Comunicación Comunitaria y Utilidad Social de los Medios Locales ante Catástrofe

1programaPor Equipo Comunicación de Base Eco, Educación y Comunicación

Los devastadores efectos del terremoto entre la V y IX región, nos han demostrado de la peor forma las debilidades de las comunicaciones en general, y la falta de autonomías locales en la canalización de información, reflexión y opinión. Al mismo tiempo nos han evidenciado la importancia de contar con medios de comunicación serios, cercanos a su comunidad, y con la capacidad técnica, humana y operativa, para hacer frente a situaciones de emergencia.

El terremoto evidenció graves deficiencias en las telecomunicaciones de todo el territorio nacional. A pesar de contar con una insuperable cartera de usuarios en Chile, las comunicaciones telefónicas privatizadas, y entregadas a monopolios extranjeros, han sido incapaces de sustentar las necesidades comunicacionales mínimas de la población en esta situación de emergencia. Su baja operatividad y la fragilidad de su servicio contrasta con la oferta tecnológica y el despliegue promocional con que han conquistado al público consumidor.

Por su parte, los medios corporativos nacionales, cuya propiedad está en extremo concentrada, también han demostrado sus limites. En general, han sido incapaces de cumplir un rol de servicio real a las comunidades afectadas; y más bien han contribuído a aumentar la sensación de pánico y descontrol social. La matriz de contenidos de la TV chilena se basa en la espectacularización emocional, y no busca aportar análisis y reflexión, o tal vez una mirada crítica hacia las acciones de los distintos actores frente a la emergencia. Y lo que es peor, los relatos televisivos han buscado equiparar los profundos daños que el terremoto y el matemoto produjo en las poblaciones y comunidades, con los efectos del pillaje hacia el comercio de la zona. Sus coberturas y campañas mediáticas priorizan una solidaridad asistencialista, basada en justificaciones emocionales y en la entrega de soluciones cortoplacistas que resultan insuficientes en el abordaje de una problemática social como la que se vive en las zonas más afectadas.

El modelo radial chileno, basado en el centralismo de las emisiones desde la ciudad capital hacia regiones, evidenció la falta de contacto con las redes sociales locales, y por lo tanto, con las comunidades mismas. Ante la caída de las antenas repetidoras de las emisoras santiaguinas, los alicaídos medios locales se volvieron indispensables en la entrega de información y en la reconstitución del enlace social.

Los medios comunitarios y locales trabajan en condiciones muy precarias, y en ausencia de políticas públicas que les fortalezcan o apoyen. A 20 años del fin de la dictadura, y a pesar de los múltiples esfuerzos del sector de las comunicaciones ciudadanas y populares, aún no existe en Chile legislación de radios comunitarias. Ello ejemplifica la escasa visión estatal sobre la importancia de estos medios tanto en la construcción de identidad local, circulación de información y opinión, y en la reacción ante situaciones de emergencia, en la canalización de información oportuna, mantención de la calma social, acompañamiento, reflexión y propuestas de reconstrucción.

El advenimiento del gobierno de Sebastián Piñera, quien tiene intereses ligados a la comunicación comercial y los medios masivos, no augura mejores condiciones para la comunicación social de base, y seguramente aumentará la brecha de inequidad y de exclusion informativa que sufre la población.

Evaluación y propuestas

Frente a una catástrofe como la que asistimos, es de suma importancia contar con redes y plataformas de comunicación local, descentralizadas y autónomas de las matrices de información desde Santiago, uniformes en la información y ciegas a la realidad de las provincias. Urge un rápido apoyo a los medios de comunicación local para que asuman cabalmente su función de animación, fiscalización coordinación de ayuda, movilización de las organizaciones sociales y fortalecimiento de las diversas opiniones públicas locales. De acuerdo a los daños que las radios comunitarias actualmente en ejercicio reportan, se necesitan equipos electrógenos, transmisores nuevos, y procesos largos de formación a los comunicadores en estrategias y respuestas comunicacionales en estados de catástrofe.

Por otro lado, hoy más que nunca es necesaria la promulgación de marcos legales que apoyen el desarrollo de medios de comunicación en manos de organizaciones sociales y actores locales, que se constituyan en promotores de la articulación comunitaria, que den improntas particulares a las informaciones y hagan eco de las necesidades específicas de las comunidades en casos de emergencia.

La reconstrucción nacional requiere la puesta en circulación, a través de los medios de comunicación, de miradas diversas que incluyan críticas al modelo de desarrollo impuesto en las últimas décadas, que evidencien sus crisis estructurales, y propuestas a manos de organizaciones de base. Frente al escenario político que viene, es imprescindible ejercer una continua presión a las nuevas autoridades para impulsar el diálogo con la sociedad civil, y el rol activo que ella tiene a la hora de monitorear la reconstrucción del país.

Equipo Comunicación de Base

Eco, Educación y Comunicaciones

eco@adsl.tie.cl

Comparte esta información...
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Digg this
Digg
Print this page
Print
Tweet about this on Twitter
Twitter

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *