedes.

Antes que ello, para quienes conocen y no conocen Mapuexpress, queríamos contarles de qué se trata nuestro quehacer. Bueno, Mapuexpress  (primero mapuexpress.net hoy es www.mapuexpress.org ) es una página de información mapuche que nació a fines de la década de los ´90 y principios del 2000. Surgida al alero de la agrupación Kona Pewman (y con apoyos de dominios y web por parte de la familia Mapuche Railaf en Holanda).  Hoy,   es el resultado de los compromisos  de sus integrantes y colaboradores a través de un colectivo informativo.    Mapuexpress busca a través de la comunicación social y el activismo, la defensa, promoción e incidencia por los derechos colectivos de los Pueblos, principalmente del Pueblo Mapuche. En el colectivo, no hay cabida a la partitocracia ni a la dependencia económica. Nuestro rumbo ha sido ejercicio de la libertad de expresión, independencia y autonomía. Así, Mapuexpress es el resultado de los compromisos y la profunda creencia en la comunicación como derecho inalienable de quienes integramos el colectivo, colectivo que hoy, se ha convertido en una extensa familia. En Mapuexpress trabajamos principalmente sobre situaciones que afectan los derechos humanos y colectivos del Pueblo Mapuche, denunciamos el modelo económico y político, el extractivismo, la violación a derechos humanos, la represión a movimientos sociales, la censura mediática, entre tantos otros, pero asimismo, promovemos el kume  mogen, el buen vivir. No solo es la resistencia, son las propuestas de vida donde más que inventar algo nuevo, hay que recordar la memoria histórica. Nadie sabe hacia dónde va, sino sabe de dónde viene, decía el refrán antiguo. .

Nuestro trabajo es esencialmente de voluntariado, de compromiso y convicción y muy de vez en cuando,  postulamos  a algún proyecto que nos permite financiarnos por un par de meses de forma bien austera, y es así, como en esta oportunidad, hemos postulado a un fondo que se llama Rosa Luxemburgo, en honor a la revolucionaria y teórica polaca, y que nos ha permitido publicar  el libro que presentaremos a continuación.  Rosa Luxemburgo señaló: “La libertad es siempre la libertad de los disidentes” y en esa línea, como Mapuexpress intentamos aportar en la libertad que tenemos todos y todas nosotros quienes nos planteamos como  contrarios y críticos al sistema.

Sobre el libro, podemos señalar que éste consta de reportajes de comunicadores y comunicadoras en torno al extractivismo e incluye la  Declaración de Comunidades y organizaciones sociales de Wallmapu frente a la imposición de Industrias extractivas y energéticas, Felipe Gutiérrez, editor del libro,  más adelante se referirá a esto en detalle.

El  libro intenta ser un aporte en la reflexión del modelo extractivista en wallmapu en formato impreso, ya que sabemos que internet no llega a todas partes, y por tanto urge visibilizar estas situaciones en rincones varios, de forma más duradera, como lo es el formato en papel.

Situaciones de represión y criminalización a la lucha social, la invasión forestal, de hidroeléctricas y varias otras más de energía, las acuicolas, las mineras, las agrodindustrias y la industria pesquera,  son parte de una realidad invasiva que carcomen el corazón de la Ñuke Mapu y de los seres vivos que habitamos en ella, donde es urgente no solo informarnos, sino también tomar posición y actitud, no solo por la retórica de lo que significa Wallmapu, las fuerzas de la naturaleza (los ngen), la espiritualidad para muchas personas o lo injusto desde lo perspectiva social sobre el modelo imperante junto a lo repugnante de las ideologías occidentales que hay detrás de ello, sino, por algo tan elemental como es  nuestra supervivencia como seres humanos, como seres vivos..

La resistencia es vida. La resistencia, a la cual los sucesivos gobiernos insisten en calificar como terrorismo, no es más si no la expresión primera por la cual la humanidad no se ha extinguido. Es la posibilidad de vida en un sistema que propicia la muerte. Es el plantearnos frente a lo que consideramos incorrecto, como lo es el modelo económico y político que como bien todos sabemos, genera desigualdad, injusticia, pobreza, guerras, xenofobia, discriminación, racismo, individualismo, competencia, extractivismo,  entre tantos otros, y decir ante ello: ya basta.

La resistencia la planteamos como la digna, justa y necesaria lucha que se da en el día a día: cuando jóvenes se reúnen a revitalizar el mapudungun; cuando desde la autogestión se levanta una biblioteca comunitaria, cuando artistas pintan murales críticos en las calles, cuando fotógrafos documentan y denuncian represión en comunidades mapuche,   cuando cuestionamos el sentido, los intereses y la veracidad de los medios  tradicionales de comunicación; cuando una comunidad rechaza un proyecto hidroeléctrico; cuando nos levantamos por la mañana y cuestionamos el trasfondo del trabajar para consumir,   estudiar para trabajar, el vivir para producir, .

La resistencia se da cuando dudamos: cuando dudamos de la historia oficial  que se nos enseñan en escuelas y universidades, cuando dudamos del rol del aparato estatal y sus instituciones, cuando nos cuestionamos sobre los intereses políticos y económicos de quienes ostentan el poder, cuando dudamos de la legitimidad y consecuencias de las iglesias para la cosmovisión Mapuche,  cuando nos negamos a ser parte del circo electoral chileno, cuando dudamos  de los alimentos que podrían estar envenenados con pesticidas de la industria alimentaria, cuando dudamos de la supuesta benevolencia empresarial que en su responsabilidad social dice mitigar los daños sociales y ambientales producidos.

La comunicación, así como la entendemos y practicamos como medio, es también un acto de vida, y resistencia.

La comunicación es y debiera ser la puesta en práctica de  al menos tres libertades:  la libertad de  pensar, y ser diferente, por tanto, la libertad de conciencia y expresión;   la libertad de obrar según nuestra voluntad, y no supeditada a intereses económicos de otros; y la libertad de existir, sin temor a ser censurado, marginado, despedido, encarcelado o hasta incluso, asesinado. Tres  libertades que hoy, en la prensa tradicional  creemos: no existe.

En el Chile de hoy, como bien todos sabemos, el duopolio mediático Edward – Copesa continúa  criminalizando la justas demandas de las luchas sociales tal y como en dictadura se hizo. Se sigue violentando nuestro derecho fundamental  a la Comunicación e información veraz, se sigue generando estereotipos sobre los Pueblos Originarios, particularmente sobre el Mapuche, y con ello, no sólo se nos niega como pueblos, sino que  se niega nuestra existencia como seres humanos.

No es sin embargo, situación propia de la prensa en Chile. Es la prensa el reflejo del empresariado, y a su vez, de los intereses del  Estado, de los Estados en general,  cuyo   fundamento de Ser, se forja en la violencia.

Es así como la situación que vivimos hoy en Wallmapu, se repiten a lo largo de Latinoamérica y otros lugares del mundo,   donde hermanos y hermanos de diversos Pueblos  y de movimientos sociales que se oponen a proyectos extractivos,  al estado, y a la violación de derechos humanos, son perseguidos, y encarcelados, asesinados, desaparecidos, torturados, como sucede hoy con el Pueblo Shuar en Ecuador,  el pueblo garífuna en Guatemala, el pueblo yukpa en Venezuela, el pueblo zaramaka en Surinam y así tantos otros. Con estas palabras recordamos asimismo los lamentables asesinatos de la activista feminista Berta Cáceres en Honduras, de la dirigente campesina Maricela Tombe, de Sabino Romero del pueblo yukpa, a los miles de asesinados y desaparecidos en México, a los familiares de Ayotzinapa que aún esperan verdad y justicia, entre tantos otros.

Hoy,  la constitución chilena forjada en dictadura, no  reconoce a los Pueblos Originarios, y aún más,  aplica especialmente leyes   como lo es la 18. 314 más conocida como Ley antiterrorista, la ley de seguridad interior del estado  o figuras como la de testigos protegidos y de oídas, que propician un indebido juicio, sin posibilidad alguna a la debida defensa.

La ley antiterrorista,  que duplica las condenas normales para algunos delitos, extiende la prisión preventiva, permite que el Ministerio Público retenga pruebas a la defensa durante un plazo de hasta seis meses y que los acusados sean condenados basándose en el testimonio de testigos anónimos” ha sido aplicada indistintamente a cientos de personas mapuche como también en el último tiempo a personas anarquistas. Algunos casos que recordamos son el de los lonko Pichún y Norin, el caso Ancalaf, el caso Poluco-Pidenco, en los cuales todos los procesos tuvieron condenas entre 5 y 10 años,

Están asimismo el caso peaje quino, el caos de Emilio Berkhoff y así tantos otros, que por tiempo, no podemos todos mencionar,. Sobre los testigos protegidos, podemos señalar que su uso contraviene tratados internacionales ratificados por Chile y que actualmente están vigentes, como son el Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, entre otros organismos.

En el Chile de hoy, la violencia política Estatal y empresarial, el racismo, y  discriminación en Wallmapu,  se extienden en diversos territorios:

Así por ejemplo el fotógrafo Felipe Durán, quien participa hoy con exposición fotográfica de recuperación productiva en lof temucuicui,   estuvo preso más de 10 meses encarcelado  a causa de una persecución y montaje, hecho que se ha repetido con varios otros comunicadores y defensores de derechos humanos en el marco de las injusticias que se cometen diariamente en los territorios.

Esas injusticias también lo evidencia el vertimiento de  nueve mil toneladas de desechos salmoneros en mayo 2016 en el mar de Chiloé y que produjera la crisis que afecta  hasta   la actualidad comunidades, pescadores artesanales y a todos los y las habitantes en Chiloé y que las autoridades gubernamentales señalaron era tan sólo marea roja o las sendas contaminaciones causadas por las celulosas de Celco – Arauco o Mininco en diversas localidades de las regiones del Maule, Bio Bio, Araucanía y Los Ríos.   

Desde la perspectiva de la violencia estatal y represión, también queda de manifiesto y a modo de ejemplo, la situación de Lorenza Cayuhan quien el 14 de octubre de este año, debió parir encadenada frente a un gendarme en el hospital de Arauco, por mandato y responsabilidad de Gendarmería, lo que evidencia no sólo la violación a derechos humanos, la violación a la  ley de Deberes y Derechos de los Pacientes, la violencia obstétrica  sino  asimismo toda la violencia del sistema patriarcal estatal.

Así sucede con el encarcelamiento de peñis   y lamgien en diversas cárceles del país que por el hecho de tener apellido Mapuche, pertenecer a una comunidad, o participar en justas reivindicaciones territoriales están presos, enfrentando injustos procesos judiciales, y en muchos casos, absurdos montajes judiciales y policiales.

Así, nos enteramos recientemente de la situación del joven Mapuche Brandon Hernández Huentecol, adolescente mapuche de 17 años de edad,  quien el domingo 18 de diciembre, en el sector Curaco, de la comuna de Collipulli, resultó gravemente herido tras recibir un impacto de escopeta en su espalda disparada por un efectivo de Fuerzas Especiales de Carabineros, el Sargento Segundo Cristián Rivera y recibiera más de 140 proyectiles de perdigones en la espalda. Recientemente Brandon fue sometido a su onceava cirugía y se espera recuperación, como ocurrió también con Ruth Meñaco en mayo del 2016, siendo baleada en el abdomen y piernas, en presencia de sus dos hijos, en su hogar, por parte de agentes estatales represores del GOPE.  

Así, la Machi Francisca Linconao, quien  ganó una demanda contra el Estado y un recurso de protección para evitar la tala ilegal de árboles, hoy con más de 9 meses en prisión preventiva por la supuesta responsabilidad en el asesinato del matrimonio Luchsinger -Mackay entre otros 10 imputados más y tras cuatro veces de ir y venir en revocaciones de prisión preventiva, inició en el hospital de nueva imperial el 23 de diciembre una huelga de hambre, y a la que más tarde se suman otros 5 comuneros Mapuche desde la cárcel de Temuco :  Alfredo Tralcal, José Tralcal, Benito Trongol, Luis Tralcal y Nicolás Railaf, quienes exigían  como primera medida que la machi  espere el juicio fuera de las rejas. Hoy, tenemos la dicha de poder decir que,  la Machi se encuentra en su hogar, en su rewe, con arresto domiciliario total a la espera del juicio y que la huelga de hambre se levantó gracias a la acogida del recurso de amparo en el día de ayer y que anhelamos su recuperación.

En este caso, fue así, como el  Ministro de Corte Luis Troncoso, quien ha negado  el beneficio de la Machi  en múltiples ocasiones ha beneficiado con arresto domiciliario    a violadores de Derechos Humanos incluido a Jorge Temer,  formalizado por el delito de homicidio calificado de Eliseo Jara Ríos y Pedro Muñoz Apablaza, en la comuna de Victoria, el 27 de octubre de 1973 a  quien le encontraron armamento de guerra en la casa, y le dejaron arresto domiciliario, al igual que al trabajador trabajador  José Cañete Paredes, quien asesinó en 2014 al comunero mapuche José Quintriqueo Huaquimil, que fue atropellado al interior del Fundo Nilpe de Galvarino.

En marzo de este año la machi deberá enfrentar el juicio  y en el que se le acusa bajo la anteriormente mencionada ley antiterrorista.

El 26 de diciembre, justo en el día en que  Michelle Bachelet viajó a La Araucanía para reunirse con una mesa asesora, dos carabineros del GOPE dispararon a  dos comuneros mapuche en Tranaquepe,  comuna de Tirúa, región del Biobío. Las víctimas fueron  Jorge Ariel Colil Alarcón    y Renato Ulises Lincopán Cona, quienes quedaron gravemente baleados.

Recientemente, el 3 de enero, se conmemoraron 9 años del cobarde asesinato del joven mapuche Matías Catrileo Quezada, asesinado el 3 de enero de 2008 por el Carabinero Walter Ramírez Inostroza en un proceso de recuperación de territorio ancestral Mapuche en el ex fundo Santa Margarita, Vilcún (cuyo propietario era el agricultor Jorge Luchsinger). El Carabinero, como en muchos otros casos,  jamás vió la cárcel, y tuvo que firmar en 40 oportunidades.

Matías, es asesinado en democracia, al igual que Johnny Cariqueo, Jaime Mendoza Collío, Rodrigo Melinao Lican, Juan Cruz Magna, Rodrigo Cisternas, Juan Collihuín, Zenón Díaz, Julio Hentecura, Alex Lemún, Manuel Gutiérrez, entre tantos otros. A ello, se suma la detención y desaparición de José Huenante, y la muerte en extrañas circunstancias de Macarena Valdes en Tranguil, quien  se manifestaba contra la transnacional  RP Global en Panguipulli.

Ante ello, como Mapuexpress no pedimos un minuto de silencio por ellos y ellas, sino, en contrario,   creemos que el silenciar y callar nos convierte en cómplices, por tanto, desde la palabra, la denuncia y la difusión, nos sumamos a la urgente visibilización de las sistemáticas violaciones a los derechos humanos por parte del estado de chile, latifundistas y colonos.

Hay tantas otras situaciones que nos gustaría mencionar, como la necesidad de no  perdonar ni olvidar los crímenes de dictadura, ello a partir de la reciente mesa de perdón realizada por la iglesia católica a los reos de Punta Peuco, quienes por lo demás, gozan de beneficios que ningún otro preso tiene en el país.

Están también las amenazas y en otros casos aprobación de múltiples proyectos hidroeléctricos en todo el país, que evidencian una vez más, el interés económico de unos pocos por sobre la vida de todos nosotros. Están los vertederos de basura en comunidades mapuche, las forestales y monocultivos de pino y eucaliptus que dañan gravemente al ecosistema y a todos quienes en los territorios vivimos. Están las mineras, las petroleras en Puelmapu, las salmoneras, pisciculturas, proyectos eólicos, un sin fin de inversiones que nos amenazan, de las cuales tenemos el deber, de rechazar, enfrentar, visibilizar, denunciar, informar.

Como señalábamos en un principio, la resistencia es la duda,  pero asimismo es la puesta en práctica de aquel mundo que soñamos: es el agruparse entre compañeros y compañeras a levantar un medio de comunicación social; es el aceptarnos en la diferencia y construir en base a ello nuevas formas de entendimiento. Es el intentar relacionarnos en base a otros valores como la solidaridad, apoyo mutuo, autonomía, reciprocidad, compañerismo, horizontalidad, autogestión, libredeterminación,  fraternidad entre pueblos.

 

Comparte esta información...
Share on FacebookEmail this to someonePin on PinterestDigg thisPrint this pageTweet about this on Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *