Cesar Baeza nuevo colaborador en nuestras páginas de opinión

yo-en-paseo-cuicocha-abr-260800621Comunicamos a los usuarios de la Agencia de Noticias Medio a Medio que se ha incorporado Cesar Baeza Hidalgo como colaborador independiente de nuestras páginas de opinión, sin perjuicio de que también nos aporte notas informativas eventualmente.

El se define a si mismo  del siguiente modo:

Periodista y foto reportero.

Viajero desde 1995 de países como Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

Ha vuelto a radicarse en Chile desde enero pasado. Sus debilidades: los Derechos Humanos y a la Información; también colaborar con los medios ciudadanos

Aquí está su primera entrega:

EL DESCARO DE LOS “HONORABLES”

Hoy estoy enojado. La verdad es que es el colmo del descaro. Ni de bromear dan ganas cuando uno se entera del grado de desfachatez que alcanzan algunos personajes del Congreso Nacional.
Hay que decir que si bien es cierto que el problema es de muchos, el desconsuelo es de nosotros los tontos que seguimos eligiendo a los mismos y las mismas que hacen parte de la jugarreta politiquera que se enquistó en nuestra forma de entender la democracia.
El mal se extiende por toda nuestra América, y si bien esta institución suele ser una de las que carga con la menor credibilidad, seguimos acudiendo a las urnas a validar a esta gente desvergonzada.
En Chile les llaman ‘Honorables’. ¿Se puede entender eso? Resulta que estos
funcionarios públicos, que copan los minutos y centímetros dedicados a la política en los medios de comunicación; que moralizan, pontifican y descalifican y se autoerigen como los paladines de la justicia; que apelan a la sensiblería y recurren a las necesidades de la gente para discursear pidiendo votos, ni siquiera cumplen con asistir a la sala.
El miércoles pasado, en el programa Informe Especial, de Televisión Nacional de Chile, demostraron con imágenes indesmentibles, las mañas y malas prácticas de un altísimo porcentaje (la gran mayoría por cierto) de los diputados y diputadas, cuyos abultados sueldos son pagados con el erario público. Los mismos y las mismas que deciden nuestras leyes.
Sólo por citar unos cuántos ejemplos: Se vio cómo llegaban en la mitad de la mañana a marcar su asistencia y en menos de 5 minutos ya salían para tomar sus autos y devolverse a Santiago. Parlamentarios votando en lugar de sus compañeros y compañeras de bancada. Interminables conversaciones telefónicas en que nadie se presta atención durante los debates de leyes trascendentes para el país.
Y tres joyas sacadas con pinzas: Uno actualizando su página de Facebook cuando era su turno exponer. Otro al que se mostró dando explicaciones bizantinas cuando evidenciaron que las supuestas sedes que declara (para las que recibe una asignación de dinero) eran las casas particulares de dos de sus colaboradores. El último, el colmo del descaro, consultando la página de las carreras de caballo para decidir por qué animal apostaría el fin de semana.
Yo me preguntaba por qué clase de animal votaríamos este fin de año –por aquello de que los seres humanos somos animales políticos, no se vaya a pensar otra cosa-. Y traté de buscar una página de Internet que me mostrara la calidad y el trabajo de los elegidos. Me fue mal. Lo que hay es una mala propaganda de lo que se “supone” que hacen.
Lo que más me preocupa es lo que pasó al día siguiente. El presidente de la Cámara de Diputados pidiendo disculpas: “¡No está mal pedir disculpas cuando uno se equivoca!”, dijo. ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿??????????????? ¡Eso tuvo cobertura y nadie le preguntó si hubiera pedido disculpas si no los hubieran denunciado!
Por otro lado, lo que queda es una sensación de desazón horrorosa. La mayoría de los comentarios: “Es que al menos deberían asistir”, decía la gente. ¡Increíble! Nos quedamos pidiendo que cumplan con un mínimo: ¡Que al menos vayan y se queden en el trabajo! Como si los más de 7 mil dólares que reciben al mes no fuera suficiente para al menos comportarse con cierta decencia. Sobre todo cuando el sueldo mínimo acá no alcanza ni a los 300 dólares. Y eso sin contar que el último índice oficial de desempleo
es del 9.8%.
Me da mucha impotencia saberme inútil ante esta evidencia de lo que ya todos y todas sabíamos. ¡Y todavía me preguntan que por qué les cargo tanta bronca! ¿Qué más se puede esperar? ¡Es que estos personajes juegan con las ilusiones de la gente! ¿Cuánto y qué más hace falta para que se tomen cartas en el asunto? ¿El Estado no debe hacerse cargo de que funcionen los órganos de control y fiscalización?
Si me piden que sea proactivo, y aunque no sea mi función, propondría que los quemen en la hoguera.
Aunque para ser justos, tampoco podemos decir que son todos y todas ¿No? Siempre hay un pequeño grupo: La excepción que confirma la regla.

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *